Bolsa, mercados y cotizaciones

Brasil, un riesgo que podría merecer la pena: la bolsa está en máximos pero todavía sigue 'barata'

  • La economía del país arroja dudas porque se contrajo en el primer trimestre
  • En lo que va de año también se gana un 5% adicional por el cambio de divisa
Cristo del Corcovado, en Río de Janeiro
Madrid

La bolsa brasileña es una de las más alcistas en 2019 y la subida la ha llevado a máximos históricos. Sin embargo, con el beneficio esperado para el año que viene Brasil sigue siendo atractivo en comparación a otras plazas. Eso sí, el inversor debe tener cuidado, ya que han aparecido 'nubes oscuras' en el horizonte de la mayor economía de Sudamérica, que se contrajo en el primer trimestre.

Cuando un inversor cree que es buen momento de mirar fuera del Continente y se interesa por Sudamérica, el destino inevitable que termina valorando es Brasil. Es la mayor economía de la región, y su bolsa está siendo una de las que más brilla en 2019, en un año en el que los grandes índices de bolsa a lo largo de casi todo el mundo están recuperándose del mal 2018.

El Bovespa sube casi un 20% en el año, y cotiza en el entorno de máximos históricos (los marcó el jueves de la semana pasada, en los 105.817 puntos), algo que, sin embargo, no está siendo suficiente para evitar que el selectivo brasileño sea uno de los más baratos ahora para los inversores, tomando como referencia la previsión de beneficios para el próximo año de Bloomberg. Con estos parámetros, el PER (veces en las que el beneficio está recogido en el precio) del Bovespa es ahora de 11,54 veces, más atractivo que las 12,6 veces de México, las 13,6 veces de Chile, y muy por debajo de otros mercados emergentes como el de la India, que se sitúa en las 16,4 veces.

Además, quien invierta en euros en la bolsa brasileña también tiene motivos para celebrar, ya que el real sube más de un 5% frente a la divisa europea en el año, 5 puntos más de rentabilidad que se suman al buen año del selectivo carioca. Los analistas avalan la recuperación que está viviendo la bolsa del país dando buenas recomendaciones, de forma general, a las compañías que integran el Bovespa: según el consenso de mercado que recoge FactSet, 32 de las 66 firmas que componen el índice son una compra, y 29 un mantener, con sólo 5 ventas en el selectivo.

Todo esto hace de Brasil, donde también las firmas españolas tienen una exposición destacable (Santander, Mapfre, Telefónica o Iberdrola son algunos de los ejemplos de compañías con una parte de su negocio en el país), un mercado atractivo para invertir pero, como avisan la mayor parte de gestores de bolsa emergente, es importante diversificar en estos mercados, y no meter todos los huevos en la misma cesta. En este caso puede ser especialmente importante, teniendo en cuenta que la macro brasileña está dando ciertas señales de debilidad que, si bien parece que no han asustado a los inversores, que mantienen al Bovespa en zona de máximos, sí preocupan a algunos expertos, que avisan que el contexto de la ralentización del crecimiento global es una amenaza para el país.

La economía se empieza a contraer

El recuerdo de la recesión está todavía fresco en Brasil, que dejó atrás la última en 2017, después de varios años de crecimiento negativo de su PIB. Ahora, el primer trimestre ha hecho saltar las alarmas: la economía se contrajo un 0,2% respecto al trimestre anterior, lo que amenaza con una nueva recesión si el PIB vuelve a caer de forma consecutiva en el segundo trimestre. Eso sí, el crecimiento fue un 0,5% superior en el primer trimestre en comparación con el mismo periodo del año anterior. El frenazo "se explica por el desplome de las exportaciones, en un contexto de práctico estancamiento de la economía interna", señalan desde Bankia. Desde el IEB coinciden, al señalar "dos factores que limitarán la capacidad de crecimiento y la recuperación de la economía brasileña: la desaceleración de la economía mundial, que generará una caída de los términos de intercambio, y el lento avance de la adopción de reformas económicas".

El Instituto rebaja la previsión de crecimiento real (PIB descontando la inflación) hasta el 1,8%, un porcentaje que, sin embargo, es optimista, si se compara con el 0,8% que maneja el propio banco central de Brasil. Otros organismos, como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, mantienen estimaciones mucho más optimistas, con un crecimiento esperado para 2019 del 2,2% y 2,1% interanual, respectivamente.

Los datos macro que se han publicado en julio han sido algo mejores de lo esperado, con una contracción de la producción industrial en mayo del 0,2%, frente al 0,3% esperado, una ligera reducción de la tasa de paro y una balanza fiscal menos deficitaria de lo previsto (13.000 millones frente a los 14.400 millones esperados).

Quien esté dispuesto a asumir el riesgo de invertir una parte de su cartera en una bolsa que, a pesar de estar barata por PER, podría tener que enfrentarse a turbulencias macroeconómicas, tiene varios fondos disponibles a la venta en España. Los cuatro que mejor lo hacen en el lustro son el DWS Invest Brazilian Equities, el Bradesco Glbl Braz Eqs, el BNY Mellon Brazil Equity y el Santander AM Brazilian Equity, que logran rentabilidades anualizadas a 5 años del 9,2%, 8,6%, 6,8% y 6,6%, respectivamente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.