Motor

Cómo comprobar el nivel y el estado del aceite tú mismo

iStock

En un vehículo de combustión, el aceite es un elemento fundamental para el correcto funcionamiento del motor y, sobre todo, para su preservación. Este líquido lubrica diferentes partes móviles del motor para reducir el rozamiento, la fricción y el consiguiente desgaste. También refrigera las piezas para que no se sobrecalienten y mantiene limpios los conductos de los posibles residuos que queden atrapados en el filtro.

Por todas estas razones, es fundamental renovar el aceite periódicamente y revisar con frecuencia que los niveles de aceite sean los correctos; de lo contrario, las advertencias, los problemas y las averías no tardarán en aparecer. Por esta razón, conviene que los conductores sepan comprobar por sí mismos el estado del aceite.

  1. Para ello, lo primero es estacionar el vehículo sobre una superficie plana, sin desnivel, y esperar a que el motor se enfríe.
  2. Una vez hecho esto, hay que abrir el capó, localizar el depósito del aceite y extraer la varilla, la herramienta con la que se mide el nivel del lubricante. Lo habitual es que se encuentre en la parte superior y visible del motor.
  3. Encontrado el depósito y extraída la varilla, debemos limpiarla, ya que será la nueva mancha la que determine el nivel actual del aceite. Pasar la punta por un papel de cocina debería ser suficiente para retirar los restos de aceite y dejarla lista para la nueva medición.
  4. Es en este momento cuando podemos medir el nivel del aceite. Para ello, debemos introducir de nuevo la varilla, esperar unos segundos a que se impregne de aceite y extraerla.
  5. En la punta de la varilla veremos dos muescas, entre las cuales se encuentran los niveles recomendados de aceite. Por debajo de la primera muesca, el nivel de aceite será demasiado bajo y, por tanto, deberemos rellenar el depósito; por encima de la segunda muesca, el depósito tendrá un exceso de aceite que deberá ser extraído.
El nivel de aceite debe estar comprendido entre estas dos muescas. / iStock

Además del nivel de aceite, es importante fijarse en el color del líquido, ya que si es demasiado oscuro necesitará ser reemplazado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud