Motor

Nunca fue tan barato comprar un Tesla: así quedan los precios de los coches eléctricos con el Moves III y la deducción del 15%

Montaje: Enrique Boyero.

Esta semana se aprobó en España la desgravación en el Impuesto de la Renta de las personas físicas (IRPF) del 15% para la compra de vehículos eléctricos o instalación de puntos de recarga para incentivar la transición verde. Con esta ayuda, más la del Plan de Ayuda Moves III, los usuarios podrán recibir una subvención máxima de 10.000 euros. La reciente medida estará en vigor hasta el 31 de diciembre de 2024 con la posibilidad de ampliarlo un año más.

Según el Real Decreto-ley 5/2023 anunciado recientemente en el Boletín Oficial del Estado (BOE), en el IRPF, para promover la adquisición de coches eléctricos e híbridos enchufables por particulares, se establece que la base de la deducción no podrá exceder de 20.000 euros, y estará constituida por el valor de adquisición de aquel, incluidos los gastos y tributos inherentes a la adquisición, debiendo descontar aquellas cuantías que, en su caso, hubieran sido subvencionadas o fueran a serlo a través de un programa de ayudas públicas.

Es decir, y, según se infiere, podrá ser compatible tanto con el Plan de Ayuda Moves III como con otras ayudas que ofrezcan las Comunidades Autónomas y municipios.

De esta forma, con ambas ayudas, aquellas personas interesadas en adquirir un vehículo eléctrico o híbrido enchufable podrán obtener una subvención máxima de 10.000 euros. Al recordar que, el Plan Moves III da una ayuda a los coches turismo de hasta 4.500 euros, 7.000 euros con achatarramiento del modelo antiguo.

Los coches más caros del mercado quedan fuera

La nueva medida establece que los futuros compradores podrán deducirse el 15% del valor de la adquisición sobre una base máxima de 20.000 euros, siempre y cuando, el valor de venta no supere los importes del Plan Moves III que, en el caso de los turismos, es de 45.000 euros sin IVA, y con IVA, un total de 54.450 euros.

Para ejemplificar estas ayudas totales, tomaremos la referencia de dos coches: el Tesla con su modelo Model 3 y el Dacia Spring. Sobre el primero, si se aplican todas las subvenciones entregadas por el Gobierno, el vehículo, de costar 39.990 euros, pasa a valer 29.990 euros. En el caso del segundo, de valer 19.990 euros, termina costando 11.041,50 euros.

En resumen, los coches cuyo valor supere los 20.000 euros tendrán un beneficio de 3.000, mientras que los que estén bajo este precio se les aplicará el 15% del valor total.

Esta es la lista de los principales coches eléctricos que se consumen en España y su valor final según el tipo de subvención:

(Nota: se han actualizado algunos de los precios de venta de los vehículos al detectar que no eran correctos o representativos y se han subsanado algunos errores en los cálculos posteriores). 

Subvención para puntos de carga 

Según el plan de Ayuda Moves III, la infraestructura de recarga subvencionable, a través de la modalidad de adquisición directa, podrá ser tanto de acceso público, como privado.  

Además, en el caso de comunidades de propietarios, será subvencionable la preinstalación eléctrica y de servicio de comunicaciones para dotar de recarga inteligente a la recarga vinculada de vehículo eléctrico. 

El importe de la ayuda podrá alcanzar el 70% del importe total y puede ascender a un 80% si el interesado reside en un pueblo de menos de 5.000 habitantes.  

Uso privado: 

- Sector residencial y viviendas unifamiliares. 

- Zonas de estacionamiento de empresas, tanto públicas como privadas para dar servicio a trabajadores y clientes y a la flota de vehículos.  

Uso público: 

- Sector no residencial, como hoteles, centros comerciales, universidades, etc. 

- Vía Pública. 

- En general, las que estén situadas en la red de carreteras, y especialmente, en Estaciones de Servicio y gasolineras.

La reciente ayuda del Gobierno también recae en los puntos de recarga. Los contribuyentes podrán deducir el 15 por ciento para la instalación de sistemas de recarga de baterías para vehículos eléctricos. La base máxima anual de esta deducción será de 4.000 euros anuales. Se considerarán como cantidades satisfechas para la instalación de los sistemas de recarga las necesarias para llevarla a cabo, tales como, la inversión en equipos y materiales, gastos de instalación de los mismos y las obras necesarias para su desarrollo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud