Opinión

Powell se reafirma ante Trump

Las bolsas vivieron un difícil cierre de semana pese al esperado discurso del presidente de la Reserva Federal (Fed). Jerome Powell lo tenía difícil para compensar el devenir que tomó la guerra comercial entre EEUU y China, poco antes y poco después de que hablara. Con antelación al discurso, Pekín cumplió su promesa de responder a los aranceles que Washington anunció este mes, con nuevos impuestos sobre productos estadounidenses por valor de 75.000 millones.

Pero aún más desestabilizadora fue la reacción del presidente Trump, en la que instaba a las empresas de EEUU a dejar de comerciar con China y amenazaba con más represalias. Su falta de concreción alimentó las especulaciones sobre la peor de las reacciones: suspender la negociación entre los dos gigantes prevista para septiembre. Está aún por verse si Trump tomará una decisión tan grave, pero Powell supo anticiparse y dio en la diana al evidenciar el daño que el inquilino de la Casa Blanca provoca con sus escaladas de tensión. La respuesta de la Fed, y de los demás bancos centrales, es contundente ante los riesgos de recesión y, de hecho, ya hay unanimidad en torno a la expectativa de que EEUU presenciará otra rebaja de tipos el mes próximo. Pero, como Powell resaltó, la política monetaria tiene influencia sobre el consumo y la inversión, pero nada puede hacer ante los efectos de la estrategia comercial de Washington. Por mucho que Trump presione a la Fed para que acelere aún más las bajadas de tipos (y la considere una "enemiga" si no obedece sus deseos), Powell cumple con su deber al reafirmar su independencia. En paralelo, evidencia que lo que daña a la economía no es el ritmo de la política monetaria, sino el afán de agravar la guerra comercial.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.