Nutrición e innovación

Así protege la miel frente a la gripe y los resfriados

  • Todos los azúcares de la miel son naturalmente presentes
  • Es rica en vitamina B6, que protege el sistema inmunitario
  • Su poder energizante la convierte en ideal para niños en edad escolar

La miel, además de un edulcorante natural, así como la tos previene resfriados y gripes y los dolores de garganta. Asimismo, es hidratante, antiinflamatoria, energizante y un antibiótico natural.

Con el invierno a las puertas, la miel puede convertirse en un excelente aliado para combatir los resfriados y la gripe, así como la tos o los dolores de garganta, ya que favorece tanto las secreciones de saliva como de mucosidad.

La miel posee también propiedades hidratantes para el cabello y la piel, propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Asimismo, funciona como antibiótico natural, incrementa la energía, tiene propiedades diuréticas que depuran el organismo y funciona como un edulcorante natural.

Como explica María Fernández-Salvador, fundadora de la firma gourmet Loma de la Ermita, con sede en Córdoba, y especialista en mieles, "estas se pueden distinguir tanto por el tipo de abeja que las elabora como por la flor o plantación sobre la que trabajan dichas abejas". En el mundo, señala, existen variedades de todo tipo: miel diente de león, miel de espina de Jerusalén, miel del Himalaya...

Miel de flores

En España, una de las mieles más tradicionales es la de flores, la cual, gracias a las abejas, se cosecha en verano, poco después de la floración. Al tipo de miel más popular se han ido sumando nuevas opciones con unas excelentes propiedades frente a la más clásica.

Para la experta en mieles, de toda la variedad disponible en el mercado son cuatro las mieles más versátiles, que además cuentan con beneficios reconocidos para el organismo.

Miel de Azahar

Una de ellas, dice Fernández-Salvador, es la miel de azahar, también conocida como miel de cítrico o de naranjo. "Presenta un color ámbar claro y un aroma floral, dulce y prologando en el tiempo, que recuerda a la primavera. Es sutil y delicada para el paladar y una de las más apreciadas, ya que es un antiguo ingrediente hidratante para el cabello y la piel".

Miel de aguacate

Para Fernández-Salvador, otra buena opción es la miel de aguacate. "Este es un ingrediente desconocido y exclusivo, una variedad muy apreciada debido a su escasez y a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Aunque es dulce, este tipo de miel también presenta un toque salado. Lo que más se valora de ella no es solo su riquísimo sabor, también el hecho de sea el edulcorante dietético por naturaleza, que gracias a sus propiedades diuréticas ayudan a depurar el organismo. Los chefs de alta cocina han empezado a incorporarla en sus platos", comenta.

Miel de flores

La miel de mil flores, que como dice la fundadora de Loma de la Ermita, "es todo un clásico y la primera en la que se piensa cuando se pronuncian las cuatro letras", es capaz de aumentar la energía y ejerce de antibiótico natural. "El sabor de este tipo de miel cuenta con los matices de las flores del entorno, y, en nuestro caso, la base es romero, brezo y madroño, entre otros arbustos de campo, lo que le otorga un sabor y color más potente".

Miel de encina

Por último, Fernández-Salvador recomienda la miel de encina, "que es una variedad conocida por pocos privilegiados debido a su escasez y a su dependencia climática". De color oscuro (casi negro) y reflejos verdosos o rojizos, tiene un sabor bastante fuerte.

"El hierro es uno de los elementos naturales de esta miel, y el que le da su tonalidad oscura. Tiene muy diversos usos, pero lo habitual es que sirva como edulcorante natural para suavizar la acidez del tomate y el sabor de la carne, para clarificar vinos y zumos, para congelar frutas y helados o para potenciar el sabor de los lácteos".

Fuente de vitaminas

Además de las citadas propiedades, la miel es fuente de vitaminas y minerales, sin grasas y con un contenido muy bajo en sal, cuyos beneficios para la salud son incuestionables.

Así, la miel contribuye al funcionamiento del sistema nervioso y del metabolismo normal de las proteínas y el glucógeno, regula la actividad hormonal, favorece la formación de glóbulos rojos, el correcto funcionamiento del sistema inmunitario, o la recuperación muscular evitando posibles contracturas.

Edulcorante natural

Rebeca Vázquez, secretaria general de la Asociación de Comerciantes y Envasadores de Miel (Asemiel-Animpa), destaca que, "desde el punto de vista de la salud, la miel es un producto totalmente natural y todos los azúcares que lleva son naturalmente presentes. La fructosa y la glucosa aporta unos beneficios que, seguramente, no tienen otros azúcares. Principalmente, podemos hablar de la vitamina B6, que nos ayuda a potenciar nuestro sistema inmunológico. También nos ayuda a afrontar mejor el cansancio, a afrontar mejor los días".

Sobre si la miel es apta para diabéticos, Vázquez explica que es el médico quien debe determinar si una persona puede o no tomar algo de miel. "Lo que sí podemos decir es que es un perfecto sustitutivo del azúcar y otros edulcorantes, y que, dentro del mundo dulce, si el médico dice que sí, es lo mejor que pueden tomar". Vázquez recuerda que la miel es un producto sostenible, ya que la polinización de las abejas se mejora la rentabilidad de las explotaciones pequeñas un 24% y el 75% de la producción de alimentos dependen de ella.

Pese a ser el primer país productor de la UE, los españoles solo tomamos 0,8 kilos de miel año al año y únicamente el 42% la incluye en su dieta al menos una vez a la semana. Por su poder energizante es recomendable para niños en edad escolar.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin