Todos

España, octavo país europeo en paridad de género en el Gobierno

  • Solo cinco mujeres encabezan Gobiernos en la Unión Europea
  • Hasta 2021, un total de 54 mujeres han dirigido algún ministerio en democracia
Imagen: Efe.
Madrid

La igualdad entre hombres y mujeres en el plano político está asegurada por la Constitución de 1978. En los últimos cuarenta años, las mujeres han conquistado crecientes parcelas de la esfera pública, si bien la equidad plena parece aún lejana. Solo hace falta comprobar que los seis presidentes del Gobierno de la España democrática han sido varones.

En todo caso, los avances son innegables. Como señala el Instituto Nacional de Estadística, la participación de mujeres en los distintos ámbitos del poder político en España se ha incrementado notablemente en los últimos años. La Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres, dedica especial atención al fomento del principio de presencia o composición equilibrada, entendiendo por tal la presencia de mujeres y hombres en órganos y cargos de responsabilidad, de forma que las personas de cada sexo no superen el sesenta por ciento ni sean menos del cuarenta por ciento.

La Comisión Europea examina cada año, con motivo del Día Internacional de la Mujer, la presencia de mujeres en los parlamentos y los Gobiernos europeos. En este ranking, España no sale malparada. Con 153 diputadas de un total de 350 escaños, el Congreso sitúa a nuestro país en el podio, con un 44% de representación. En cuanto a la composición del ejecutivo, España figura en octavo lugar: 11 de un total de 23 carteras están en manos de mujeres -tres de ellas son, además, vicepresidentas del Gobierno, por un vicepresidente-.

Si tenemos en cuenta el punto de partida, los progresos son evidentes. Las Cortes constituyentes acogieron la entrada de 21 diputadas, es decir, el 6% del total. En la Cámara Alta, las cosas no fueron muy distintas: se eligió a cuatro mujeres, que subieron a un total de seis cuando se incluyeron dos en el grupo de 40 senadores que por entonces eran de designación real. En porcentaje, las mujeres no llegaban al 2,5% de los miembros del Senado.

Poco después de aprobarse la Constitución, el Gobierno estrenó su primera ministra. Fue Soledad Becerril, entonces en la Unión de Centro Democrático, quien asumió en a finales de 1981 la cartera de Cultura en el Gabinete de Leopoldo Calvo Sotelo. Las siguientes mujeres en llegar al Ejecutivo fueron las socialistas Rosa Conde y Matilde Fernández, que lo hicieron durante el primer mandato de Felipe González. Hasta 2021, un total de 54 mujeres han dirigido algún ministerio en democracia.

En el ámbito regional, el desequilibrio es muy evidente. Como señalan Ana Almansa-Martínez y Vanessa Díaz-Jiménez -profesora e investigadora, respectivamente, en la Universidad de Málaga-, solo ha habido 11 presidentas de comunidad autónoma, por 106 hombres. Hoy en día solo hay cuatro mujeres al frente de una Administración autonómica: Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid; María Chivite en el la Comunidad Foral de Navarra; Francina Armengol en Islas Baleares, y Concepción Andreu en La Rioja.

Europa, ¿la solución?

En marzo de 2020, las mujeres ocupaban solo el 32% de los escaños en los parlamentos nacionales de la Unión Europea (UE). La proporción ha crecido desde 2003, cuando las mujeres solo representaban el 21% de los curules. Suecia está al frente de la clasificación, seguida de Finlandia, España y Bélgica. Ningún país de la UE tenía más diputadas que diputados.

En el polo opuesto encontramos a Hungría (12,6%), Malta (13,4%), Grecia (21,7%) y Chipre (22,2%). Si abrimos la muestra para incluir el Espacio Económico Europeo (EEE), Liechtenstein, con un mero 12% lideraría el grupo de los desiguales.

En el Parlamento Europeo, solo el 39,5% de los diputados son mujeres

La proporción de miembros del Gobierno (incluyendo el rango de secretarios del Estado) de la UE subió del 23% en 2003 al 31% en 2019. Cinco países alcanzan o superan la paridad gubernamental: Finlandia (54,5% de mujeres); Austria (52,9%); Suecia (52,2%); Francia (51,2%), y Bélgica (50%). Les siguen Países Bajos (48%), Albania (47,7%) y España (46,9%). En la UE solo hay cinco presidentas o primeras ministras: Angela Merkel (Alemania), Mette Frederiksen (Dinamarca), Kaja Kallas (Estonia), Sanna Marin (Finlandia), Ingrida Šimonyte (Lituania).

En el Parlamento Europeo, solo el 39,5% de los diputados son mujeres. Encabezan la representación femenina Finlandia (57,1% del total finés), seguida de Suecia (52,4%), Luxemburgo, Letonia, Malta, Slovenia y Dinamarca, todos ellos con el 50,0%.

Del total de representantes elegidos por sufragio en Europa, cerca de un millón, solo el 30% son mujeres. De continuar la tendencia actual, harán falta 107 años para lograr la paridad política entre hombres y mujeres.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin