Opinión

Nuevo frente que la banca debe vigilar

La morosidad hipotecaria de las familias repunta por primera vez desde la crisis

La morosidad hipotecaria repunta por primera vez desde la crisis hasta el 4,2 por ciento, cuatro décimas más que en 2018. Lo mismo ocurre con los créditos al consumo, donde los préstamos dudosos ascienden a su nivel más alto en cinco años.

El incremento de la morosidad supone un nuevo riesgo para la banca que ya afronta una situación difícil por los bajos tipos y por nueva ley hipotecaria, que genera caídas en los préstamos. A pesar de ello, la banca no debe caer en la tentación de extremar la guerra que ya desarrolla por captar hipotecas. Hacerlo implicaría relajar los controles del riesgo, lo que alimentaría aún más los impagos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0