Nacional

¿Tengo que usar mascarilla S, M o L? El CSIC desarrolla las primeras FFP2 por tallas (y están en rebajas)

  • En adultos y tanto para hombre como para mujer, ya se pueden comprar
  • Con un lápiz y una regla se puede saber qué talla debe usar cada persona
  • Los descuentos se extienden a todas las mascarillas durante todo abril
Foto: Europa Press.
Madrid

Si a una institución española se ha puesto en valor con la covid-19, esa es el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En constante lucha contra la pandemia, el organismo viene desarrollando en los últimos meses diferentes tipos de mascarillas consideradas de las más eficaces del mercado. Una acción, que en las últimas semanas ha dado un paso más adelante al fabricarse las primeras FFP2 de adulto talladas tanto para hombre como para mujer. Además, hasta el próximo 30 de abril, estas protecciones así como todas las del CSIC se encuentran con un 10% de descuento sobre su precio original.

Mascarillas de adulto o mascarillas de niño. Al comprar la principal protección ante el coronavirus no había más remedio que decantarse por la tela más grande o la más pequeña, con el consiguiente problema que llevaba pues no todas las personas tienen el mismo tamaño de cabeza o su nariz está a la misma distancia de su barbilla.

Una cuestión que además se agrava más en aquellos que llevan gafas, empañándose al no ajustarse bien, o que termina resultando incluso perjudicial para la salud del resto. Hay estudios que han demostrado que una mascarilla mal acomodada a la cara puede generar que se dispersen partículas de covid-19 al exterior.

Problemas todos ante los que el CSIC ha puesto solución, gracias a las primeras mascarillas fabricadas por tallas. En S, M o L, según la fisionomía de cada persona, la institución además tiene un vídeo y una guía para que cada uno encuentre su protección idónea. Tanto para hombre como para mujer, estos cubrebocas solo se encuentran en formato FFP2, las que siempre se ha acostumbrado a impulsar el organismo.

¿Cuál es mi talla de mascarilla?

Tan fácil como coger un lápiz y una regla o metro (el CSIC también facilita una plantilla a tamaño completo, que puede servir para medir para hombre o mujer), la persona en cuestión debe situarse frente a un espejo para saber su talla. 

Una vez delante del espejo, se debe colocar el 0 de la regla a la altura de la pupila del ojo (en posición vertical y perpendicular al lateral de la cara). A continuación, se debe poner el lápiz en posición horizontal apoyado sobre el hueso de la barbilla y cruzarlo con la regla para ver hasta qué centímetro llega.

Ya con la medida anotada, el CSIC facilita la siguiente guía de tallas:

- S, para menos de 11,5 centímetros.

- M, para entre 11,5 y 13 centímetros.

- L, para más de 13 centímetros.

De existir dudas entre una u otra talla, se recomienda elegir la más pequeña, en caso de que las mascarillas suelan quedar holgadas a la persona, o la más grande, en caso contrario. Además, de tener dificultad visual o no disponer de un espejo, este proceso se puede hacer con ayuda de otra persona.

Rebajas en el CSIC

Por último, la otra novedad que el CSIC incluye en sus mascarillas es un descuento del 10% durante todo el mes de abril. A través de Proveil, la compañía donde se pueden comprar estos cubrebocas, todas las protecciones de la institución científica están más accesibles para cualquier tipo de bolsillo.

Con envío gratuito a partir de los 240 euros, hay desde mascarilla EPI anticovid (por 1,75 euros la unidad, en packs de 10, 25 o 50) hasta quirúrgica (0,54 euros la unidad, en packs de 50), pasando por las famosas biodegradables del CSIC (0,9 euros la unidad, en packs de 30) o mascarillas infantiles (0,54 euros la unidad, en packs de 50).

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.