Opinión

Resituarse (II)

El mayor error que la Izquierda española sigue cometiendo, es su pertinaz insistencia en ubicar al actual PSOE en un ámbito ideológico y político común con ella. Pareciera como si su pensamiento estratégico – caso de tenerlo más allá de formulaciones pasajeras- estuviese atrapado en el mundo de los atavismos heredados de una historia lejana o en el poder mágico de las siglas. Instalada en esa querencia, cree o quiere creer, que en los enfrentamientos electorales entre PSOE y PP hay una causa en la que se debe escoger partido cono si de una causa propia se tratara.

Los defensores de un Gobierno de coalición ya han tenido la respuesta a sus pretensiones: era imposible. Por otra parte, los partidarios de la fórmula portuguesa ya han recibido desde el país vecino la ducha fría de la contumaz realidad: la socialdemocracia, con matices y diferencias muy secundarias, forma parte del neoliberalismo. Ambas posiciones se encuentran hoy ante un panorama muy poco halagüeño. A las evidencias desmontadoras de sus aspiraciones y proyectos quiméricos, se le añade la posibilidad de unas elecciones a las que temen como a la muerte. En verdad es que el dilema es trágico: un papel muy secundario en una obra que hacen otros o seguir retrocediendo a los orígenes de IU o el PCE de 1977.

A la gravedad de la situación de la Izquierda hay que añadir el cáncer (¿congénito?) de su permanente división y subdivisión. Creo que ese mal no es otra cosa que la carencia de proyecto político e ideológico asentado y fundamentado en el estudio, el análisis, el compromiso y el ejercicio consecuente de la convicción democrática. La Democracia –además de la participación en las decisiones–, es método, procedimiento, acceso a la información y compromiso militante con la voluntad colectiva libremente adoptada. Ese permanente trasiego de siglas, fracciones y grupúsculos después de un revés electoral no es otra cosa que la explicitación del narcisismo en estado puro. El culto a la imagen propia (personal o grupal) sustituye al proyecto "Todo menos contribuir al diálogo", el debate sereno y la posterior toma de decisiones con las consecuencias inherentes para personas o colectivos. El resultado trágico de las últimas décadas es que el debate clarificador y audaz que la Izquierda necesita ha sido sustituido por el sucedáneo mediático. El proyecto se diluye y aparece la mercancía electoral. Así, proyectos como "La Construcción de la Alternativa", "El Cambio Profundo", "El Proceso Constituyente" o el impulso del 15-M, fueron abandonados apenas nacidos en aras de la estéril e imposible "Unidad de la Izquierda" con el PSOE.

La izquierda tiene la posibilidad de refundarse desde sus orígenes ideológicos de 1977

La Izquierda se resiste a asumir que ha sido derrotada en toda la línea y que sus adversarios ostentan la hegemonía ideológica, política y cultural. Dominan el relato, como se dice ahora. Primero fueron los sindicatos autodenominados "de clase" y después las organizaciones clásicas. El aggornamento "europeísta", la posmodernidad y el mito de la globalización ineludible terminaron de acabar la faena.

Pero es hoy, paradójicamente, cuando la Izquierda tiene la posibilidad de refundarse desde los presupuestos clásicos (y por eso inmarcesibles) y los nuevos conflictos que siguen afectando, como siempre, a los más desfavorecidos objetivamente. Pero esa refundación demanda una serie de valores, presupuestos éticos, proyectos, programas y actitudes y eficacia organizativa capaces de remodelar una Izquierda, plural, cohesionada en la acción y omnipresente en la confrontación ideológica. Y además, capaz de renacer en una nueva cultura de la gobernabilidad, la movilización y la pasión por el conocer.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum8

Yo mismo.
A Favor
En Contra

Una lástima D. Julio. Una persona cómo usted, hubiese venido bien para este país. Digo lo de lástima por haber perdido su tiempo en la utopía del comunismo, que ya sabemos cómo terminó y que hicieron en el pasado. Donde quiera que gobernó, cómo el caballo de Atila, no crecía la hierba. Una lástima de talento perdido.

Puntuación 5
#1
Usuario validado en elEconomista.es
Marian_gaztel
A Favor
En Contra

Buenos Días Sr. Anguita:

Vd. es una persona admirable... Reflexiona y ha demostrado qu es consecuente.

A estas alturas del partido sería conveniente hacer reflexionar a todos, parafraseando a Churchill: 'Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar... pero también lo que se requiere para sentarse y escuchar'

a N. Mandela: 'Siempre parece imposible hasta que se hace'.

Vd. tiene la autoridad para conseguir esta reflexión, animo Sr. Anguita.

Saludos de una admiradora suya.

Puntuación 1
#2
Ekidad
A Favor
En Contra

Usted no dice la verdad, y ese es su problema que siempre se expresa excesivamente parcializado, si fue posible un gobierno de coalición lo que usted no quiere decir es que UP quiso más ministerios y usted mejor que ningún otro conoce que no se puede comprar un duro con cuatro pesetas.

Puntuación -1
#3
VanMergeren
A Favor
En Contra

Entiendo el mecanismo de su razonamiento y su proposición de solución. Pero como me encuentro en sus antípodas ideológicas, creo que la idea germinal, su ...' la Izquierda tiene la posibilidad de refundarse desde los presupuestos clásicos (y por eso inmarcesibles)' es un profundo error.

Es un error porque eso obliga a determinar que son o no presupuestos clásicos y tener que asumir o no que el propio canibalismo de la contra revolución convencerá a las naciones de que sólo el terror revolucionario puede abreviar, simplificar y concentrar los criminales trances agónicos de la vieja sociedad y los sangrientos espasmos unidos al nacimiento de la nueva -Carlos dixit-. No se puede insistir en la aplicación de la 'Izquierda' aduciendo que desde la comuna de París acá se ha aplicado mal -con resultado de unos cientos de milloncejos de muertos de nada, 'fachas' y desafectos, en su mayoría-; no. El caso es que siempre se ha aplicado según el presupuesto clásico: 'Cuando nos llegue la vez no habrá excusas que valgan para el terror revolucionario' -tb Carlos-.

Por mucho que gente bienintencionada como Ud. quiera mejorarnos la vida con una aplicación filtrada de política de izquierda -robar a todos para repartir a quien yo estime-, gracias a Dios, al Gran Arquitecto o quien quiera que pusiese en marcha el Big Bang, los hombres haremos fracasar ese tipo de ideologías -no sin un gran sufrimiento intermedio- porque la verdadera naturaleza política del ser humano es el capitalismo. Y esto se basa en algo tan sencillo como que el mayor ansia del animal hombre es el anhelo de estabilidad, que en organizaciones humanas tribales -sin acumulación- se expresa en la fortaleza del grupo; pero en sociedades neolíticas, estatales -donde aparece la acumulación- ese anhelo tiene su máxima expresión en la diferencia con el vecino: tener más que él para estar mejor preparado para los malos tiempos. De ahí, al patesi, como es fácil imaginar, hay un paso. Nada es perfecto, por supuesto. Pero ese principio si que es inmarcesible para el mono hombre.

Y la izquierda jamás podrá doblegarlo.

Puntuación 5
#4
juan pichon
A Favor
En Contra

Los "presupuestos clasicos" del comunismo:

1)El gulag alias campo de concentracion

2)Policia politica, delatores en cada comunidad de vecinos y torturadores en cada comisaria.

3)Censura de prensa, prohibicion de asociacion politica o de sindicalismo libre, ausencia del derecho de huelga y del habeas corpus

4)Eliminacion de la division de poderes

5)Planificacion economica y eliminacion de la competencia con su corolario de desabastecimiento, hambrunas y putrefaccion etica de los individuos obligados a trampear para pasar el dia, lo que se llama "resolver" en Cuba

Puntuación 5
#5
Perico el de los palotes
A Favor
En Contra

Señor Anguita: es usted un pesado, pelma, tostón, bucólico, utópico y nonasíclico.

Deje de aburrir y espere su destino sin dar la vara.

Puntuación -2
#6
Usuario validado en elEconomista.es
Chinchu
A Favor
En Contra

D. Julio, siempre se aprende de los sabios, de los honestos y de los que creen en un mudo mejor. Es por eso que se agradece esa reflexión.

Salud y esperanza.

Puntuación 4
#7
navegante, la izquierda predica pero no da ejemplo.
A Favor
En Contra

D Julio, que usted es persona honesta no me cabe ninguna duda, pero que se equivoca en la sociedad que nos ha querido colocar tan bien lo tengo claro.

Puntuación 1
#8