Motor

Qué hacer si el coche se queda sin batería

iStock

Tratar de arrancar el coche y no conseguirlo porque se ha quedado sin batería. Una sensación incómoda, desagradable y desesperante si debemos acudir con rapidez a algún punto lejano para atender un compromiso.

Este problema, antiguamente (o en los coches antiguos, mejor dicho), tenía una solución gratuita en términos económicos pero costosa en términos de esfuerzo, consistente en empujar el coche hasta que alcanzase cierta velocidad para, en marcha, conseguir arrancarlo.

Sin embargo, actualmente (o con los coches más actuales, mejor dicho), esta práctica está desaconsejada bajo riesgo de avería. "La razón se encuentra en el catalizador, una pieza clave para el control y reducción de los gases nocivos expulsados por el motor de combustión interna. Al forzar el arranque se envía combustible sin quemar al catalizador, quedando adherido a las paredes del mismo e impidiendo su correcto funcionamiento", explican desde el apartado de seguros de coche de Mapfre. Su arreglo, además, puede comportar un coste económico de hasta 500 euros, dada la complejidad que entraña su reparación.

En consecuencia, los coches con catalizador que se queden sin batería tienen tres posibles soluciones: acudir a un taller, arrancarlo con pinzas o llamar al seguro.

Si conseguimos llevar el vehículo hasta un taller, sus mecánicos podrán arreglar el problema. O bien podrán recargar la batería para seguir usándola o, en caso de que esté completamente agotada, cambiarla por una nueva.

Cómo usar las pinzas

Arrancar el coche con unas pinzas es una tarea complicada para quienes no lo han hecho nunca o no están habituados a ello. Para ello, se requiere la colaboración de otro vehículo que incorpore una batería con la misma tensión y, por supuesto, las mencionadas pinzas. Después, hay que seguir unos pasos en el orden indicado:

- Certificar que ambas baterías tienen la misma tensión.

- Aparcar los coches cerca pero sin tocarse entre sí, especialmente las partes metálicas.

- Encender el coche 'donante' para evitar que se quede sin batería durante el proceso.

- Encender las luces del coche afectado para que los picos de tensión puedan ser absorbidos por las luces en lugar de por las unidades de mando.

- Conectar los cables en orden correcto: el positivo del donante, en la batería. El positivo del auxiliado, en la batería. El negativo del donante, en la batería. Y el negativo del auxiliado, en un hierro apartado de la batería (así se evitará que la chispa que pueda surgir inflame el hidrógeno que rodea la batería descargada en proceso de carga. Y si se produce una chispa muy fuerte es mejor no insistir).

- Acelerar el motor del 'donante' hasta las dos mil revoluciones por minuto, para generar la energía necesaria.

- Mientras, el coche afectado debe poner el contacto y, tras unos segundos, intentar arrancar.

- Para desconectar las pinzas hay que seguir el orden inverso.

En todo este proceso, no se deben tocar las pinzas con las manos ni hacer que se toquen entre ellas.

Otra opción más sencilla pero más costosa y puede que más lenta consiste en contactar con el seguro, quien debería enviar una grúa a nuestra ubicación para auxiliarnos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud