Bolsa, mercados y cotizaciones

Los 'oligopolios perfectos' para chutar a balón parado en bolsa

  • Estas concentraciones de firmas han subido un 450% en una década
  • Los expertos apuntan al sector tecnológico como el mejor ejemplo
Imagen: Dreamstime.

Tal y como lo atestiguan los principios básicos de micro y macroeconomía -que suelen hacer una continua alusión a Adam Smith, el padre del capitalismo-, en una situación de libre mercado, la competencia entre los principales protagonistas de los sectores que lo componen es fundamental para su óptimo funcionamiento. En su obra La riqueza de las naciones, Smith señalaba que la mejor regulación de la economía es la que efectúa "la mano invisible del mercado", en clara referencia a la competencia en las empresas. "La competitividad entre ellas [las compañías] es el sistema que mejor sirve a las necesidades de la sociedad", aseguraba el filósofo y economista de origen escocés.

Con esta afirmación, Smith pretendía poner de manifiesto que las empresas, cuando se encuentran sometidas a un sistema de libre mercado, han de hacer frente a la competencia, y que su éxito o fracaso depende de la aceptación de sus productos frente a dicha competencia.

De hecho, es precisamente por esta competencia por lo que, a largo plazo, las empresas que satisfacen la demanda de los consumidores tienen éxito y aquellas que no lo hacen desaparecen y son remplazadas por otras. "El mercado es mucho menos eficiente cuando alguien puede imponer sus precios", asegura Juan Ignacio Crespo, analista económico y asesor del fondo de inversión Multiciclos Global de Renta 4.

La competencia en los países sometidos al Libre Mercado es de tal importancia que se ha hecho vital la aparición de numerosos organismos de competencia, que existen para velar por los derechos y libertades de los ciudadanos y del resto de compañías en esta materia.

Sin embargo, como en toda lógica formal, siempre existen excepciones. En la actualidad abundan los sectores en los que un grupo reducido de compañías tiene más de un 50 por ciento de cuota de mercado del total de las ventas que se realizan en él.

Es lo que en términos técnicos se conoce como un oligopolio. Se trata de una situación del mercado en la que el número de vendedores es muy reducido, de manera que controlan y acaparan las ventas de determinados productos de forma casi total.

"Es una situación de mercado cada vez más común. Y esto es algo que se explica por la capacidad de expansión de las empresas que forman parte del mercado. Su internacionalización favorece una atomización en compañías cada vez más grandes que han decidido crecer de manera inorgánica", explica Miguel Ángel Bernal, profesor y coordinador del Departamento de Investigación del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB).

Existen una serie de catalizadores que favorecen que la amalgama de pequeñas empresas se acaben convirtiendo en grandes compañías y "se genere un microclima de concentración en determinados sectores", analiza el mismo experto. "Me refiero a grandes requerimientos de capital que actúan como barrera de entrada para las compañías más pequeñas, a barreras tecnológicas (es el caso de Apple y Samsung), o incluso a temas de regulación", afirma.

En este sentido, "sí que existen oligopolios nuevos en el mercado, como es el caso de Apple y Samsung. De hecho, me atrevería a decir que es más propicio que se den en el terreno de las nuevas tecnologías que en el sector industrial en la actualidad", analiza Crespo quien asegura, como Bernal, que en sectores diferentes al industrial es más fácil entrar a competir porque se requiere menos capital. Sea como sea, los ejemplos más representativos de empresas que se encuentran en esta situación entre las grandes cotizadas mundiales se revalorizan de media más de un 450 por ciento en bolsa en la década.

Airbus y Boeing

Si hay dos compañías que durante el primer trimestre del año estén acaparando la atención de propios y extraños en el mercado de renta variable, esas son Airbus y Boeing. Los títulos de ambas firmas se posicionan entre los que más suben en bolsa en lo que va de año en el EuroStoxx y en el Dow Jones al revalorizarse más de un 30 por ciento desde el primero de enero.

Un comportamiento que no es de extrañar. No en vano, sus acciones han registrado alzas en bolsa en nueve de los últimos diez años, algo poco común en el mercado bursátil. Y siempre lo han hecho de la mano. En lo que va de siglo, sus acciones casi siempre han cotizado en la misma dirección. De hecho, el único año en el que su cotización no estuvo correlacionada fue en el ejercicio 2006, cuando los títulos de la firma europea se desmarcaron de la tendencia alcista marcada por Boeing en aquella época.

Según los datos recogidos desde Bloomberg, la cuota de mercado conjunta de ambas compañías dentro de su industria ronda el 98 por ciento. Un porcentaje que siempre ha sido elevado pero que se ha ido incrementando en la última década. En este sentido, en 2009, la cifra apenas superaba el 85 por ciento. Ante este inmejorabe track record, que hunde sus raíces en unos fundamentales más que sólidos, los analistas solo pueden otorgar una robusta recomendación de compra a sus acciones y un potencial que, sobre todo en el caso del conglomerado europeo, es muy elevado: supera el 20 por ciento

Tecnológicas

Según los datos que el consenso de analistas de Bloomberg, en 2018 Apple y Samsung coparon casi un 45 por ciento de las ventas totales del sector. Si a ellas se le suma las ventas de sus comparables chinas, Huawei y Transsion (ninguna de las dos cotizan en bolsa), el resultado es que casi un 65 por ciento de los ingresos de estas firmas recae sobre cuatro firmas. Samsung es la compañía mejor valorada por los expertos, por ello forma parte de elMonitor, la herramienta de elEconomista que reúne a las firmas más sólidas por fundamentales.

El aspecto más positivo con el que cuenta la empresa frente a sus grandes rivales es que su negocio no está tan condicionado por los móviles. De hecho, si para la surcoreana este segmento supone casi un 40 por ciento de las ventas, en el caso de Apple solo del iPhone depende más del 60 por ciento de la facturación.

A expensas de como evolucione el ejercicio en bolsa para Samsung, lo que sí parece que tienen claro los expertos es que sus títulos todavía tienen atractivo. Desde que arrancó el ejercicio ganan más de un 20 por ciento, pero de cara a los próximos meses podrían anotarse otro 14 por ciento más si alcanza su precio objetivo, en los 47,74 dólares. Cerca de un 90 por ciento de las firmas de inversión que la siguen aconseja tomar posiciones sobre sus títulos, y ninguna de ellas opta por venderlos.

Automovilísticas

En el mundo de la automoción, las firmas europeas Volkswagen, el grupo PSA y Renault copan esta posición dominante de mercado. Entre las tres empresas continentales tienen más del 50 por ciento de un sector cada vez más atomizado. No en vano, las compañías hacen gala, cada vez más, de un espectro de marcas de automóviles cada vez mayor, por lo que "su poder de fijación de precios se mantiene relativamente estable", afirman desde JP Morgan. Se trata de un sector que se ha visto afectado en el mercado de renta variable desde que estalló el escándalo de los motores diésel de Volkswagen en 2015.

La última gran amenaza que pende sobre su negocio es la guerra comercial promovida por Estados Unidos. El arancel del 25 por ciento con el que el presidente de la primera potencia económica del mundo, Donald Trump, amenaza al sector pondría en riesgo el 50 por ciento de los ingresos de los grandes grupos de Alemania en el país, según un informe del Instituto de Investigaciones Económicas de Múnich (Ifo). Pese a ello, aun se pueden encontrar compañías con una recomendación de compra sólida como la de Volkswagen.

Tabacaleras y cerveceras

En el ámbito tabaquero, Philip Morris, British American Tobacco (BAT), China National Tobacco y Japan Tobacco acaparan casi el 80 por ciento de la producción, según las últimas cifras oficiales de las que se tiene constancia, que datan de finales de 2017. La recomendación de compra que recae sobre sus títulos es clara en todas ellas menos en Philip Morris, que camina por el fino alambre que separa un consejo de compra de uno de mantener.

Con Heineken y Anheuser Busch ocurre igual. Solo ellas acaparan casi un 60 por ciento. Eso sí, de las dos, solo la belga es una oportunidad de compra a los precios a los que cotiza.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

La viga en el propio
A Favor
En Contra

No hace falta ir tan lejos, aquí mismo, en España:

Agroseguro S.A., con la complicidad de la C.N. de la Competencia tiene, no ya un oligopolio, sino el monopolio de todos los seguros agrarios, pecuarios y de piscitorias que se puedan contratar en España.

Y solo sus seguros agrarios se subvencionan, con el dinero de nuestros impuestos, para evitar que ninguna aseguradora compita con el monopolio y ni lo intente.

Y no pasa nada. Y los altos funcionarios lo consienten, que es lo bueno que tienen lo de las puertas giratorias bien manejadas. Para que nadie pregunte.

Puntuación 10
#1