Nacional

Sánchez decreta el confinamiento de los trabajadores no esenciales

  • Percibirán su mismo salario pero tendrán que recuperar las horas
  • Solicita "bonos de reconstrucción" europeos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vuelto a comparecer en público este sábado, cuando se cumplen dos semanas del inicio del confinamiento. En su discurso, ha anunciado una ampliación del confinamiento que se aprobará este domingo, por el cual los trabajadores de actividades no esenciales tendrán que quedarse en casa al menos hasta el 9 de abril, a pesar de lo que percibirán su salario a cambio de recuperar las horas más adelante.

"Todos los trabajadores de actividades no esenciales deberán quedarse en casa en las próximas dos semanas, como hacen durante el fin de semana. Aprobaremos un permiso retribuido recuperable que se aplicará a todos los trabajadores de todas las actividades no esenciales, no tendrán que desplazarse del 30 de marzo al 9 de abril. Durante los días de este permiso retribuido, continuarán recibiendo sus salario con normalidad".

Así lo ha anunciado el presidente del Gobierno, que ha apuntado que esta medida se aprobará este domingo en un Consejo de Ministros extraordinario. Los trabajadores afectados, que vienen recogidos en el decreto según ha señalado Sánchez, recuperarán posteriormente y de forma paulatina las horas de trabajo que no han realizado.

De esta forma, se busca reducir la movilidad a un nivel similar a la de los fines de semana, para reducir "aún más" la propagación de la pandemia, y así reducir la presión sobre las unidades de cuidados intensivos (UCI), las que, según Fernando Simón, podrían colapsar a finales de la próxima semana.

¿Cuáles son los servicios esenciales?

En la rueda de prensa, el presidente sí ha aclarado que los servicios sanitarios, los cuerpos de seguridad y los medios de comunicación sí tendrán la consideración de actividades esenciales. A ellos se suman, por reales decreto de los últimos días, el transporte de mercancías y el abastecimiento alimentario, así como algunos establecimientos turísticos dedicados a alojar a quienes realizan las anteriores actividades.

También se consideran servicios esenciales el personal de operadores de telecomunicaciones y centros de procesos de datos y de empresas instaladoras de telecomunicación para la instalación, así como quienes realicen mantenimiento y reparación de redes de telecomunicaciones. 

Se suman a ellos los trabajadores de gasolineras, puertos, aeropuertos, infraestructuras ferroviarias, prevención y extinción de incendios, salvamento y seguridad marítima, trabajadores de plantas de energía y agua, y personal de centros de procesos de datos.

Exige "contundencia y solidaridad" a la UE

En su discurso, Sánchez ha pedido a la UE "contundencia y solidaridad", y ha insistido al bloque europeo en que debe "estar a la altura de las circunstancias". En este sentido, ha recordado que la Unión Europea constituye un mercado de "500 millones de seres humanos", que tendrá más poder de negociación y compra en el mercado global para la adquisición del imprescindible material sanitario.

Pedro Sánchez ha apelado a una economía de guerra europea, pidiendo que se movilicen los recursos para cuando termine la crisis, y vuelve a reclamar un nuevo 'Plan Marshall' a la UE. "Es la hora de la UE. Europa se la juega", añade.

Además, ha reclamado unas medidas fiscales también coordinadas a nivel europeo. "No entendemos es que no compartamos una respuesta fiscal", ha subrayado. "Agradezco el compromiso del BCE, pero tenemos que habilitar más instrumentos".

En este sentido, ha solicitado "bonos de reconstrucción" -afirma que no le gusta llamarlos 'coronabonos'- para hacer frente a los desafíos económicos que vendrán como consecuencia del coronavirus.

Gestión sanitaria

Por otra parte, el presidente del Gobierno ha evitado señalar a ningún miembro de su Ejecutivo como responsable de la compra de los test rápidos defectuosos, que han tenido que ser devueltos. Por el contrario, ha señalado a la complicada situación del mercado sanitario global y ha ensalzado los mecanismos de calidad que permitieron detectar que dichos test no eran suficientemente certeros para la detección del coronavirus.

Sánchez ha destacado que ya ha adquirido a China material sanitario por valor de 628 millones de euros, que incluyen 659 millones de mascarillas. Además, ha hecho hincapié en la importancia del "autoabastecimiento", de la producción nacional, de este material crítico para luchar contra la crisis sanitaria, como pueden ser los respiradores, los ventiladores o las propias mascarillas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud