Opinión

¿Se avecina un invierno económico global?

Cada vez hay más voces que apuntan a una próxima recesión global

Qué podría desatar una recesión en Estados Unidos? En el pasado, la contracción del mercado de trabajo después de un período de expansión funcionaba como una señal de alerta temprana. Resultaba más difícil encontrar trabajadores, los salarios empezaban a subir, los márgenes de beneficio corporativo tendían a reducirse y las empresas comenzaban a aumentar sus precios. Por temor a la inflación, el Banco Central subía entonces los tipos de interés que, a su vez, reducirían la inversión corporativa y fomentarían los despidos.

En este punto, caía la demanda agregada cuando los consumidores, temiendo por sus empleos, reducían el gasto. Aumentaban entonces los inventarios corporativos y se recortaba aún más la producción. El crecimiento disminuía significativamente y esto señalaba el inicio de una recesión. A este ciclo le seguía una recuperación. Una vez que las empresas reducían sus inventarios, comenzaban a producir más bienes nuevamente y, cuando se aplacaba la inflación, el banco central recortaba las tasas de interés para impulsar la demanda.

Es improbable que el factor desencadenante de la próximo recesión sean los tipos altos

Pero esta descripción parece corresponder a otra era, ya pasada. Ahora la inflación está continuamente en niveles mínimos y ya no es un estímulo de los aumentos de los tipos de interés. Las recesiones más recientes fueron, en cambio, precipitadas por excesos financieros acumulados durante la expansión. En 2001, el exceso estuvo en el crecimiento de los precios de las acciones durante el boom de las puntocoms; en 2007-2008, en el apalancamiento del sector financiero posterior al boom de las hipotecas de alto riesgo. Y aunque la Reserva Federal de EEUU aumentó los tipos antes de estas recesiones, no fue en respuesta a una inflación superior al objetivo, sino un intento por normalizar la política monetaria antes de que el IPC se disparara.

La inflación sigue por debajo del objetivo de la Fed y un ajuste anticipatorio no está siquiera en discusión (por diversos motivos). Cuando la Fed se embarcó en la subida de tasas el año pasado, la gestión del presidente Donald Trump redobló su guerra comercial. Cuando los mercados comenzaron a tambalearse a fines de 2018, la Fed se echó atrás. Sin un acuerdo integral a la vista para solucionar la guerra comercial y con una solicitud formal de juicio político en curso contra Trump, es improbable que la Fed contraiga pronto la política monetaria.

Si hubiera menos déspotas en el mundo, la economía mundial se vería más fortalecida

Además, Trump ha dejado en claro que culpará a la Fed en caso de recesión. Después de calcular que los riesgos para su reputación por una inflación ligeramente más alta son menores que los asociados al empeoramiento de la situación económica posterior a una subida de los tipos, la Fed no estará predispuesta a subir las tasas por el momento. Por el contrario, ha recortado las tasas tres veces en 2019 para "asegurarse" contra una caída. Además, la Fed ha enfatizado que su meta inflacionaria es "simétrica", lo que significa que está dispuesta a tolerar un período de inflación por encima de la meta, dado que se mantuvo por debajo del objetivo en los últimos años, antes de intervenir.

Si es improbable que el factor desencadenante de la próxima recesión sean los tipos más elevados, ¿qué hay de los excesos financieros? Si miramos a nuestro alrededor, ciertamente podemos ver áreas donde los activos presentan precios elevados y mucho apalancamiento. El Fondo Monetario Internacional advirtió sobre dificultades financieras sustanciales para las empresas si el crecimiento se reduce significativamente. Es cierto, cuesta creer que habrá problemas generalizados si las tasas de interés se mantienen bajas y continúa la abundancia de liquidez.

Por supuesto, en algún punto, el crecimiento se reducirá o los tipos de interés subirán y la liquidez será menor. Cuando eso ocurra, los activos financieros sufrirán caídas significativas en sus precios y será difícil para las empresas refinanciar sus deudas. Por otra parte, cuanto más se mantenga el entorno de financiación fácil, más sectores con excesos habrá y mayor será el riesgo de que precipiten una caída. Pero, si se mantienen las condiciones monetarias acomodaticias, parece por ahora más probable que los excesos financieros exacerbarán la eventual caída y llevarán a una recuperación más lenta, en vez de causar un invierno económico.

La pregunta, entonces, es qué puede deteriorar el consumo, que actualmente sostiene el crecimiento. Una respuesta son los despidos. ¿Qué podría precipitarlos? Una escalada de la guerra comercial —por ejemplo, si EEUU aplicara aranceles a los automóviles europeos y japoneses— podría llevar a ello. Como están las cosas, es improbable que se logre un acuerdo comercial integral chino-americano durante el tiempo que queda a esta gestión estadounidense. Hay poca confianza entre chinos y estadounidenses, y sería raro que China acceda al entrometimiento que implicarían los controles necesarios para verificar algunas de las acciones que EEUU desea que emprenda. Además, la posibilidad de que un acuerdo fortalezca las perspectivas de una reelección en 2020 debe pesar cada vez más en las negociaciones. ¿Quieren los chinos seguir negociando con Trump, o prefieren a un demócrata (que tal vez sea igual de proteccionista)? De cualquier forma, la incertidumbre sobre el comercio casi seguramente continuará limitando la inversión —y, con ella, el crecimiento— en el futuro inmediato.

Un posible segundo factor detonante es el riesgo geopolítico. Vimos un ejemplo en septiembre, cuando las instalaciones petrolíferas de Arabia Saudí fueron atacadas con drones por la noche. La aparente vulnerabilidad de la producción petrolera saudí introduce un nuevo elemento de incertidumbre en la perspectiva global. Irán, cada vez más acorralado, parece estar dando un aviso claro: si cae, Arabia y los Emiratos Árabes Unidos caerán con él. Los partidarios de la línea dura en el gobierno iraní se han visto fortalecidos por la retirada de la Administración Trump del acuerdo nuclear de 2015 y envalentonados por los recientes actos de agresión sin respuesta. Y mientras los saudíes han indicado desde entonces su voluntad de negociar con Irán, los riesgos de una conflagración regional seguirán siendo elevados.

Un salto en el precio del petróleo podría inclinar la economía mundial hacia la recesión. Ciertamente, restringiría el ingreso disponible de los consumidores y debilitaría el sentimiento del mercado, reduciendo aún más la inversión. Y las posibles consecuencias inflacionarias dejarían poco margen a los bancos centrales para políticas más acomodaticias.

Aunque las recesiones son, por su propia naturaleza, impredecibles, la mayor amenaza para la economía en el corto plazo no son las subidas de los tipos de interés ni los diversos excesos financieros, sino acciones imprevistas en áreas como el comercio y la geopolítica. Si el mundo tuviera menos aspirantes a déspota, la economía mundial se vería mucho más fortalecida. Desafortunadamente, la mayoría de los líderes autoritarios actuales ocupan sus puestos gracias a sus votantes. Pero esa es una discusión para otro día.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum5
forum Comentarios 5
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

ODYSSÉOS 0.79
A Favor
En Contra

Cuando observo el devenir de los acontecimientos de esta semana me invaden sentimientos encontrados. Por un lado cierta melancolía por los terribles tiempo por venir, pero al mismo tiempo me dan ganas de reír por lo paletos que pueden ser los expañolitos en particular y los humanos en general.

Quizás el mejor ejemplo para empezar es el de Greta la del pulgar en el culo, que se ha quedado colgada en su particular Viaje Equinoccial de Lope de Aguirre (para el que no lo pille fue una expedición que acabó en la locura y muerte de sus participantes) pidiendo ayuda desesperada. Pura resiliencia. Por supuesto es una pequeña anécdota pero sólo apta para paletos. A mis ojos es la personificación de lo que espera a la Humanidad en 2021. Entonces no habrá salvavidas, cuando dentro de 23 meses el petróleo dé la señal clara de “esto se acaba”. Cogerá a todos los ecologetas pícaros y a todos los paletos con los pantalones bajados, como corresponde a toda esta patulea, y comenzará el baile. El baile ya sabéis, el del final del Séptimo Sello.

Porque estamos en la cultura de pedir. Pide Greta con esos ojitos de alucinada. Pide por esa boquita. Porque lo valeis.

Antes la chica de LÒreal decía “porque yo lo valgo”. Luego vino el feminazismo o sea el comunismo matriarcal y lo han cambiado a “porque lo valemos”. La mujer individual no existe en el matriarcado. Bueno, salvo las matriarcas que hacen y deshacen a su antojo. Eso no lo dicen, por supuesto. Porque en el matriarcado no existe la justicia. Al fin y al cabo, la mujer tiene el poder arbitrario de vida o muerte sobre el feto. Así que por qué no extenderlo en el matriarcado a los ya nacidos. ¿Por una cuestión de más o menos de 9 meses?

Claro que si vales o no, significa que tienes un precio. Y si tienes un precio eres una cosa ¿no?

¿Vais viendo el patrón? El que no lo vea es oligofrénico. Seguro al 100%. Eso incluye a los majaderos que hacen chistes de monos. A los cantamañanas que amenazan y todos los trolls pelagatos que abundan en internet. La selección natural va a darse un festín.

Puntuación 4
#1
ODYSSÉOS 0.79
A Favor
En Contra

Los rojetes no se cansan de decir que todos los males económicos de Expaña se deben a las crisis internacionales.

Pues bien, en 23 meses llega la madre de todas las crisis. La Segunda Fase de la Gran Crisis Sistémica.

Basta leer superficialmente a todo un exgobernador del Banco Central de la India para darse cuenta de que no tiene ni repajolera idea de lo que está pasando.

Y eso le ocurre 100% seguro a los demás de todos los Bancos Centrales.

Mientras tanto nuestros politiquillos paletos juegan a hacerse los importantes cuando son una panda de analfabetos. Viva la chusmocracia. Aunque ya le queda poco, poquito... De dar el cante. Sólo hay que ver a la megachoni Rosalía meneando el pandero( a eso no puedo llamarlo culo) como si fuera una chimpancé cualquiera. De hecho he visto chimpancés hembra mover el culo con mucha más elegancia y buen gusto.

Puntuación 1
#2
ODYSSÉOS 0.79
A Favor
En Contra

Por supuesto estos economistas pata negra, la créme de la créme de los niños pijos, que utilizan las ecuaciones diferenciales como un troglodita usaría un garrote, no es que estén preocupados por la crisis, sino por mantener sus privilegios.

Sencillamente hasta estos mediolelos comedores de caviar, fornicadores de fulanas a 1000 dolares la hora y esnifadores de coca, con cuentas corrientes con millones de dolares tienen la mosca tras la oreja.

Hasta ellos pueden darse cuenta del peligro, por lo grande que es.

Pero como en el Titanic, que siga sonando la música. Y como en el Titanic esperan que los niños de primera clase se salven.

Como los políticos republicanos tras la Guerra Civil, huyendo como ratas con los bolsillos llenos.

Por cierto Roubini dice que será una crisis de oferta. Vas progresando chiquitín. Pero deja de decir cosas genéricas a ver si aciertas por elevación.

Hay que mojarse para ganar el Nobel, mi joven padawan. Esta crisis estallará en octubre de 2021 porque el año que viene la demanda de petroleo seguirá baja y las extractoras de fracking de USA van a quebrar como la Gran Extinción de los dinosaurios. Y no hay petroleo que reemplace el petroleo que se va a dejar de extraer allí. Y luego en 2021 vendrá la segunda Gran Extinción. Por si quedaba alguna empresa en pie.

Cuando el petroleo se comience a acabar, toda esta patulea de ecologetas políticamente correctos, empezando por Greta Thumbass van a tener menos futuro que Savonarola. Esa es la verdadera crisis. Con la energía no se juega. Todos los economistas paletos han dado por supuesto que la energía estaría siempre ahí. Que lo único a vigilar era el trabajo de las personas. Imbéciles.

Puntuación 0
#3
ODYSSÉOS 0.79
A Favor
En Contra

Os acordais de los años anteriores a la Priemra Fase de la Gran Crisis Sistémica. Se otogaban ratings AAA a hipotecas subprime. En USA se inventó el póker. USA es una nación de aventureros sin escrúpulos. Pero eso no es políticamente correcto. Aunque es la verdad.

Lo mismo que entonces pasó con los bienes inmuebles, está pasando mientras escribo estas líneas con la energía.

Se están declarando pozos DUC cuando no son más que agujeros en el suelo.

Se ha extraído ya todo el petróleo de las zonas Tier 1 y se dice que se podrá extraer de las zonas Tier 2 y Tier 3 incluso más.

Se quema gas como si no hubiera un mañana( y no lo hay) para sacar cuatro gotas de petroleo extra.

Pero ya se están comprando las parcelas para nuevas extracciones a precio de saldo, como en 2007.

Ya está vendiendo equipo para conseguir cash flow, y se están dejando de perforar pozos. Como el shale necesita de una perforación continuada para mantener la producción la cosa está hecha.

La subida de precios del petroleo que sería la salvación(temporal) de la industria llegará demasiado tarde en 2021, cuando ya se haya desmantelado casi todo. A fin de cuentas llevan 10 años esperando beneficios y ni lo hay ni los habrá. YA se ha extraido lo mejor para mantener las otras burbujas.

Después comenzará la reacción en cadena.

Aquí unos paletos políticos juegan a tomarle el pelo a los expañolitos analfabetos, intoxicados por Atresmedia, Mediaset y Prisa.

No es bonito el don de la profecía.

Puntuación 0
#4
ODYSSÉOS 0.79
A Favor
En Contra

Y para el que quiera la prueba del 9 de que tengo razón ahí va. Ësta vale un lugar en la Historia mis queridos paletos.

El razonamiento es sencillo. Soy un productor de shale oil y deseo maximizar mis beneficios. Así que lo lógico sería perforar y esperar. Producir poco hasta que los precios suban. No tiene sentido producir si simplemente cubres costes o ni eso, te endeudas aún más. No tiene sentido económico.

Si te endeudas es para que en el futuro aparezcan los beneficios, no para que cada vez produzcas más sin beneficios. Y han pasado más de 10 años en el sector sin beneficios. Y ya no hay crédito para las empresas de shale, con toda la razón.

Si te endeudas simplemente para pagar los intereses de la deuda anterior eso es un Esquema de Ponzi, mis queridos paletos y tiene los días contados. 23 meses en total. Agarraos los machos. Porque eso también lo están haciendo los gobiernos occidentales con la deuda pública.

Puntuación 0
#5