Opinión

La política monetaria real de China

A principios de agosto, el tipo de cambio del renminbi rompió el umbral psicológico de 7 yuanes por dólar estadounidense. Mientras los inversores seguían digiriendo el significado total de este fenómeno, la Administración Trump sorprendió al mercado al tildar a China como un "manipulador de divisas". La designación es absurda, como poco, porque China no cumple con los criterios del propio Gobierno de EEUU para ser un manipulador de divisas. De hecho, la decisión del Banco Popular de China (BPC) de dejar que el renminbi cayera por debajo de 7 yuanes por dólar tuvo poco que ver con las guerras comerciales o de divisas. Más bien, representó un paso importante del BPC hacia la reforma del inflexible régimen cambiario de China.

Es cierto que el banco central intervino durante mucho tiempo en el mercado de divisas. Durante la crisis financiera asiática de 1998, por ejemplo, adoptó una vinculación de facto del renminbi al dólar estadounidense, que fue un factor clave para restaurar la estabilidad de los mercados financieros de la región. Después de 2003, intervino para impedir que el renminbi se apreciara, por temor a que una moneda más fuerte perjudicara el crecimiento. Las autoridades chinas desbloquearon el renminbi del dólar en 2005. Y después de un cambio temporal durante la crisis financiera de 2008, China adoptó un régimen cambiario en 2010 que el FMI clasificó como acuerdo de arrastre.

Desde finales de 2014, sin embargo, la presión de la apreciación sobre el renminbi ha disminuido. En agosto de 2015, el BPC intentó dar un paso decisivo desde una paridad blanda hacia un régimen de tipo de cambio flotante declarando que la paridad central del tipo de cambio del renminbi frente al dólar estaría determinada por el precio de cierre del día anterior. Desafortunadamente, debido al mal momento elegido para este movimiento, el mercado reaccionó exageradamente, y el renminbi cayó un 3 por ciento frente al dólar en tres días. Las autoridades abandonaron apresuradamente la reforma, sin preocuparse por la experiencia.

La ignorancia de Trump en lo que respecta a los tipos de cambio es asombrosa

Posteriormente, el BPC luchó por estabilizar el tipo de cambio del renminbi, y en menos de dos años gastó un billón de dólares en re-servas de divisas para apuntalar la moneda. Algunos economistas criticaron al banco por despilfarrar las reservas para facilitar la fuga de capitales y el desbloqueo de las operaciones de carry trade (en las que los inversores piden dinero prestado en una moneda de bajo tipo de interés para comprar activos en una de mayor rendimiento). La mayoría, sin embargo, apoyó la intervención aduciendo que impedía que el renminbi entrara en caída libre y causara una crisis financiera.

A principios de 2017, el renminbi se acercó a las 7 unidades por dólar, lo que provocó un debate sobre si el banco central debería dejar que la divisa pasara de este punto. A partir de entonces, 7 yuanes se convirtió en un umbral psicológico. Cuando el tipo de cambio se acercaba a este nivel, el BPC fijaba un precio de paridad central para el renminbi que estaba por encima del tipo de cambio del mercado, con el fin de indicar que no permitiría que la divisa cayera por debajo de 7 unidades. En la mayoría de los casos, los creadores de mercado ajustaron sus precios de acuerdo con la guía a futuro del BPC, y las presiones de depreciación disminuyeron.

A principios de agosto, el renminbi volvió a caer hacia las siete unidades después de que la Administración Trump anunciara planes para imponer un arancel del 10 por ciento sobre los 300.000 millones de dólares restantes de exportaciones chinas a EEUU que no estaban sujetas a gravámenes. Sin embargo, el 5 de agosto, Pekín no fijó un precio de paridad central más alto para el renminbi como el mercado esperaba. Los inversores tomaron esto como una señal de que esta vez el banco central permitiría que el tipo de cambio superara el umbral de siete yuanes, lo que hizo debidamente.

¿Por qué el BPC eligió este momento? Tengo entendido que ha estado planeando durante muchos años sacudirse los grilletes del inflexible régimen cambiario del renminbi. Después de posponer la mudanza una y otra vez, tuvo que dar un paso decisivo en algún momento. Cuando la oportunidad se presentó de nuevo recientemente, el banco central presumiblemente pensó que podría permitir que el renminbi cayera por debajo de siete unidades sin causar un daño significativo a la economía china.

Aunque la apuesta del BPC parece haber dado sus frutos hasta ahora, los políticos chinos siguen preocupados por la depreciación excesiva. De hecho, en los últimos días, la autoridad monetaria ha vuelto a intentar apuntalar la moneda emitiendo bonos en renminbi en el mercado internacional y utilizando el llamado factor anticíclico para fijar el tipo de cambio entre el renminbi y el dólar por encima de un nivel acorde con la regla predeterminada de fijación de precios de paridad central, para indicar su preferencia por una moneda más fuerte. Para aquellos que han argumentado durante décadas a favor de una rápida transición a un régimen de tipo de cambio flotante, estas últimas intervenciones son otra señal de vacilación oficial.

En general, los encargados de la formulación de políticas deben dejar que el mercado determine el tipo de cambio del renminbi en la medida de lo posible, independientemente de si la moneda se enfrenta a presiones alcistas o a la baja. Al mismo tiempo, nunca deben permitir una devaluación competitiva del renminbi con el fin de obtener una ventaja comercial. Esto no solo sería injusto para los socios comerciales de China, sino que también socavaría los propios intereses a largo plazo del país. Por lo tanto, al acusar a China de manipulación de divisas, la Administración Trump ha elegido claramente la lucha equivocada. Al menos en lo que respecta a los tipos de cambio, su ignorancia es asombrosa.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin