Bolsa, mercados y cotizaciones

Qué compañías pueden subir de 'peso' bursátil por capitalización

Airbus aspira a ascender a peso súper pesado al superar los 60.000 millones de euros, mientras que IAG y Ferrovial preparan su 'gancho' para pasar de pesos ligeros a medios.

La bolsa española no es un mercado de compañías con mucho valor bursátil. La mayor cotizada del país, Inditex, capitaliza 112.500 millones de euros, cinco veces menos que Alphabet. En conjunto, las 35 del Ibex no alcanzan los 700.000 millones de euros de valor bursátil, mientras que la capitalización agregada de las 30 del Dow Jones es de, aproximadamente, 5,4 billones de euros.

Si organizamos las compañías del IGBM (Índice General de la Bolsa de Madrid) en categorías -en este reportaje se han elegido las que se utilizan en boxeo- queda bien claro que Inditex no se mide en el cuerpo a cuerpo con nadie en España. Este peso súper pesado no tiene rival en capitalización, y sólo se le acerca Santander, con sus 85.670 millones (ver gráfico).

Airbus: de pesado a súper pesado

Tras estos dos gigantes del ring, hallamos a una empresa no Ibex y con alma francesa, Airbus. El grupo aeronáutico se encuentra a sólo un paso de ascender de categoría para convertirse en el tercer peso pesado del mercado español (entendiendo por pesos pesados aquellas compañías que rebasan los 60.000 millones de euros). A día de hoy, Airbus capitaliza 56.000 millones de euros -compite en el cuadrilátero con grandes como Telefónica, BBVA o Iberdrola-, pero el consenso de mercado que recoge FactSet da a sus títulos un potencial del 7,5 por ciento, lo que supone otorgarle un valor bursátil superior a los 60.590 millones.

La compañía presentó hace un mes sus cifras del primer trimestre, que revelaron una caída de la cartera de pedidos del 3 por ciento y unos ingresos de 13.000 millones, un 7 por ciento más de lo esperado. "Los resultados han sido débiles, pero el primer trimestre suele ser poco representativo", señalaron entonces desde el equipo de análisis de Bankinter. Los mismos expertos lamentaron "que la compañía siga preocupada por los motores de su nuevo avión de pasajeros A320neo, así como por el desarrollo del programa A400M". Este último, un avión militar, fue uno de los lastres de su beneficio en 2016.

Este cúmulo de factores provocó una caída de las ganancias del 63 por ciento el año pasado, hasta los 1.000 millones, pero los expertos esperan que en 2017 el gigante aeroespacial alcance los 2.700 millones. Y la cifra seguirá creciendo: el beneficio aumentará más del 25 por ciento en 2018 y 2019, hasta situarse en los 4.500 millones.

En un informe reciente, George Ferguson, analista de Bloomberg Intelligence, anticipaba que los ingresos procedentes de la venta de aeronaves comerciales subirán en el segundo trimestre, "ya que se entregarán más aviones A320", el modelo estrella de la compañía.

Arcelor: de peso medio a peso pesado

ArcelorMittal, por su parte, elevará su capitalización en más de 7.000 millones en los próximos 12 meses, según los analistas, lo que le permitirá rebasar la cota de los 25.000 millones y saltar a peso pesado, noqueando incluso a Aena y a CaixaBank. Su potencial, tras situarse entre las más bajistas del Ibex este año, supera el 30 por ciento. Hoy, la acerera es un peso medio, que se enfrenta en el cuadrilátero a compañías de la talla de Amadeus, Endesa o Repsol, que cotizan por encima de los 20.000 millones.

El grupo, que acaba de realizar un contrasplit a través del cual ha aglutinado tres acciones en una, recibe una recomendación de compra por parte del consenso de mercado. En un informe publicado tras la presentación de los resultados trimestrales, a mediados de mayo, Citi otorgaba a sus títulos un potencial superior al 50 por ciento. Lo hacía en base a factores como el crecimiento del resultado bruto del grupo (ebitda), de unos 2.000 millones, que batió en un 11 por ciento la previsión del mercado gracias en gran parte a la recuperación de los precios del acero, su cifra más elevada desde 2012.

El aumento de las ganancias de Arcelor también respalda su ascenso a la segunda categoría más alta del ring. El grupo obtuvo un resultado de 1.670 millones de euros en 2016, lo que lo ha convertido en la líder por beneficios de su sector.

IAG y Ferrovial ascienden a peso medio

No resulta extraño que IAG aparezca entre los púgiles preparados para subir de categoría, teniendo en cuenta el rally que experimentan sus títulos en el parqué: se anotan un 33,6 por ciento en 2017, lo que los sitúa entre los más alcistas del Ibex. Todo apunta a que se aupará a los pesos medios tras superar los 15.000 millones de valor bursátil.

El grupo aeronáutico se ha repuesto del Brexit (que, inicialmente, causó un recorte en sus previsiones) y, de hecho, el consenso de mercado ha mejorado considerablemente sus estimaciones: ahora espera que este año roce los 2.000 millones de euros de beneficio, un 16,5 por ciento más de lo esperado hace seis meses. La cifra de cara a 2018 ha repuntado aún más: un 19 por ciento, hasta rondar los 2.100 millones.

Según explican los analistas de Cantor Fitgerald, "las razones de estas renovadas perspectivas son la debilidad del petróleo y la estabilización de la libra tras los peores momentos". Por su parte, los expertos de JP Morgan consideran que una de las claves es su dominio de las rutas transatlánticas, mientras que en Citi aluden al "éxito de la reestructuración en Iberia" y a su capacidad de competir en el bajo coste con Vueling.

Esta mejora de las ganancias explica que, pese a su espectacular avance en bolsa, las acciones de IAG luzcan el PER (número de veces que el beneficio está recogido en el precio) más bajo del Ibex, de 7,4 veces.

También engordaría a peso medio Ferrovial, que debería superar holgadamente los 15.000 millones de capitalización si no quiere defraudar al mercado. El grupo presentó a comienzos de mayo sus resultados del primer trimestre, en los que el ebitda creció un 17 por ciento (hasta rozar los 230 millones) y los ingresos un 38 por ciento. La recomendación del valor es un comprar de forma ininterrumpida desde enero de 2016. "Su facturación podría incrementarse en 2017 dado el aumento de los pedidos en construcción y en servicios", explican los analistas de Bloomberg en un reciente informe. En el pasado, el grupo hacía el grueso de su negocio en la construcción (lo que le permitió sacar réditos del boom inmobiliario), pero hace ya más de una década que su actividad principal se sustenta sobre grandes infraestructuras y obras públicas, como aeropuertos y autopistas. Su exposición a España también ha menguado considerablemente. Si en 2010 este país aportaba el 40 por ciento de sus ingresos, a día de hoy genera el 24 por ciento. Su principal mercado es Reino Unido (representa un 38 por ciento), seguido de España, EEUU y Canadá.

Colonial salta a peso pluma

Inmobiliaria Colonial -la única de las grandes del ladrillo que aún cotiza en bolsa- debería capitalizar, según los expertos, algo más de 3.000 millones de euros, lo que supondría su ascenso a peso pluma, que en la clasificación de elEconomista aglutina a compañías que cotizan entre 3.000 y 5.000 millones. Actualmente, Colonial es un peso gallo, junto con grupos como BME, Atresmedia o Cie Automotive. Eso sí, es una candidata a regresar al Ibex 35, nueve años después, pudiendo sustituir a Visfocan o Indra en la revisión del próximo 7 de junio. Incluso si cumple las expectativas del consenso, Colonial seguirá muy lejos de su capitalización de años pasados: en 2006, justo antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, llegó a rebasar los 8.000 millones de euros en el parqué.

La compañía cuenta con una recomendación de mantener para el consenso de mercado y un potencial cercano al 8 por ciento, hasta los 7,82 euros. A primeros de este mes, el grupo cerró una ampliación de capital acelerada que le ha permitido captar cerca de 250 millones de euros.

Euskaltel y Applus, de mosca a gallo

Ya entre los púgiles de envergaduras inferiores, merece una subida de categoría, según los analistas, Euskaltel, a la que ven capitalizando más de 1.600 millones, al igual que pesos gallo como NH Hotel Group o Hispania. La operadora de telecomunicaciones vasca acaba de cerrar la compra de Telecable, grupo que opera en Asturias, por cerca de 690 millones de euros. Desde que se conocieron las condiciones de la operación, el pasado 16 de mayo, los títulos del grupo suben un 8 por ciento y se sitúan en máximos de marzo de 2016. La adquisición llega después de la compra de R-Cable, un operador similar en Galicia, en 2015, con lo que la compañía da por conquistado el norte de España.

De la operación sorprendieron positivamente las sinergias anunciadas, de 245 millones, "superiores a las previstas", reconoce Andrés Bolumburu, analista de Sabadell, y agradó su sentido estratégico, "porque le permite mantener un ritmo alto de generación de caja y por la complementariedad geográfica", añade Luis Padrón, de Ahorro Corporación.

En un informe publicado días antes del cierre de esta compra, Citi recortaba ligeramente sus previsiones para la compañía después de publicar Euskaltel unos resultados peores de lo esperado (ganó 13,2 millones de euros en el primer trimestre, un 9,5 por ciento menos que en el mismo periodo de 2016); pero mantenía su consejo de compra y daba a sus títulos un potencial del 40 por ciento. "El valor se beneficia de una valoración atractiva en términos de flujo de caja, ya que cotiza con un llamativo descuento respecto a sus comparables".

La compañía vasca cuenta, por otro lado, con el favor del consenso de mercado: desde que salió a bolsa el 1 de julio de 2015 ha lucido, de forma ininterrumpida, una recomendación de compra.

Si Euskaltel lleva sólo un par de años en el parqué, poco más longeva es la historia bursátil de Applus, que cotiza desde el 9 de mayo de 2014, fecha en la que protagonizó el mejor debut desde el de Amadeus cuatro años atrás, al anotarse un 4,5 por ciento en su primer día.

Los analistas de JP Morgan consideran que el grupo se beneficiará de diversos factores, como su liderazgo en los servicios de certificación para los sectores petrolero y gasista. "Se ha visto favorecida por el aumento de los estándares en esta industria, y del desarrollo de nuevos yacimientos", afirman. El otro gran nicho para Applus es la automoción: "Su negocio debería salir reforzado del aumento global de la producción de vehículos, así como del aumento de las normativas de calidad y seguridad", señalan los mismos expertos.

PharmaMar, al filo de saltar al 'ring'

La antigua Zeltia cotiza en el entorno de los 900 millones de euros, pero los analistas consideran que está lista para superar la barrera de los 1.000 millones, lo que supondría su incorporación a peso mosca; allí se enfrentaría a empresas como Liberbank, Axiare o Parques Reunidos. El consenso da a sus títulos un llamativo potencial del 36 por ciento.

La esperada salida de pérdidas, apoya al grupo farmacéutico. Zeltia cerró 2016 con unas pérdidas de 24 millones de euros y se espera que este año continúe en rojo. Pero obtendrá, según las estimaciones, beneficio positivo en 2018, y alcanzará los 33 millones de ganancias en 2019.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin