Bolsa, mercados y cotizaciones

Las tarifas del comercio marítimo se disparan: mover un contenedor de China a Europa cuesta ahora un 160% más

  • El precio por fletar un contenedor de Shanghái a Róterdam supera los 4,400 dólares
  • Los precios se duplican a escala global en menos de tres semanas
  • Los costes se sitúan en niveles no vistos desde finales de 2022
Un barco de contenedores cargando en el puerto. Dreamstime
Madridicon-related

Los costes y tarifas del comercio internacional, principalmente en barco, estuvieron a la baja durante el año pasado. Pero esta tendencia cambia en lo que va de 2024 con un repunte de los precios que dobla a escala global lo marcado el año pasado por la tensión en torno al Mar Rojo y el rodeo que tienen que dar los barcos contenedores que van de Asia a Europa sin pasar por el Canal de Suez. Ahora, fletar un contenedor del puerto de Shanghái, en China, al de Róterdam en Países Bajos cuesta 4.400 dólares, un 160% más que el primero de enero.

Cualquier indicador que recoja los costes y tarifas del comercio marítimo registra un rápido repunte en lo que va de 2024. Por ejemplo, el índice de fletes de Bloomberg, que mide el precio por alquilar un espacio en un barco, se dispara un 90% desde el primero de enero. Esto contrasta con lo visto en el 2023 en el que los precios del transporte de mercancías cayeron un 35% por las débiles previsiones macroeconómicas y la recuperación del sector de los cuellos de botella tras la pandemia.

Ahora contratar un contenedor de 40 pies (el más común del comercio entre puerto y puerto y adaptable a trenes y camiones) cuesta 3.070 dólares a escala global, el doble de lo registrado al cierre del 2023, según el índice de precios WCI que elabora Bloomberg con datos de la consultora marítima Drewry. Es decir, supera cualquier valor medio registrado a escala global en los doce meses pasados y se sitúa en máximos de noviembre del 2022.

Este drástico repunte de los precios se debe a la reducción del tráfico marítimo a través del Mar Rojo y el Canal de Suez: la ruta más corta entre China y la eurozona. La alternativa es rodear todo el continente africano que supone más costo en combustible y más tiempo del barco en el mar al realizar menos viajes al año por cubrir la misma ruta casi en el doble de tiempo. Como dato, viajar alrededor de África puede reducir el suministro de contenedores en un 12%, según apuntaron desde el banco de inversión Stifel

Además, existen otras derivadas de los ataques de los rebeldes hutíes que pueden incrementar aún más los precios por fletar un contenedor. "Las primas de seguros para toda la industria podrían aumentar en respuesta a los ataques en el Mar Rojo y el Golfo de Adén", explicaron desde Alliance Global Partners.

De hecho, el principal factor que aumenta el precio por contenedor a escala global es la ruta entre los puertos de Róterdam y Shanghái, las referencias para Europa y China. Mover mercancía entre ambos puertos cuesta ahora un 160% más que hace tres semanas al superar los 4.400 dólares. En comparación, la ruta entre China y la costa oeste de Estados Unidos (puerto de Los Ángeles) ha visto un incremento de los precios del 30% hasta rozar los 2.800 dólares por contenedor. Y la ruta entre Róterdam y la costa oeste de Estados Unidos apenas registra un cambio significativo en lo que va de enero, lo que refuerza la idea de que la economía europea tiene un nuevo punto de tensión con los precios que no se vería en Estados Unidos.

Eso sí, existe otro factor determinante en el aumento de los precios de los barcos que van de Asia a la costa oeste de Estados Unidos. Tradicionalmente, la ruta más corta sería cruzar el Canal de Panamá ya que atravesar el océano Pacífico supone menos de 8.000 millas náuticas (14.990 kilómetros). Pero la sequía que asola a este país reduce la cantidad de agua de este paso artificial en Centroamérica, lo que también genera retrasos y aumento de los precios del comercio por este paso.

Varias firmas de análisis ya contemplan un incremento de los beneficios de las navieras para este año por el incremento de los precios. "En cuanto a ver tasas más altas en 2024, el actual contexto podría agregar varios miles de millones aunque la tensión solo dure dos o tres semanas", explicó el responsable de la compañía logística internacional OL, Alan Baer.

Así, a corto plazo esto puede generar un repunte de la inflación, según Bloomberg, que se vería acrecentado si los precios del combustible también repuntan (algo que no ha pasado en lo que va de 2024 con el barril Brent por debajo de los 88 dólares). Pero a pesar de que los precios han borrado cualquier caída vista en el último año la oferta sigue siendo lo suficientemente alta como para situarse lejos de los 15.000 dólares por contenedor que llegaron a pagarse en el peor momento del 2022. "Esto es peor que con el caso Evergiven, pero no es tan malo como lo que vino después del Covid. Eso sí fue una disrupción a escala mundial", explicó el jefe de investigaciones de transporte marítimo de S&P Global, Rahul Kapoor.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud