Bolsa, mercados y cotizaciones

La valoración de Ence sólo cae un 6% por el posible cierre de su planta de Pontevedra

  • La planta de celulosa de Lourizán supuso un tercio del 'ebitda'
Fábrica de Ence en Pontevedra. Foto: Archivo.

La planta de celulosa de Ence en Pontevedra inició su actividad en 1958, cuando se le concedió un periodo de explotación de 75 años, es decir, hasta 2033. Sin embargo, en enero de 2016 le fue otorgada una prórroga de 60 años más hasta 2076. Esta decisión ya fue recurrida entonces por el Concello de Pontevedra, la Asociación por la Defensa de la Ría de Pontevedra y Greenpeace pero, hasta ahora, contaba con el apoyo del Ejecutivo a través de una Abogacía del Estado que ha retirado su soporte a la espera de lo que dicten los tribunales. Un escrito suyo, que contradice su postura anterior, entiende que el plazo máximo para una prórroga tiene que contarse desde el momento en que se otorgó la primera concesión y no puede exceder los 75 años.

Precisamente éste sería el peor escenario que contemplan desde la compañía, aunque lo ven "improbable" y, según explicaban en una nota a la CNMV-, "en este peor escenario, la fortaleza del balance de la sociedad y su bajo endeudamiento, unido a los altos precios de la celulosa previstos para los próximos años, permitirían a la sociedad hacer frente a la situación reformulando su plan estratégico sin renunciar a sus objetivos".

Así, Ence -valor que ha entrado a formar parte del índice de ideas de inversión de elEconomista en la última revisión- estima en 181 millones el eventual impacto, de los cuales 74 millones vendrían directamente de la caja y el resto responderían al deterioro de los activos. Desde Bankinter explican que "aunque la compañía menciona en este mismo comunicado que continuará defendiendo la legalidad de la prórroga, este hecho supone un nuevo foco de elevada incertidumbre para la compañía".

Dentro de un mes la Audiencia Nacional debe decidir si continúa o no con el procedimiento. De ser así, el litigio podría alargarse hasta 6 años hasta que Ence, como ha adelantado, agote todas las acciones legales (incluyendo instancias europeas). "Creemos que a corto plazo no se va a cerrar la planta, durante este tiempo la planta seguirá operativa y a los niveles actuales de precios de la celulosa el cash flow de la planta seguirá siendo positivo", explica Gonzalo de Cueto, analista de Mirabaud.

Otra fuente, que prefiere no ser citada, opina que "el escenario más probable es que Ence pueda seguir con su actividad con total normalidad, ya que en principio si dos leyes entran en contradicción [Ley de Patrimonio de 2003 y Ley de Costas de 2013] la que prevalece es la más reciente, así que parece que es más hacer ruido y ganar apoyos en Pontevedra que otra cosa".

Mientras tanto, la reacción de los inversores ha sido inequívoca al lanzarse a deshacer posiciones en el valor en contra de lo que recomienda el consenso de analistas que recoge FactSet, el cual sugiere que la estrategia adecuada es mantenerlas -perdió el consejo de compra a finales del mes de febrero-.

Sus títulos se han desplomado más de un 14% desde el pasado jueves, cayendo a mínimos de febrero de 2018 en el entorno de los 5 euros por acción. Esta caída, a su vez, la ha dejado como el valor más pequeño del Ibex 35 por capitalización. "Claramente este riesgo no estaba descontado por el mercado y a su valor ahora hay que aplicarle un descuento, que nosotros estimamos en un 30%, aunque seguimos viendo valor en la compañía", advierte el analista de Mirabaud. Así, las firmas de análisis le han recortado la valoración en torno a un 6% hasta los 7,6 euros, lo que le deja un potencial superior al 50%.

El peor escenario

La planta de Pontevedra supuso el 38% del ebitda -beneficio antes de impuestos, intereses, amortizaciones y depreciaciones- del grupo. "En una primera aproximación tomando como referencia los múltiplos de Ev/ebitda mínimos de los últimos años, supondría una valoración en torno a 4,25 euros, por lo que ante el aumento de incertidumbre recomendaríamos estar al margen del valor", advierten desde Bankinter.

Desde Sabadell creen que en el peor escenario posible, aparte del impacto en caja antes mencionado, "supondría un recorte en la valoración del 38% sin considerar que parte de la producción se pueda trasladar a otra ubicación". Por contra, desde la entidad catalana creen que "si se da el escenario de continuidad [resolución de mantenimiento de la prórroga actual en el corto plazo] el precio objetivo se situaría en 6,6 euros [32% de recorrido]".

También desde Moody's se han pronunciado, avisando de que "en el caso de que se cierre inmediatamente la planta, el apalancamiento se elevaría desde 1,6 veces a 3,6 veces, lo que superaría las 3 veces donde tenemos el límite para considerar un bono como Ba2", con lo que desde la agencia también advierten al fabricante de celulosa.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

p. cortos meparto!
A Favor
En Contra

Y lo que te rondaré morena!! Sobre todo como empiece a meterse Goldman Sac.a$, Wallaces, y toda la banda de cortos y bajistas que operan con el aplauso de la cnbmv, ¿con acciones prestadas por los accionistas o por brokers con letra pequeña?

6%, o 14% si consideramos que se supo sobre 6e, o todo lo que ganó entrando en Ibex desde 7e!

Además eso, que está haciendo un macro HCH que como pierda 5e, se va como poco a 4,5 y de ahí la pueden vapulear todo lo que quieran con malas noticias, cortos,.. como a DIA, a la que sustituyó.

Puntuación 1
#1