Bolsa, mercados y cotizaciones

El error en una hoja de Excel que hizo perder 86 millones de euros al fondo soberano de Noruega

Foto: Dreamstime.

Todos somos humanos y, por lo tanto, susceptibles de cometer errores. Sin embargo, algunos errores son más graves que otros. De eso puede dar fe un empleado desconocido del fondo soberano de Noruega, que hizo perder al NBIM (las siglas de Norges Bank Investment Management) unos 86 millones de euros al equivocarse de casilla en un Excel.

Lo cuenta el Financial Times: un empleado (al que se da el sobrenombre de 'Simon' en los informes internos del NBIM) colocó en una celda equivocada unos datos que conllevaron un error en el cálculo del índice con el que el fondo soberano noruego mide su rendimiento.

En un primer momento, el fondo soberano había informado de un rendimiento de 118.000 millones de corona noruegas, pero con este error (en una "hoja de cálculo gigantesca", lo que lleva a pensar al Financial Times que se trata de Excel, el producto de Microsoft) pasó a ser de 982 millones de coronas menos, unos 86 millones de euros.

El error en el cálculo permaneció durante varios meses, hasta que el Ministerio de Hacienda noruego alertó al NBIM de que sus cuentas no cuadraban. Fue entonces cuando el fondo soberano revisó sus cálculos e identificó ese desajuste.

De hecho, el propio NBIM reconoció este fallo en un discurso de su CEO, Nicolai Tangen, realizado ante una comisión del parlamento noruego en abril y disponible en su página web. Quizá pasase desapercibido, pero todo quedaba 'negro sobre blanco': "En febrero de este año (2023), se descubrió un error de cálculo en la composición del índice con el que nos medimos. Este error llevó a una sobreponderación marginal en la renta fija estadounidense en relación con la renta fija mundial".

"Utilicé la fecha equivocada"

El FT tuvo acceso a las explicaciones del empleado desconocido, 'Simon', a sus superiores. En ellas, asegura que después del aviso de la Hacienda noruega se dispuso a repasar todos los movimientos y, tras una exhaustiva consulta, descubrió la causa del error: "Fue un error manual. Mi error. Utilicé la fecha equivocada, el 1 de diciembre en lugar del 1 de noviembre".

El terror de 'Simon' fue compartido por Patrick du Plessis, jefe global de monitorización de riesgos del NBIM, que se sintió "físicamente enfermo" cuando le comunicaron el error.

Este fallo, sin embargo, no tuvo consecuencias a nivel laboral. Ninguna de las personas implicadas en la toma de decisiones de todo el proceso tuvo que afrontar sanciones de ningún tipo y, de hecho, la respuesta de Nicolai Tangen fue, contra todo pronóstico, positiva y empática.

"¡Estas cosas pasan! Llevamos a cabo una operación compleja y lo que más me sorprende es que históricamente hemos tenido muy pocos o ningún incidente como este (...) No dejes que esto arruine tu fin de semana", rezaba el positivo mensaje del CEO del NBIM ante un error que les costó decenas de millones de euros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud