Motor

Esta es la diferencia entre obtener un resultado desfavorable y otro negativo en la ITV

En el año 2020, el 17 % de los turismos involucrados en siniestros de tráfico con heridos o fallecidos no tenía la ITV en vigor, según datos compartidos por la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV).

No tenerla en vigor puede deberse a un descuido al olvidar la fecha de caducidad de la última revisión. Pero también puede deberse a una decisión a propósito, por miedo a no pasar el trámite.

Según ofrece la asociación, en aproximadamente el 80 % de las inspecciones, el resultado es favorable en la inspección. Sin embargo, esta valoración no implica necesariamente que el coche esté en perfectas condiciones, sino que puede contener algún defecto leve. "En ese caso se le pedirá al conductor que los repare lo más pronto posible, pero no será necesario que vuelva a la estación para que se realice nueva inspección técnica", explican desde AECA-ITV.

Conducir hasta el taller o en grúa 

Sin embargo, en el 20 % de inspecciones restantes se dan dos resultados: desfavorable y negativo. Y al contrario de lo que se puede pesar, son diferentes e implican diferentes consecuencias

El resultado desfavorable se da cuando los técnicos de la ITV detectan algún defecto grave. Por señalar algunos ejemplos, neumáticos en mal estado, emisiones contaminantes por encima de lo establecido o frenos en mal estado, entre otros.

Este diagnóstico implica que el titular del vehículo deberá subsanar los errores señalados y regresar de nuevo a una estación de la ITV en un plazo no superior a los dos meses. "Por su seguridad y la del resto de ciudadanos, solo podrá realizar el trayecto entre la estación de ITV y el taller, es decir, no puede circular con el vehículo", precisa la asociación.

Cuando la inspección detecta defectos muy graves, los técnicos no ven seguro que el vehículo haga trayectos entre la estación y el taller y la ITV se salda con un resultado negativo. En consecuencia, se prohíbe al vehículo la circulación.

"En este caso el defecto es de tal importancia que resulta peligroso que se desplace y deberá ser trasladado en grúa hasta el taller para que se reparen los defectos detectados", diferencia AECA-ITV.

Lo que no cambia respecto al resultado anterior es el plazo de tiempo fijado para solucionar los defectos señalados en la inspección, que debe ser inferior a los dos meses. Una vez subsanados, el titular podrá elegir la estación de ITV que quiera para volver a enfrentarse a la inspección.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin