Motor

Llega Stellantis, el cuarto fabricante mundial de vehículos

  • El próximo 18 de empieza a cotizar en Milán y en el Euronext de París
  • Un día después se iniciará su andadura en la Bolsa de Nueva York

El presente ejercicio llega con la aparición de un nuevo grupo automovilístico: Stellantis, fruto de la fusión entre el consorcio galo PSA y el italoamericano FCA, que echa a rodar en el parqué este lunes, 18 de enero de 2021.

Este gigante automovilístico será el cuarto fabricante mundial por volumen de ventas, por detrás del Grupo Volkswagen, del Grupo Toyota y de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi. El nuevo grupo nacido tras la fusión tendrá sede en Países Bajos, pero continuará cotizando en las bolsas de París, Milán y Nueva York; y generará unas sinergias estimadas en 5.000 millones de euros al año. Contará con más de 400.000 empleados y una capitalización bursátil de más de 40.000 millones de euros.

Por volumen de negocio, será el tercer fabricante mundial de automóviles, con 167.000 millones de euros, en base a cifras de 2019 (FCA tuvo una facturación de unos 108.000 millones de euros y PSA de unos 59.000 millones de euros, excluyendo Faurecia). Además, la negociación de las acciones ordinarias de Stellantis comenzará el lunes 18 de enero en la Bolsa de Milán y en el Euronext de París; y el 19 de enero en la Bolsa de Nueva York.

La operación, anunciada en octubre de 2019 tras el rechazo del Grupo Renault a la fusión con FCA, obtuvo un respaldo casi unánime por parte de las juntas de accionistas de ambos consorcios. Y es que, por parte de PSA, la junta aprobó con el 99,5% de los votos la fusión con el conglomerado italoamericano, mientras que los accionistas de FCA aprobaron con el 99,1% de los votos del capital presente la fusión con el francés PSA para crear Stellantis.

El presidente de PSA, que también será el consejero delegado de Stellantis los próximos cinco años, Carlos Tavares, destacó en la junta extraordinaria de accionistas que se celebró a través de una videoconferencia, que "estamos listos para esta fusión, para esta creación de valor, para pasar a la siguiente etapa de esta fabulosa historia". Tavares insistió en que el objetivo de los 5.000 millones de euros de sinergias anuales gracias a la concentración "será la primera prioridad de la dirección de Stellantis".

"Seremos más fuertes juntos que separados, en primer lugar porque Stellantis nos aporta una gran complementariedad" en términos geográficos y tecnológicos y porque se sumarán las inversiones en investigación y desarrollo.

Como presidente de este consorcio automovilístico estará John Elkann, que también preside FCA

"Es una fusión histórica", describió el presidente de Fiat Chrysler, John Elkann, en su discurso al inicio de la junta de accionistas del grupo italiano, que ha quintuplicado su valor en los últimos diez años.

Como presidente de este consorcio automovilístico estará John Elkann, que también preside FCA, mientras que Mike Manley, consejero delegado de FCA, capitaneará las operaciones de Stellantis en el continente americano.

Un largo camino recorrido

El pasado 21 de diciembre, la Comisión Europea dio 'luz verde' a la fusión de ambos grupos, aunque la operación quedó sujeta al cumplimiento de una serie de condiciones a las que se comprometieron para resolver las dudas que tenían las autoridades comunitarias sobre el posible impacto de la operación sobre la competencia en el mercado único. Y es que Bruselas inició en junio una investigación en profundidad para examinar la transacción ante la sospecha de que podría conducir a una reducción de la competencia en el sector de furgonetas pequeñas en Bélgica, República Checa, Francia, Grecia, Italia, Lituania, Polonia, Portugal y Eslovaquia.

"Podemos aprobar la fusión de Fiat Chrysler y Peugeot SA porque sus compromisos facilitarán la entrada y expansión en el mercado de furgonetas comerciales pequeñas. En aquellos mercados en los que los dos fabricantes están activos la competencia seguirá siendo dinámica después de la fusión", garantizó la vicepresidenta del Ejecutivo comunitario responsable de Competencia, Margrethe Vestager.

Para lograr el visto bueno de Bruselas, PSA se comprometió a prolongar el acuerdo de cooperación que tiene actualmente con Toyota con respecto al sector de los vehículos comerciales ligeros, en virtud del cual produce unidades bajo la marca Toyota para su venta principalmente en la Unión Europea.

Por otro lado, PSA y FCA facilitarán el acceso de firmas competidoras a su red de talleres de reparaciones y mantenimiento para furgonetas ligeras. Por ejemplo, se levantará la prohibición de utilizar herramientas y equipos de PSA y FCA para reparar vehículos de compañías rivales.

Retos para Stellantis

Cuando se planteó la fusión entre los dos consorcios automovilísticos, la situación de ambos era mucho mejor que la presente. Y es que el impacto de la pandemia de coronavirus en la industria automovilística también se ha visto reflejado en los planes de fusión. Así, a mediados de septiembre del año pasado ambos consorcios aceptaron modificar los términos de fusión debido a la pandemia.

De esta manera, el dividendo excepcional a distribuir por FCA a sus accionistas antes de la firma final se ha fijado en 2.900 millones de euros (anteriormente 5.500 millones de euros), mientras que el 46% de las acciones propiedad del Grupo PSA en Faurecia se distribuirán al conjunto de los accionistas de Stellantis inmediatamente después de la firma final y una vez aprobado por parte del Consejo de Administración de Stellantis y de sus accionistas.

Como consecuencia de estas modificaciones, los accionistas de PSA y FCA recibirán el equivalente al 23% del capital de Faurecia (con una capitalización de 5.867 millones de euros al cierre del mercado el 14 de septiembre de 2020), mientras que su participación 50/50 en Stellantis -grupo que dispondrá de 2.600 millones de euros de liquidez suplementaria en su balance- se mantendrá inalterada.

De manera complementaria, se acordó que los Consejos de los grupos PSA y FCA podrán considerar una distribución de 500 millones de euros a los accionistas de cada empresa antes de la firma final o, de manera alternativa, una distribución de 1.000 millones de euros a todos los accionistas de Stellantis tras la firma final.

En total la fusión aglutinará un total de 14 marcas automovilísticas, algunas de las cuales no tienen penetración en Europa, la segunda región más importante en la venta de vehícuos por detrás de Asia, mientras que otras han reducido su cuota de mercado en los últimos años. Al mismo tiempo, las marcas de PSA no tienen penetración en Estados Unidos, una situación que podría revertirse con la fusión.

El Grupo PSA es el propietario de las marcas Peugeot, Citroën, DS y Opel/Vauxhall (la versión inglesa de Opel); mientras que FCA mantiene en cartera las firmas Abarth, Alfa Romeo, Chrysler, Dodge, Fiat, Jeep, Lancia, Maserati y Ram.

Tal es el caso de la principal marca italiana, Fiat. Si en el año 2019 la compañía tuvo una cuota de mercado en Europa del 4,2%, entre enero y noviembre de 2020 esta cuota se situó en el 3,4%. En España, la cuota de la automovilística italiana ha pasado del 3,7% en 2019 al 3,3% en 2020.

Préstamo de Italia

El camino que tiene por delante Carlos Tavares no será fácil. Y es que a finales de junio de 2020 el Gobierno italiano concedió un préstamo garantizado de 6.300 millones de euros para el negocio de FCA en Italia.

La línea de crédito será emitida por Intesa Sanpaolo, el mayor grupo bancario italiano, y cuenta con el beneplácito de los ministerios de Economía y Finanzas y de Desarrollo Económico del Gobierno italiano, y estará garantizada en un 80% por a través de la agencia de crédito a la exportación SACE.

Este importe está dedicado exclusivamente a las actividades de la automovilística en Italia y para apoyar a las más de 10.000 pequeñas y medianas empresas que componen el sector de la automoción.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin