Nutrición e innovación

Fruta y verdura recién procesada para los empleados del Santander

  • La instalación tiene capacidad para atender hasta 8.000 empleados al día

La preocupación de Grupo Santander por la alimentación saludable y sostenible de sus empleados no es una cuestión de imagen. Para demostrarlo con hechos, a finales de 2021 estrenó en su sede corporativa de Boadilla del Monte (Madrid) un nuevo centro de procesado de frutas y verduras, con una capacidad similar a la de las industrias más punteras del sector agroalimentario.

Su objetivo es doble, por un lado, ofrecer a diario menús lo más frescos y saludables posibles a los miles de empleados que comen en la Ciudad Grupo Santander como parte de su iniciativa BeHealthy; y, por otro, contribuir a la sostenibilidad reduciendo el impacto ambiental de la labor de sus cocinas y al desarrollo del sector primario de proximidad.

Las nuevas instalaciones, que incorporan maquinaria de procesado de vanguardia procedente de Alemania, aprovecharon un antiguo almacén de la zona de cocinas de la ciudad financiera para poder tratar las frutas y verduras que se sirven en los diferentes restaurantes del complejo, gestionados por Sodexo. Estos ingredientes se reciben a diario en crudo, priorizando a productores nacionales, aunque el objetivo es ir reduciendo el perímetro de aprovisionamiento para no superar un radio máximo de 200 kilómetros a la redonda, minimizando el impacto que genera su actividad sobre el medioambiente.

Por un lado, limitando la logística derivada de un transporte desde puntos más alejados, y, por otro, reduciendo los efectos relacionados con el tratamiento, empaquetado y envasado de los alimentos, según recuerda Belén Sánchez, directora de Servicios Generales y Seguros Propios del banco. En la actualidad, el centro gestiona cada día entre 800 y 1.000 kilos de alimentos para una media de 4.620 personas, aunque está preparado para atender picos de hasta 8.000 trabajadores.

Eficiencia logística

Una vez en el centro, la maquinaria instalada se encarga del proceso de pelado, lavado y troceado de las frutas y verduras que, posteriormente, son trasladados a las cocinas a través de unos circuitos especialmente diseñados en términos de eficiencia logística y energética, para ser cocinados o directamente presentados en los buffets.

Esta iniciativa, pionera en el ámbito de la restauración corporativa, se enmarca dentro proyecto liderado por Juan Blasco, responsable de Alimentación Saludable y Sostenible de Grupo Santander, y ha permitido fomentar el consumo de frutas y verduras de temporada en su momento óptimo de consumo sin aditivos ni conservantes. El tratamiento de los alimentos también ha permitido a los responsables del proyecto estudiar el aprovechamiento de sus residuos, como peladuras y semillas, para cerrar el ciclo de la sostenibilidad.

Para el Grupo Santander, la instalación ha contribuido a cumplir su compromiso de contar con un centro corporativo con una huella medioambiental reducida y conseguir el Certificado Ecocook, que reconoce las buenas prácticas basándose en 200 criterios de evaluación, y el certificado Aenor "Residuo Cero". Asimismo, participa en el Proyecto Plastic Free y #Cenasparatodos, que proporciona 100 cenas diarias a personas sin recursos con excedentes.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin