Bolsa, mercados y cotizaciones

El BCE reconoce por primera vez que hay riesgo de haberse pasado de frenada con la subida tipos

  • Las actas de la última reunión confirman que la inflación está casi controlada
  • Los miembros perciben cierto peligro de que caiga por debajo del objetivo
  • No quiere cantar victoria por la incertidumbre, pero roza el éxito
El BCE ya se plantea la necesidad de no excederse con sus políticas. Fuente: Dreamstime
Madrid icon-related

En la reunión del pasado 26 de octubre, el Banco Central Europeo (BCE) decidió, por primera vez en 16 meses, no subir los tipos de interés. El mensaje que lanzó Christine Lagarde, presidenta del organismo, no fue muy diferente de lo que venía comunicando la institución en los meses pasados: la inflación sigue siendo un peligro y no se puede cantar victoria, pero la publicación de las actas del encuentro demuestra un cambio significativo en el debate del Consejo de Gobierno de la entidad. Tanto, que incluso se ha planteado la necesidad de tener cuidado para no pasarse de rosca con el endurecimiento de la política monetaria, algo que llevaría a la inflación a caer por debajo del objetivo del 2% que mantiene el banco central.

El análisis que se hizo en la reunión de octubre de la situación macroeconómica y geopolítica no es muy diferente del que lleva haciendo el BCE en los últimos meses: la incertidumbre es muy elevada, lo cual no da lugar a la complacencia, y les obliga a decidir sus medidas de política monetaria reunión a reunión, de forma "dependiente de los datos". Sin embargo, sí se aprecia un cambio de actitud en el debate que se planteó durante el encuentro, una reunión que terminó siendo la primera en casi un año y medio en la que no se tocaron los tipos de interés.

A pesar de haberse desatado la guerra en Israel, el Consejo de Gobierno del BCE no había percibido unas tensiones importantes en los mercados debido al conflicto, ni en el precio de la energía, ni en ningún otro elemento que ponga el riesgo el cumplimiento de su objetivo de inflación. Eso sí, la situación requiere de una constante vigilancia, por el riesgo de que los precios del petróleo puedan subir, y el peligro de que esto genere un repunte de la inflación que eche por tierra los últimos esfuerzos del BCE.

Los miembros del BCE estuvieron de acuerdo con el análisis inicial de Philip Lane, el economista jefe del organismo, que reconoce cómo la economía sigue experimentando un frenazo económico sensible, algo que apoya la continuidad en la ralentización del crecimiento de la inflación, hacia el objetivo del 2% que mantiene el BCE. Además, los repuntes en la rentabilidad a vencimiento de los bonos estadounidenses también estarían ayudando al organismo a acercarse a su meta. Tanto es así, que algunos de los miembros temen que el BCE pueda pasarse de rosca con el endurecimiento de su política monetaria.

El peligro de una inflación por debajo del objetivo

Para el BCE, "los datos económicos y financieros de la inflación, las dinámicas de la inflación y la fortaleza de la transmisión de la política monetaria se están moviendo en la dirección correcta, una evidencia de que la política monetaria está funcionando como se pretendía", recogen las actas como unas de las conclusiones del debate. Sin embargo, los miembros del Consejo no quieren morir de éxito, y advierten de la necesidad de tener mucho cuidado para evitar que la inflación llegue a caer por debajo del objetivo del 2%.

En el encuentro "se hizo notar que el frenazo que se está produciendo en la actividad económica refleja el impacto rezagado de las subidas de tipos", y el análisis que mantiene el Consejo les permite concluir que "con las perspectivas actuales, se puede esperar que la inflación caiga al objetivo del 2% en el año 2025". Es muy importante, eso sí, recordar que "aunque se asume que la última milla para conseguir que la inflación caiga al 2% es la más complicada, el Consejo de Gobierno debe tener mucho cuidado de que sus esfuerzos para suavizar el crecimiento de la inflación no provoquen que esta caiga por debajo del objetivo", destaca el documento.

Ahora, el BCE ve con satisfacción cómo "la mayor parte de indicadores de inflación han superado su techo, y siguen cayendo, algo que el Consejo de Gobierno reconoce llevar esperando desde hace meses", indican. Eso sí, a pesar del peligro de pasarse de rosca, destacan la necesidad de mantener el rumbo, y recuerdan las lecciones del pasado: "Todos los periodos exitosos de desinflación requirieron un tiempo prolongado de tipos en territorio restrictivo, y de debilidad en el mercado laboral", recuerda el BCE.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud