Bolsa, mercados y cotizaciones

La banca de la Eurozona cotiza como cuando se esperaban tipos en negativo

  • Su multiplicador de beneficios a 12 meses es de 8,2 veces...
  • ...como no se veía desde desde el referéndum del 'Brexit'
Foto: Getty.

Tras un arranque del ejercicio fulgurante para la banca -en el que llegó a acumular subidas del 10% en enero-, 2018 va camino de acabar como un año para olvidar para el sector de la eurozona en bolsa, con un desplome del 25%, lo que le convierte en el sector más bajista de la región.

Este castigo en el parqué ha llevado a los bancos a cotizar a un multiplicador de beneficios de los próximos 12 meses en torno a las 8 veces, niveles que no visitaban desde el Brexit y, anteriormente, en febrero de 2016, en las semanas previas a que el BCE decidiese rebajar el tipo principal al 0% y la tasa de depósito al -0,4%. La gran diferencia es que en aquel momento el mercado descontaba incluso otra bajada en el interés de la facilidad de depósito -al -0,5%- y que el de financiación principal se situase en negativo, según datos de Bloomberg.

Ahora el mercado descuenta una primera subida de tipos en la región en diciembre de 2019. Eso sí, la expectativa se ha retrasado sustancialmente, ya que hace solo unas semanas se esperaba que llegase en septiembre del año que viene. Así, el temor a que la ralentización global haga que al BCE se le acabe el tiempo antes de poder llevar a cabo una normalización de los tipos está pesando sobre un sector que mira también con preocupación a la situación en Italia, al Brexit y a las dudas de los emergentes.

"La industria ha sido uno de los peores sectores por los riesgos políticos, el crecimiento decepcionante y el retraso en las expectativas de alza de tipos, que también ha hecho mella en el sector. Sin embargo, nuestra visión es que veremos tipos positivos significativamente antes de lo que implican los futuros. Además, el momentum de ganancias está mostrando señales de mejora", apuntan en UBS.

En términos relativos, el beneficio del índice bancario de la eurozona cotiza con un descuento del 35% frente al EuroStoxx. Esto supone apenas 5 puntos porcentuales menos de rebaja que en los momentos más críticos del estallido de la crisis económica y de la de deuda periférica. Mientras, con respecto al valor en libros la rebaja alcanza el 37%. "Que las valoraciones estén tocando suelo sugiere que los inversores están posicionados con respecto a los riesgos en una sola dirección, cuando pueden ir en dos. Solo están colocados para un escenario bajista, lo mismo que sucedió en verano de 2016", reflexionan desde Citi.

En este sentido, la última vez que la industria estuvo cotizando en estos multiplicadores de beneficios llegó a dispararse posteriormente más de un 80%. Eso sí, la corrección sufrida desde los máximos de este año ha reducido el rendimiento logrado al 24%. "Mantenemos un sobreponderar en la banca para 2019, ya que ofrecerían un potencial al alza asimétrico si el tono del BCE se volviese más positivo. También deberían beneficiarse de cualquier mejora en Italia y en los activos de riesgo", apuntan desde Société Générale.

Por entidades, Unicredit, Banco BPM y la propia Société Générale ofrecen los múltiplos más baratos, todos ellos cotizando a menos de 7 veces sus beneficios de los próximos 12 meses, según datos de FactSet. En España las dos entidades que se compran a un PER más bajo son BBVA y Sabadell, a 7,3 y 7,4 veces sus ganancias, respectivamente.

Los problemas del sector

En todo caso, tras mucho tiempo cotizando por debajo de su valor contable y con las dudas sobre la normalización monetaria, el mercado aún mira con desconfianza a la industria. "Los inversores que hemos encuestado dicen que están infraponderando el sector financiero de manera más significativa que hace un año y esperan que lo hagan peor que el mercado en los próximos 12 meses", señalan en Barclays.

Y es que la banca todavía está lejos de solucionar todos sus problemas. Tras el importante esfuerzo realizado para recortar costes, el crecimiento tendrá que venir mediante un aumento de la cifra de negocio o de los tipos de interés que haga incrementar sus márgenes. En línea con esta preocupación del mercado, CaixaBank ha dado dos objetivos distintos de rentabilidad para su plan estratégico: del 12% con subidas del precio del dinero y del 10% con la hipótesis de una curva de tipos plana.

"Nuestra principal preocupación es el bajo nivel de rentabilidad que prevemos para el sector. Un retorno sobre el capital [ROE] de doble dígito se ha convertido en la excepción", apuntan en MorningStar, al tiempo que advierten: "No prevemos que el banco medio europeo sea capaz de elevar su cifra de negocio al ritmo del aumento del PIB de manera consistente. La penetración del crédito es alta y, además, se espera que aumente la competencia de las tecnológicas y las telecos".

Los analistas estiman que este año el sector acabará con una rentabilidad sobre el capital del 8,6% y que el año que viene alcanzará el 8,8%. Mientras, se estima que la cifra de negocio crecerá un 3%. "Desde que empezó la crisis global y de la eurozona, la facturación de los bancos ha decepcionado. Esto se ha producido por una combinación de bajos tipos de interés, una reducida demanda de préstamos y la disposición de los bancos a competir por precios toda vez que sus productos se han vuelto más uniformes", concretan en Berenberg.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0