Motor

Stellantis fía un cuarto de su negocio para 2030 a los vehículos comerciales

  • El consorcio prevé que esta nueva área aporte 80.000 millones en ingresos
  • Prevé generar 5.000 millones en ingresos por los servicios conectados
Jean-Philippe Imparato, jefe de la unidad de negocio de vehículos comerciales de Stellantis. Foto: Alessandro Garofalo
Balocco (Italia)icon-related

Stellantis, el grupo surgido tras la fusión de los consorcios PSA y FCA, ha presentado una nueva hoja de ruta centrada en los vehículos comerciales. El consorcio automovilístico ha presentado una ofensiva estratégica, denominada Pro One, en la que se englobará la nueva oferta de producto del grupo que abarca a seis compañías: Citroën, Fiat, Opel, Peugeot, Ram y Vauxhall.

El objetivo del grupo francoitaloamericano es duplicar para 2030 el negocio de los vehículos comerciales en comparación con 2021, cuando este negocio supuso 40.000 millones de euros de ingresos. Así, de cara a 2030, Stellantis prevé que el área de vehículos comerciales aporte 80.000 millones de la cifra de negocio del grupo. Una cifra que supondría un cuarto de la facturación prevista que tiene el consorcio, cifrada en 300.000 millones de euros en el plan Dare Forward.

La nueva unidad de negocio abarca furgonetas, camionetas pick-up y opciones de micromovilidad que incluirán "trenes motrices de emisión cero de segunda generación, una solución de hidrógeno única, conectividad completa y sistemas de asistencia a la conducción autónoma de alto nivel", ha detallado el grupo. De hecho, de cara a la semana que viene Stellantis presentará una línea de furgonetas completamente renovada para cada marca. Al mismo tiempo, la gama de productos se renovará en Norteamérica con la próxima generación de furgonetas y camionetas eléctricas, entre las que se incluyen el Ram ProMaster EV y el Ram 1500 REV 2025.

En la actualidad, el negocio de vehículos comerciales representa un tercio de los ingresos netos de Stellantis, con un total de 1,6 millones de unidades comercializadas en 2022. Además, el consorcio liderado por Carlos Tavares prevé contar con un mix de ventas del 40% de vehículos eléctricos en este negocio y generar 5.000 millones en ingresos por servicios conectados.

Esta nueva estrategia se basa en una mayor oferta de productos, liderazgo en cero emisiones con soluciones complementarias como el hidrógeno, experiencia de cliente a medida, un nuevo ecosistema digital de conversión para reducir los plazos de entrega y servicios 100% conectados. Además, con esta estrategia también está probando un programa de adaptación con Qinomic, aprovechando la experiencia de Stellantis en economía circular, que tiene como objetivo prolongar la vida útil de las flotas de furgonetas de combustión interna existentes a través de una conversión eléctrica asequible.

Jean-Philippe Imparato, jefe de la unidad de vehículos comerciales de Stellantis, ha explicado en un encuentro con medios españoles que "las factorías de Vigo y Mangualde (Portugal) son de las mejores en términos de coste de fabricación por vehículo". No obstante, el directivo francés -también responsable de la marca Alfa Romeo- ha apuntado que "no se tienen que dormir".

Respecto a la llegada de las marcas chinas al segmento de vehículos comerciales, Imparato ha asegurado que "todo el mundo tiene el potencial de ser un competidor, por lo que hay que tenerlos a todos en cuenta".

Preguntado por elEconomista.es sobre la normativa Euro 7, Imparato ha señalado que "hay algunos políticos que entienden que su industria necesita un poco de oxígeno, porque si no, perderán millones de empleos. Pero aún no entienden todo, y todo es la velocidad. No entienden, no perciben la velocidad de la fragmentación y la ofensiva que provocan. Así que, como Stellantis, entendemos que somos globales y entendemos que tenemos que luchar con nuestras capacidades globales en todas las regiones. Usamos la fuerza de las regiones para compensar la regulación local".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud