Bolsa, mercados y cotizaciones

La Fed mantiene los tipos al 5,5% pero advierte de los escasos avances para terminar de dominar la inflación

El organismo encabezado por Jerome Powell ha optado mantener los tipos de interés al nivel actual, entre el 5,25% y el 5,50%. Esa es la decisión unánime que han tomado los miembros de la Reserva Federal tras la reunión que han mantenido este miércoles. Pero en el comunicado, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) ha destacado que "en los últimos meses, ha habido una falta de mayores avances hacia el objetivo de inflación del 2%", confirmando los temores de una resistencia de los precios. Todo ello, mientras los mercados siguen borrando bajadas de tipos en los próximos meses.

La Fed se ha puesto más dura en la lucha contra la inflación con un cambio significativo en su discurso. Hasta ahora el organismo estaba satisfecho con la evolución de los precios, pero los últimos datos macro, han terminado por endurecer el comunicado del FOMC, siguiendo los recortes de expectativas de los mercados para bajar tipos.

"El Comité no espera que sea apropiado reducir el rango objetivo hasta que haya adquirido mayor confianza en que la inflación avanza de manera sostenible hacia el 2%", han subrayado el organismo, que ha añadido que "las perspectivas económicas son inciertas y el Comité sigue muy atento a los riesgos de inflación".

La Fed baja el ritmo de la reducción del balance

Además, el organismo encabezado por Powell ha anunciado que seguirá reduciendo el balance. La novedad está en que, a partir de junio, el organismo bajará el ritmo de ventas 60.000 millones de dólares a 25.000 millones de dólares.

Powell ha salido a escena en plena recomposición del mercado sobre las expectativas de tipos de interés. En EEUU, ahora mismo, la perspectiva es que solo haya una bajada de tipos en lugar de seis, que se calculaba a principio de año, mientras que en la eurozona espera tres en lugar de siete.

Algunos analistas hasta alertaban que Powell podía endurecer su discurso ante el temor de un rebrote inflacionista. El presidente ha confirmado ante las preguntas que es "poco probable" que el próximo paso de la política monetaria sea un aumento. En este sentido, el presidente de la Fed ha indicado que el organismo necesita ver "evidencias persuasivas" de que su política no es lo suficientemente restrictiva para llevar a cabo esa medida. Suponía un mensaje tranquilizador para el mercado, que temblaba ante un nivel superior de dureza.

Los principales índices estadounidenses han comenzado a subir con fuerza, después de la aclaración de Powell, tras haber cotizado de forma mixta buena parte de la sesión. Así, el selectivo industrial Dow Jones se ha disparado más de un 1% hasta superar el nivel de los 38.240 enteros, mientras que el S&P 500 ha subido casi un punto porcentual hasta rebasar los 5.080 puntos. Por su parte, el Nasdaq 100 ha registrado un alza del 1%, hasta el nivel de las 17.600 unidades.

En relación con la política monetaria de la Fed, Powell ha indicado que esta se encuentra "bien posicionada" para lidiar con cualquier eventualidad, confirmando que el banco central no reducirá el precio del dinero hasta que no haya más "confianza" de que se está avanzando al objetivo del 2% de la inflación.

Sin fecha para el primer recorte

Para ello, la Reserva Federal parece encomendarse a los datos. Preguntado por el momento en el que se pueda producir un primer recorte de tipos, Powell ha indicado que "los datos tendrán que responder a esa pregunta por nosotros". En este sentido, el presidente del banco central ha insistido en que, para saber si están en el sendero correcto del 2% de la inflación, necesitarán más confianza, lo cual "tomará más tiempo de lo inicialmente previsto".

Además, ante las preocupaciones de una posible entrada en un periodo de estanflación, Jerome Powell ha indicado que, si bien se ha producido un frenazo en la economía estadounidense y los precios siguen elevados, él no percibe que se esté avanzando a ese escenario. Powell ha señalado que, en determinados indicadores, el crecimiento económico se sitúa al 3% y la inflación está por debajo del 3%.

Últimos datos preocupantes

Los últimos datos macro no habían tranquilizado por el lado de la inflación. El deflactor del consumo personal (PCE) subyacente (ni energía ni alimentos) dentro del PIB del primer trimestre se aceleró hasta el 3,7% anualizado en el primer trimestre respecto al 2% de cada uno de los dos anteriores. Además, la economía se frenó con fuerza. Pasó del 3,4% de final de año a un crecimiento intertrimestral del 1,6%.

El dato de marzo, que se publicó un par de días después, tampoco sirvió para detener al mercado, que no para de borrar bajadas de tipos para este año.

"Seguimos esperando que la Fed baje tipos este año, dos veces, empezando en septiembre", explica el economista jefe de la gestora de fondos AXA IM, Gilles Moëc. Y añade que "todo ello, en el supuesto de que el dato del PIB del primer trimestre, inferior al crecimiento potencial por primera vez en casi dos años, apunte al inicio de una desaceleración duradera que ayudaría a reiniciar el proceso de desinflación, especialmente dado el endurecimiento de las condiciones financieras generales, con los rendimientos a 10 años volviendo a niveles nunca vistos desde el otoño pasado".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud