Opinión

Última llamada a la razón política

Viandante con la bandera catalana

La filtración de la sentencia sobre el procés constituye el último y más cualificado escándalo de los que siguen laminando, socavando y degradando la seriedad, la dignidad y la ejemplaridad que debieran ostentar las instituciones de un Estado democrático.

Es un acto que denota la carencia de ética pública, pero también de ética personal, e incluso corporativa. Creo que el texto filtrado es el que deberán firmar finalmente todos los miembros del alto tribunal; y lo digo porque escribo antes de que la sentencia sea publicada. A expensas de que esto sea así, al menos en lo verdaderamente importante, me atrevo a comentar lo que valoro como más adecuado porque puede, si hay voluntad política, ser un marco de reflexión, debate y búsqueda conjunta de soluciones. Me explico.

De la sentencia ha desaparecido una auténtica monstruosidad jurídica que no es otra que la imputación de Rebelión a los hechos de carácter institucional y callejero desarrollados en torno al 1 de Octubre del 2017 en Cataluña. De haberse mantenido, se habría cerrado totalmente la oportunidad para el diálogo y el choque de trenes se acentuaría. El que la oportunidad exista no significa en absoluto que los incendiarios de una y otra parte dejen de aferrarse a sus particulares ilapsos de carácter nacionalista: tanto el del nacionalismo mayoritario en la Generalitat como el de la España esencialista, imperial y abstracta que, por cierto, no aparece en la Constitución de 1978. Empecinarse en que la única sentencia que cabe es la absolución es tan irracional como adelantarse a unos hipotéticos hechos de la acción gubernamental en torno a la concesión del indulto. Unos y otros siguen pensando que cuanto peor, mejor.

Despejado el mayor y más peligroso escollo, el del delito de Rebelión, quedan algunos extremos que todavía resultan dificultades de importancia para crear otra atmósfera más proclive al diálogo, pero una dificultad no es en absoluto un obstáculo insalvable. Me refiero a lo controvertible que puede ser la calificación de Sedición para los hechos ocurridos. Por otra parte, ¿puede la Sedición tener la misma responsabilidad penal para un cargo institucional que para un ciudadano sin esa condición?

Es de destacar el rechazo por parte del Supremo a la petición de la Fiscalía de que los presos no pudieran disfrutar del tercer grado hasta que no cumplieran la mitad de la pena, si así lo decidieran las Juntas de Tratamiento y las autoridades penitenciarias. Tras la decisión del Supremo, podrán hacerlo cuando cumplan la cuarta parte de la misma.

Empecinarse en que la única sentencia en el 'procés' debe ser la absolución es irracional

Desde la lógica independentista podrá aducirse -y con razón - que una opción política democrática no puede ser sentada en el banquillo por ello. Pero lo que no podrán obviar tampoco es que los pasos institucionales y de movilización ciudadana puestos en marcha chocarían irremediablemente con el Estado y sus aparatos jurídicos y policiales. Un Estado cuyos últimos Gobiernos conservadores prefirieron siempre judicializar la Política.

Corresponde a ambas partes crear las condiciones emocionales, políticas y jurídicas para que sea posible reconducir el problema (que existe y es real) por los caminos del diálogo y la negociación política, Ni el independentismo es capaz, por ahora, de concitar en torno a él una mayoría social suficiente para conseguir sus fines, ni tampoco los Gobiernos y las fuerzas políticas que se autodenominan constitucionales pueden obviar que somos un precipitado histórico plurinacional.

Con muchísima modestia recomendaría a tirios y a troyanos la lectura de los acontecimientos que entre 1640 y 1652 tuvieron lugar en Cataluña: la visión centralizadora de la Monarquía Hispánica del Conde Duque de Olivares, la sublevación de Cataluña en el Corpus de Sangre, la declaración e independencia por parte de Pau Clarís, la revuelta social de los desfavorecidos, la enajenación de la soberanía catalana en favor de Luis XIII de Francia, el rechazo popular a los franceses y el fin de la guerra con la vuelta a la monarquía de Felipe IV. Conviene, de vez en cuando, consultar la Historia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

yomismo
A Favor
En Contra

Siempre invocas la Constitución para defender los derechos sociales (lo que me parece bien), pero para defender la integridad nacional (que está consagrada en la Constitución) te muestras equidistante. Al final, eres igual que los que acusas de incumplir la Constitución, para ti la Constitución es la norma suprema en aquello que te interesa. Todo lo demás está sujeto al mercadeo político. No señor mio, la Constitución española no permite celebrar referedums de autodeterminación a las Comunidades Autónomas.

Puntuación 3
#1
vanmergere
A Favor
En Contra

Lo que sí que no va a arreglar esta cuestión es el 'cuecelechismo'.

Con los políticos catalanes separatistas se ha intentado todo. Todo menos que paguen -en euros contantes y sonantes, I mean- sus historietas.

Aquí todo el mundo con la calificación del delito -que se ponga como se ponga el autor de la entrada es una rebelión de libro- pero todavía nadie ha comentado cómo y cuándo van a devolver la pasta del delito de malversación al que también han sido condenados.

Puntuación -1
#2