Bolsa, mercados y cotizaciones

Uno de cada diez fondos que dicen ser socialmente responsables no lo es

  • De los 2.377 productos sostenibles por folleto, 249 reciben una nota baja
  • Europa es una de las regiones que más está impulsando estas finanzas
Foto: Archivo

De los 2.377 fondos que en su folleto de registro de producto aseguran seguir una política de inversión socialmente responsable, el 13% cuenta con una nota baja o por debajo de la media de su categoría de inversión, según los criterios utilizados por Morningstar para clasificarlos. Esto significa que aproximadamente uno de cada diez fondos cuentan con una cartera de valores con peores notas en sostenibilidad que sus competidores.

Morningstar utiliza su propia metodología aplicando los criterios de la consultora especializada Sustainalytics para asignar un nota de sostenibilidad a las compañías que componen los subyacentes de los fondos. Según este baremo, Morningstar otorga una calificación a los fondos en una escala del 1 al 5, ocupando el primer escalón los productos con una nota baja, seguidos por los que cuentan con una nota menor que la media.En tercer lugar aparecen los que se encuentran en la media; después, los que se están por encima de la media; y en quinto lugar, los que cuentan con una nota alta. Siempre teniendo en cuenta que esta calificación se refiere a los fondos respecto a su categoría.

Ese 13% de fondos que figuran en los escalones más inferiores no significa que no apliquen criterios de sostenibilidad y que éstos no sean correctos. Pero demuestra hasta qué punto el inversor que quiere tener en cuenta estos criterios de responsabilidad debe tener cuidado a la hora de elegir y no fijarse sólo en la información que le ofrece el fondo. Porque existen productos que incluyen en su folleto el carácter de inversión socialmente responsable pero luego, según el criterio de Morningstar, están por debajo de los productos de su categoría a la hora de cumplir con estos compromisos.

De hecho, son las compañías que componen la cartera las que van perfilando la sostenibilidad del fondo, ya que cuanto mayor sea el compromiso ASG (las siglas que identifican los factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo que marcan la inversión socialmente responsable), mejor consideración tendrá por parte de las consultoras especializadas a la hora de otorgar sus notas.

La otra cara de la moneda de estos datos es que 583 fondos declarados ASG se encuentran por encima de la media, mientras que 478 fondos tienen una nota alta.

No solamente los fondos declarados ASG (son los únicos que cumplen estos criterios. De hecho, de los 7.721 fondos que no los siguen, el 28,6% cuentan con una nota por encima de la media o alta respecto a su categoría, mientras que el 31% se situaría en las notas inferiores.

Para realizar este análisis se han tenido en cuenta a los fondos Ucits disponibles a la venta en España para el inversor minorista, en clases en euros, que requieren de una inversión mínima por debajo de los 30.000 euros, y declaran en su folleto tener en cuenta los criterios de inversión socialmente responsable, según los datos de Morningstar hasta marzo de este año.

La demanda creciente de los inversores por fondos de inversión que cumplan con criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo ha llevado a las gestoras a crear departamentos especializados en esta temática y a dar cada vez más relevancia dentro de la organización a este tipo de productos. Porque no solamente son los inversores minoristas más concienciados los que están impulsando esta tendencia, sino que los inversores profesionales como grandes fondos de pensiones están siendo muy activos desde hace años a la hora de seleccionar productos financieros que cumplen con los criterios ASG.

Más que una tendencia

Según el último estudio de Global Sustainable Investment Alliance, correspondiente al año pasado, el patrimonio invertido en activos sostenibles ha alcanzado un volumen de 30,7 billones de dólares globalmente, un 34% más que en 2016. Y Europa es una de las regiones que más está impulsando esta apuesta por la economía verde, reflejada en el Plan de Finanzas Sostenibles que presentó la Unión Europea el año pasado, donde los factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo cobran más fuerza en el mundo de la inversión. Algo parecido a lo que el Acuerdo de París ha significado a la lucha contra el cambio climático.

En España, las gestoras también se han puesto las pilas para adaptarse a esta nueva realidad. De hecho, según la consultora VDOS, 115.600 millones de euros invertidos en fondos españoles cuentan con un ranking de calidad sostenible según los criterios de MSCI, de los que únicamente 2.100 millones cuentan con una nota igual o inferior a 5, con datos del primer trimestre de 2019. Un volumen sostenible importante, teniendo en cuenta que el patrimonio total de los fondos de inversión asciende a 266.000 millones de euros, según los datos de abril de Inverco.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.