Opinión

Ilustres esperpentos

El expresidente del Gobierno en contra del pacto Sánchez-Iglesias

Cada vez que se aproximaba la fecha del 6 de diciembre, políticos y comentaristas palatinos rivalizaban en lanzar loas, cantos excelsos e hipérboles hacia el texto constitucional de 1978.

Pero desde pocos años acá, a los turiferarios oficiales se les han añadido las siglas PP, PSOE, Ciudadanos y, a última hora, Vox, aglutinados bajo la autodenominación de "bloque constitucional". Instalados en esa cómoda tribuna, descalifican y lanzan admoniciones sobre todos los demás. Ellos se sitúan a la derecha del pantocrátor constitucional y se sienten ungidos por la verdad salvífica, mientras que los réprobos de la izquierda son condenados al averno de los sin patria. Pero la cosa ha ido a más. Ha bastado que Sánchez e Iglesias hayan acordado trabajar a fin de concretar un Gobierno de coalición para que las furias se hayan desatado. CEOE, determinados medios de comunicación, sedicentes intelectuales "de izquierdas", grupos bancarios, castas funcionariales e intereses corporativos se han entregado a la tarea de poner en actualidad los trenos y lamentaciones de Jeremías.

Pero, sorprendentemente, antiguos dirigentes del PSOE han rivalizado con Aznar en la demonización del pacto, alegando que, desde el bloque constitucional, no pueden verse con tranquilidad unos acuerdos por los cuales pueden haber ministros comunistas, es decir, enemigos de la Constitución de 1978. El patetismo de este esperpento deviene de dos hechos que desmontan la superchería de estos profetas, que son merecedores de todas las sospechas. El primero fue la posición de los comunistas defendiendo con énfasis el "sí" a la Constitución. Una posición que se cambió en 1996, ante la evidencia del permanente incumplimiento e hibernación de partes fundamentales del texto constitucional por parte de los Gobiernos del PSOE y del PP.

El segundo hecho es de estos últimos años. Iglesias reitera una y otra vez que su fuerza política es partidaria de que la Constitución se cumpla en todos sus extremos. ¿A qué temer pues? Y es aquí, precisamente, donde radica el miedo, la preocupación y las esperpénticas salidas de tono de estos ilustres jubilados. Los intereses económicos y políticos dominantes son incapaces de llenar de contenido artículos y título de la Constitución.

Es más, sus boyantes negocios, sus canonjías de puertas giratorias, sus oligopolios energéticos, sus pingües beneficios empresariales potenciados por las reformas del mercado laboral, el botín obtenido con la privatización de un saneado sector público o los escándalos de tantos delincuentes de cuello blanco, no hubiesen sido posibles o no hubiesen quedado sin castigo ejemplar si la Constitución se hubiese aplicado literalmente.

Sorprende que dirigentes del PSOE rivalicen con Aznar demonizando el pacto de Gobierno

¿Por qué ha sido posible esto? En ocasiones he distinguido entre los aspectos formal y material de una Constitución, El primero hace referencia al texto del articulado, pero el segundo lo hace al conjunto de intereses, instituciones, prácticas e inercias del pasado que hacen posible que se cumpla o no, el articulado. La Constitución material española ha sido desarrollada parcialmente y olvidada en materias económico-sociales por el Régimen del 78, es decir las oligarquías económicas del franquismo y los advenedizos venidos del otro campo convenientemente abducidos por las franquicias, prebendas, regalías y otros deleites y dulzuras económico-sociales con los que la oligarquía, otrora franquista y ahora bautizada en el Jordán democrático, sabe recompensar a sus fieles servidores: los de antes y los de ahora.

Esta oligarquía postfranquista, transversal en el mundo de la política, se ha encargado ella solita de desguazar e invalidar la Constitución. Dicen hablar en su nombre, pero tiemblan ante la posibilidad de que a alguien le dé por desarrollar el Título VII de la misma.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum6

yomismo
A Favor
En Contra

Me parece a mi que el artículo está un tanto desenfocado. Si bien es cierto que los derechos sociales reconocidos en la Constitución no se han desarrollado convenientemente, ello no es debido a una particular idiosincrasia de España y a su pasado franquista. Esto ocurre en mayor o menor medida en todos los países del mundo. Para empezar los derechos sociales no pueden ser invocados directamente ante los tribunales para exigir su cumplimiento, en la propia Constitución se dice que son programáticos, los poderes públicos han de desarrollar políticas tendentes a hacerlos efectivos.

Estos derechos sociales, chocan además con otras partes del texto constitucional, como el derecho a la propiedad privada y la libertad de empresa, y por tanto hay que modularlos.

Otro error en la concepción del artículo, es que culpa al PSOE y al PP del incumplimiento sistemático de los derechos sociales, pero se olvida de algo fundamental, en último término la culpa no sería del PP o del PSOE, sería de la soberanía popular, pues estos partidos ganaron sistematicamente las elecciones desde hace casi cuarenta años.

En cuanto a las oligarquías y grupos de intereses, existen en todas las sociedades (también en las comunistas, donde los cuadros del partido y sus afines son la oligarquía), es lógico que todos estos grupos traten de defender sus intereses.

Otra objeción, es que aunque hubiera un propósito político decidido y franco de desarrollar los derechos sociales de la Constitución, no quiere decir que se pudiera llevar a efecto, pues la realidad socioeconómica podría impedirlo. Un ejemplo, el derecho a tener un empleo digno recogido en el texto constitucional, por más que un gobierno quiere hacer efectivo este derecho, si la situación económica del país no es excelente, es imposible.

Para finalizar, culpa a la derecha y a antiguos dirigentes del PSOE de demonizar el pacto de izquierdas, pero cae usted en el mismo pecado que denuncia, pues en el artículo se demoniza a los que se oponen al pacto (se les tilda de post-franquistas, oligarcas, trileros y demás lindezas)

Puntuación 16
#1
Vicente
A Favor
En Contra

Pues yo si temo y mucho. Temo a la irracionalidad. Cuando se actua racionalmente, ni tiene sentido la mayoría, ni la libertad. El tener que aceptar el teorema de Pitagoras sin que se nos permita votarlo, no nos hace sentir ninguna falta de libertad. Acepatamos la tabla de sumar aunque sea Hitler el que la proclame.

La irracionalidad consiste en tomar decisiones por fobias y filias y no por lógica o comprobación de resultados. Sobre todo, la irracionalidad consiste en resolver los problemas en el lenguaje y no en el mundo real.

¿Ejemplos?

1) EL cristianismo predicó desde el principio que era defensor de los pobres, que los ricos no entrarían en el Reino de los cielos etc. Una vez que la Iglesia consiguió ser pobre en el lenguaje, pudo ser rica en el mundo real. Sus dirigentes ostentaron más riquezas que los emperadores romanos y más poder. Octavio Augusto solo podía condenarte a muerte; pero el papa además de condenarte a muerte podía enviarte al infierno.

2) La izquierda, en el lenguaje, es la defensora de los trabajadores y pensionistas. Una vez ha logrado serlo en el lenguaje, puede permitirse no serlo en el mundo real. Felipe Gonzalez aconsejaba planes privados de pensiones; la banca y especulación comía de su mano con los intereses al 17 por cien. En cambio, la derecha de Aznar, en el lenguaje de la izquierda iba a eliminar las pensiones, pero en el mundo real lo que hizo fue crear el fondo de pensiones para garantizarlas un poco más. A la banca le rebajó los intereses del 17 al 4 por cien.

Lo mismo ocurre con la contaminación, las emisiones de CO2 etc. Los políticos resuelven estos problemas con el lenguaje, para no resolverlos en la realidad.

Los políticos son a los problemas del país, lo que los curanderos son a los problemas de salud: Simples embaucadores; encantadores de masas. El día que consigamos que los políticos dejen de ser curanderos para ser médicos cuyas decisiones se basen en el método científico, podremos sentirnos seres racionales.

Puntuación 5
#2
al 2
A Favor
En Contra

Vicente es un científico, que quiere dirigir el mundo para bien de los ciudadanos del mundo pero sin contar con ellos. Se cree que acaba de inventar la polvora, pero lo que el propone ya se puso en practica hace unos siglos, se llamaba Despotismo Ilustrado, y su lema era todo para el pueblo pero sin el pueblo. Quien no conoce la historia, esta condenado a repetirla

Puntuación -1
#3
1 = 3
A Favor
En Contra

Un euro en manos privadas consigue lo mismo que 3 euros en manos públicas.

Por cada empleo que se crea en el sector público se destruyen tres en el privado.

Si nuestro país se volviese totalmente comunista, aparecerían las hambrunas, como en la antigua Unión Soviética.

Eso sí, la "Nomenclatura" seguiría con sus dachas (cortijos en España).

Puntuación 5
#4
Incrédulo
A Favor
En Contra

Si hubieses sido empresario o trabajador en tu dulce vida, entenderías la demonización de Podemos . Pero claro, como vives en el mundo de yupi, pues a escribir un artículo. Eso sí , religiosamente cobrado en euros .

Puntuación 8
#5
Chip
A Favor
En Contra

excelsos turiferarios admoniciones pantocrátor ungidos salvífica réprobos averno sedicentes trenos

palabras de lo mas comun,y eso solo en los 1º's 2 parrafos,vamos,leible para la plebe...

Puntuación 1
#6