Bolsa, mercados y cotizaciones

La gran banca cree que el euro perderá la paridad frente al dólar este mismo año

  • ING, RBS y Credit Suisse estiman que la paridad se perderá

Goldman Sachs se atrevió a afirmar la semana pasada que el euro tiene pico y pala. ¿Qué pasaría cuando llegue al suelo que marca la paridad contra el dólar? Muy sencillo, que empezará a cavar. La divergencia entre la política monetaria de Estados Unidos, con la Reserva Federal (Fed) preparada para empezar a subir los tipos a partir de la reunión de junio, y el Banco Central Europeo (BCE) inyectando miles de millones de euros al mercado cada mes, solo puede alejar más a las dos divisas. El suelo de la paridad no frenará una corrección provocada por los diferenciales de crecimiento, inflación y política monetaria en las dos regiones.

La entidad estadounidense cree que el euro acabará el año por debajo de la paridad, en concreto, en 0,95 dólares por euro, una previsión que apoyan otras grandes casas de análisis. ING Direct y ANZ Bank (entidad australiana y neozelandesa) respaldan que el euro caerá hasta ese nivel este año. Por su parte, Royal Bank of Scotland prevé un descenso de la moneda común hasta 0,98 dólares este año y Credit Suisse sitúa el tipo de cambio en 0,99 dólares al final del año.

De cumplirse estas previsiones, el euro podría romper este año los mínimos de 2003 contra el billete verde, situados en los 1,03 dólares, y caer hasta niveles no vistos desde julio de 2002, siete meses después de que la divisa llegara a las calles.

¿Frenará este descenso del euro en 2016? Esta es otra de las grandes preguntas. El BCE seguirá inyectando liquidez, como mínimo, hasta septiembre de 2016, mientras la Fed seguirá subiendo los tipos de interés, cerca del 2% hacia el final del año (según las estimaciones de los miembros de la entidad). En definitiva: la divergencia monetaria continuará durante casi dos años.

Para Bank of America, que el euro siga cayendo en 2016 dependerá de que "el BCE introduzca un segundo programa de compra de bonos (un QE2) o no". Barclays cree que el billete verde también mantendrá su fortaleza "incluso si los menores precios del petróleo y el avance del dólar retrasa la primera subida de tipos de la Fed por un tiempo". "Los mercados de divisas siguen centrando su atención exclusivamente en la divergencia entre las políticas monetarias de los principales grupos monetarios del mundo", explica Ebury.

Goldman crea tendencia

Goldman Sachs, cree que hay otros factores al margen de las acciones de los bancos centrales que tienen mucho peso al margen de la política diseñada desde Fráncfort. En su opinión, los flujos de capitales desde Europa hacia otros países, en busca de rentabilidades más atractivas (carry trade) o divisas más fuertes, puede ser un factor de peso importante en los próximos años. En el inicio de 2015 se ha visto la primera salida neta de flujos de la eurozona.

"Desde 2011 se ha acumulado un elevado volumen de ahorro, el mayor desde que se inició el euro, reflejo del intenso proceso de ajuste que todos los sectores", explica el equipo de análisis de Deutsche Bank, por lo que "la mayor parte de este dinero acumulado en Europa se invertiría mayoritariamente fuera".

En septiembre de 2014, Goldman Sachs fue uno de los primeros grandes bancos en prever una caída del euro hasta la paridad, escenario que está cerca de cumplirse. Entonces el euro estaba en 1,3 dólares y en las últimas semanas llegó a tocar los 1,049 dólares. Parece que acertaron en la paridad, aunque no tanto en el calendario: creían que llegaría a verse este escenario hacia finales de 2017. Sin embargo, el QE del BCE sorprendió a todos por su volumen y cambió el escenario de mercado. Detrás de Goldman, toda una retahíla de bancos de inversión recortaron sus previsiones para la moneda común, escenario que refleja cómo la entidad estadounidense crea tendencia entre otras grandes casas de análisis.

Goldman sitúa el tipo de cambio en 2016 en 0,85 dólares, mientras que ING, ABN Amro y Ebury sitúan este nivel en 0,95 dólares. Otras casas se unen a las estimaciones que apuntan al euro por debajo de la paridad, como Deutsche Bank o Citi, que esperan un descenso de la moneda única hasta 0,9 y 0,97 dólares respectivamente.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud