Bolsa, mercados y cotizaciones

Vuelven los problemas para el ahorrador: su producto favorito ya no protege de la inflación

Imagen: Dreamstime.

Los depósitos pierden atractivo rápidamente. Y ya no sólo porque sus rendimientos estén bajando, que también, sino porque la rentabilidad real que se obtiene ya con las mejores ofertas a un año vuelve a ser negativa si se tiene en cuenta el impacto de la inflación. Desde hace semanas la banca está revisando a la baja los intereses que paga en sus plazos fijos, hasta dejarlos en el entorno del 3%. Es difícil conseguir algo más, salvo en la negociación individual, y esta rentabilidad ya no es suficiente para batir a una inflación en el 3,4%.

Un documento formativo elaborado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España explica el impacto de la inflación en los ahorros de la siguiente manera: "Puede que sus ahorros aumenten debido a los intereses que paga su banco por sus cuentas de ahorro. Con estos ahorros solo podrá comprar más que antes si el tipo de interés real es positivo". Y ahora, la rentabilidad real de los depósitos gira en torno al -0,4%.

En los últimos días dos entidades más han recortado la remuneración de sus plazos fijos a un año, y tras ello la rentabilidad más elevada que puede conseguir un particular a un año es del 3,15% (inferior a lo que paga una letra, que ofrece un 3,4% en el mercado secundario). El dueño de ese 3,15% es Banco Finantia, que ha empezado a comercializar otro depósito al 3,6% para los nuevos clientes que lleven al menos 100.000 euros al banco. Este mismo depósito que paga un 3,15% llegó a dar un 3,6% a finales del año pasado. EBN Banco, que defiende el tercer depósito más rentable en este vencimiento, también ha recortado la rentabilidad del 3,2% al 3,1% recientemente.

Que superen ligeramente el 3% hay dos depósitos más en el plazo de doce meses: el de Pibank, que paga un 3,14% y el de la Cuenta Facto de BFF, que supera simbólicamente esta cifra con un 3,03%. El resto ofrece rendimientos inferiores (ver gráfico).

La anterior tabla agrupa las ofertas más altas contratables directamente en España, pero en realidad la banca está ofreciendo a los particulares un interés medio del 2,58% por los plazos de hasta un año, frente al 2,61% que ofrecía en noviembre, según los últimos datos disponibles en el Banco de España. Pese a esta caída en la rentabilidad los españoles se mantienen fieles a este producto de ahorro, en los que guardan cerca de un billón de euros. Es algo que viene de lejos. Incluso cuando los plazos fijos no ofrecían rentabilidad ninguna mantuvieron su dinero en ellos.

En estos últimos días también se ha producido un nuevo lanzamiento, de la mano de MyInvestor. Se trata de un plazo fijo con vencimiento a 3 meses que ofrece un 4%. La letra pequeña es que requiere tener o contratar una cartera automatizada desde 150 euros. Entre ellas hay una conservadora, compuesta de fondos monetarios y de deuda corto plazo que actualmente ofrece una TIR neta de comisiones del 3,6%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud