Bolsa, mercados y cotizaciones

Puig reparte un dividendo récord antes de su estreno en bolsa

  • Sobre las ganancias de 2023, se han repartido 186 millones 
  • La compañía espera repartir el 40% de sus beneficios a partir de 2025 
  • Con la valoración de la compañía, el próximo pago podría rentar un 1,6% 
Marc Puig, CEO y presidente de Puig. Archivo
Madrid icon-related

La familia Puig afronta sus últimos días en solitario al frente de la perfumera. Y antes de oficializar la salida a bolsa, la saga catalana aprobó un dividendo récord como último pago antes de convertirse en una empresa cotizada. En una junta de accionistas celebrada el pasado 5 de abril, las diferentes ramas dieron el visto bueno a repartir 186,1 millones de euros con cargo a prima de emisión, según consta en el folleto hecho público este jueves.

La cifra es superior a los 160 millones que se repartieron en 2023 y los 110 millones que se pagaron en 2022. En 2021, todavía con los efectos a flor de piel –en 2020 las pérdidas fueron de 72 millones- no se distribuyó dividendo alguno.

La familia no solamente remuneró a los accionistas, también aprobó un premio extraordinario de "entre 80 millones y 90 millones" vinculado a la salida a bolsa para toda la plantilla. Además, galardonó a Marc Puig, el presidente, con un bono de 9,3 millones de euros y a otros altos directivos, entre los que se incluye todo el comité ejecutivo, con una paga de 7,4 millones a repartir.

En total, el primer ejecutivo de la organización se embolsó 25,7 millones de euros. Lo hizo gracias a obtener hasta 14,7 millones por dos planes de incentivos -incluido el de la salida a bolsa-, 1,7 millones por su retribución fija y 3,4 millones por la retribución variable.

Mientras, el vicepresidente y primo de Marc Puig, Manuel Puig obtuvo 20,2 millones de euros entre su retribución fija, variable y bonos.

Política de dividendos a partir de la salida a bolsa

Tal y como se refleja en el folleto, la compañía por el momento no garantiza que, a partir de la salida a bolsa, distribuya dividendos y matiza que, en caso de producirse la retribución a los accionistas, no se especificaría el nivel o importe de dichos dividendos: "El importe de los futuros dividendos que decidamos pagar, en su caso, y nuestra futura política de dividendos, en su caso, dependerán de una serie de factores, incluyendo (pero no limitado a) el importe de los beneficios y reservas distribuibles y nuestros planes de inversión, los ingresos, el nivel de rentabilidad, la generación de flujo de caja, las restricciones al pago de dividendos en virtud de la legislación aplicable", según se explica en el documento. Consulte aquí el calendario de dividendos.

No obstante, el grupo Puig sí que ha declarado su intención de distribuir dividendos en efectivo en el futuro próximo, manteniendo un payout (porcentaje de los beneficios que se destina al pago de dividendos) de aproximadamente el 40%, en línea con lo realizado durante los últimos ejercicios.

En este sentido y según lo publicado en el folleto, la empresa catalana prevé realizar el primer reparto de dividendos en 2025 sobre los beneficios que genere durante el ejercicio de 2024. Así, si se aplica a las ganancias de 2023, un crecimiento del 6% (la compañía espera uno entre el 5% y 7%), los beneficios de Puig en este ejercicio se situarían en el entorno de los 490 millones de euros. Aplicando un payout del 40%,la compañía podría distribuir casi 200 millones de euros en dividendos.

Este dividendo total y, tomando la parte baja de la horquilla de la valoración ofrecida por la empresa de perfumería (de 12.700 millones de euros), ofrecería a los inversores una rentabilidad del 1,6%, de las más bajas del sector, solo por encima de L'Óreal y Hermès y también en el rango bajo de los rendimientos del Ibex 35.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud