Opinión

¿Tendrá éxito el golpe político de Boris Johnson al parlamento?

La larga tragicomedia de la relación del Reino Unido con la Unión Europea se acerca por fin a su clímax. La maniobra del primer ministro Boris Johnson para suspender al Parlamento del Reino Unido durante casi todo el período que precederá a la fecha límite de Brexit del 31 de octubre, fue descrita por el presidente de la Cámara, John Bercow, como un "ultraje constitucional", pero tenía una ventaja. Enfrentó a los 650 diputados al Parlamento con una clara elección binaria. O bien la mayoría de los diputados votarán en la primera semana de septiembre para sustituir a Johnson por un nuevo primer ministro, o bien le dejarán un poder ilimitado para poner en práctica su amenaza de un Brexit sin acuerdo, poniendo a Reino Unido en un rumbo de colisión con la UE. Esta elección, a su vez, tendrá grandes implicaciones para el futuro de la Unión.

Entonces, ¿cómo se desarrollarán los acontecimientos? Cuando los diputados regresen de sus vacaciones de verano en la primera semana de septiembre, Jeremy Corbyn, el líder del Partido Laborista, presentará casi con toda seguridad una moción de censura para destituir a Johnson del poder. Dado que los conservadores de Johnson y el Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte tienen una mayoría combinada en la Cámara de los Comunes de un solo voto, y dado que un número considerable de conservadores se oponen a un Brexit duro, hay una alta probabilidad de que Johnson pierda.

Pero eso no sería suficiente para forzar la dimisión de Johnson. Según la Ley de Plazos del Parlamento de 2011, si un primer ministro pierde un voto de censura, la Cámara debe votar a favor de un sustituto en un plazo de 14 días, o el Gobierno derrotado permanecerá en el poder y organizará unas elecciones generales en el momento que elija en un plazo de unos tres meses, tiempo suficiente para que Johnson cumpla su promesa de "Brexit, todo o nada" antes del 31 de octubre. La única forma de evitarlo sería elegir un nuevo primer ministro; con el Parlamento suspendido, la votación tendría que tener lugar antes del 9 de septiembre.

Corbyn, en calidad de líder de la oposición, ya se ha propuesto como primer ministro provisional, con un mandato estrictamente limitado para llevar a cabo sólo dos tareas: ampliar el plazo de Brexit y convocar inmediatamente unas elecciones generales. Pero con muchos tories pro-europeos que se oponen vehementemente a Corbyn, otro candidato a primer ministro provisional debería ser una figura menos partidista sin ambiciones personales. Ese podría ser Kenneth Clarke, el ex líder de los conservadores que, como el diputado con más años de servicio, es el decano de la Cámara, o Harriet Harman, que sirvió como líder laborista interino en 2015.

O tal vez la ex ministra de Asuntos Exteriores del Partido Laborista, Margaret Beckett, podría ser la persona más indicada para hacer que Corbyn se haga a un lado. Beckett, después de todo, fue uno de los 36 diputados que firmaron la petición que permitió a Corbyn postularse para líder laborista en primer lugar. Sin su apoyo, él no estaría donde está hoy. Por lo tanto, dejar de lado a Beckett, que es mucho más probable que se gane el apoyo de los conservadores contrarios a los acuerdos, sería algo que Corbyn podría vender a sus seguidores. En cualquier caso, si Johnson fuera depuesto de esta manera, los votantes irían a las urnas a finales de octubre o noviembre, y permanecerían en la UE hasta entonces (los líderes europeos han dicho repetidamente que el plazo de Brexit se prorrogaría para una nueva elección).c

Hay una alta probabilidad de que el primer ministro pierda ante una moción de censura 

Los conservadores estarían profundamente divididos entre los partidarios y los opositores del Brexit de Johnson subrayando la rivalidad de los conservadores con el partido fervientemente antieuropeo, de Nigel Farage. Los partidos de la oposición, por su parte, probablemente obtendrían algunos dividendos políticos de su cooperación temporal. El resultado probable sería, por lo tanto, otro "Parlamento cojo", en el que ningún partido tendría mayoría. Esta vez, sin embargo, el Partido Laborista, los Demócratas Liberales y el Partido Nacionalista Escocés podrían ser dominantes, y todos se comprometerían a celebrar un referéndum final sobre si el Brexit debe seguir adelante.

Si, por otro lado, los diputados no eligen un nuevo primer ministro, el Parlamento será suspendido el 10 de septiembre y no habrá más obstáculos para los planes de Johnson de Brexit, "con o sin acuerdo".

Johnson cree que la nueva libertad de las restricciones políticas lograda mediante la suspensión del Parlamento reforzará en gran medida su poder de negociación al exigir cambios en el fallido acuerdo de retirada negociado por su predecesora, Theresa May. Algunos líderes de la UE podrían haber esperado que el Parlamento se resistiera a los riesgos de un Brexit sin acuerdo e interviniera para evitarlo. Con esta posibilidad eliminada, la UE podría decidir ofrecer a Johnson la única concesión modesta que ha exigido para un acuerdo de Brexit ordenado y cooperativo: la eliminación de la disposición de la "barrera de contención irlandesa", que vincularía a Gran Bretaña a las políticas comerciales de la UE hasta que se negocie un nuevo acuerdo comercial permanente que permita una frontera dura entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

Ha puesto en juego su carrera política con una actitud de carácter cuasidictatorial 

Johnson podría tener razón. Mientras que Reino Unido se vería perjudicado por un Brexit sin acuerdo, la UE también se vería gravemente afectada. Reino Unido es el segundo mercado más grande de Europa continental, con un 12 por ciento del total de las exportaciones de la zona euro, casi el doble del 7 por ciento de China, y sólo ligeramente por detrás de la cuota del 14 por ciento que se destina a los Estados Unidos.

Arriesgarse a romper con el segundo cliente más importante de Europa sería particularmente peligroso en un momento en que Estados Unidos y China están al borde de una guerra comercial, Alemania está al borde de la recesión como resultado del colapso de las ventas de automóviles, Francia está dividida por la desobediencia civil, e Italia se está rebelando abiertamente contra las normas de la UE. Además, un Brexit sin acuerdo afectaría a Irlanda -el único miembro de la UE directamente afectado- más duramente que a cualquier otro país, y no sólo por las evidentes interrupciones en el comercio y el transporte.

Mucho más en serio, Irlanda tendría que asumir la responsabilidad de erigir la "frontera dura" en Irlanda del Norte que se pretendía evitar con el mecanismo de protección. ¿Por qué preferiría el gobierno irlandés la certeza de poner en peligro inmediatamente a su policía y su ejército para proteger una frontera dura, en lugar de aceptar un compromiso con Johnson que eliminaría el llamado backstop a costa de una remota posibilidad de que una frontera fuera necesaria dentro de muchos años?

Una vez que esta pregunta comience a formularse en Dublín, y también en Bruselas, Berlín y París, es probable que la respuesta sea favorable a un nuevo acuerdo del Brexit. Por eso, Johnson probablemente tenga razón al pensar que su cínico cálculo de suspender al Parlamento ha hecho más probable un acuerdo del Brexit de última hora. Afortunadamente, considerando las terribles implicaciones políticas de esta acción "constitucionalmente escandalosa" en lo que una vez fue la democracia más estable de Europa, también existe una posibilidad decente de que el comportamiento cuasi-dictatorial de Johnson provoque una rápida reacción parlamentaria que ponga fin a su carrera política.

comentariosforum7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Carmen
A Favor
En Contra

Le doy un año como mucho antes de caer en la desgracia política.

Puntuación 3
#1
Libra en caí­da libre
A Favor
En Contra

1. Primero tiene que llegar y una moción de censura planea por encima.

Puntuación 1
#2
David
A Favor
En Contra

Las consecuencias del Brexit le tumbaran, muy bien tendria que irle a Reino Unido para poder salvar su culo. La logica dice todo lo contrario ya hay signos de recesion en Reino Unido. Las empresas europeas o que tengan negocios en Europa se moveran o iran moviendo a Europa, la inflaccion se tiene que disparar por la caida de la libra, igual se va a la par con el Euro, destruccion de empleo, incremento de impuestos. Lo unico que veo que USA aprovechara para hacer un acuerdo y donde estaba antes Europa se pondran ellos, eso minimizara el dano, pero eso no les salvara de los efectos del Brexit.

Puntuación 6
#3
lopez
A Favor
En Contra

no se si tendrá éxito, pero ojala de pudran en la miseria toda esta gentuza de ingleses prepotentes y ladrones que forman el pro-brexit

Puntuación 2
#4
Luis
A Favor
En Contra

Espero que por el bien del pueblo Britanico triumfe. Su. Apuesta. Y puedan.largarse.de este.invento masonico.cuyo,unico.proposito es destruir.europa

Puntuación 0
#5
Daniel
A Favor
En Contra

Yo veo Europa como algo necesario, tendra su defectos y sus problemas, pero no me puedo imaginar que una Espana, Francia, Italia, etc compitiendo entre ellos y contra EEUU, China o Rusia. Como digo Europa al final tendra que ser algo como EEUU y que mejor que una region donde hay mas o menos un mismo nivel de vida, con una cultura similar. Europa garantiza por lo menos una competencia mas justa dentro de Europa y nos protege contra amenazas ya sea economicas, militares, etc.

Los ingleses estan cometiendo un error muy grande. Ahora ellos competir en Europa se les va a hacer mas dificil y te aseguro que los mercados que busquen nadie les va a regalar nada.

Puntuación 1
#6
Usuario validado en Google+
Antonio Lopez Lopez
A Favor
En Contra

Johnson dió un golpe de estado a la democracia de Uk silenciando al Pueblo Británico y a su Parlamento que lo representa.

Un hecho sin precedentes en el Reino Unido, que tendrá terribles consecuencias sociales, politicas y economicas en las Islas.

Está claro que Jonson tiene un futuro muy negro y corto politicamente hablando, la indignación y la sublevación están a las puertas del parlamento y en toda la prensa del Reino Unido.

El país se juega su futuro con una mordaza en la voca y un parlamento cerrado.

Puntuación 1
#7