Bolsa, mercados y cotizaciones

El rebote en bolsa se come una tercera parte del potencial hasta resistencias

  • El Ibex tiene como objetivo volver a los niveles previos al Covid
Foto: iStock
Madridicon-related

Pese a que el conflicto en Oriente Próximo parece seguir lejos de resolverse, durante los últimos días los mercados han ratificado el hecho de que el principal factor que mueve ahora los flujos de capital está en los bancos centrales y en las perspectivas que se manejen sobre sus próximos movimientos. De ahí que el mayor consenso que existe ahora en torno al final del proceso de subidas de tipos, tanto en Europa como en Estados Unidos, se haya traducido en fuertes compras tanto en la renta fija como en la variable.

Así, desde los mínimos alcanzados el pasado 27 de octubre (que eran mínimos de enero), el índice de referencia en Europa, el EuroStoxx 50, se ha anotado un 5% mientras que el Ibex 35 se ha revalorizado casi un 6%. En Wall Street, el S&P 500 también ha aprovechado el último tirón de la temporada de resultados para subir un 7%.

Con este rebote, lo que ha sucedido es que, de cara al inversor, la ecuación rentabilidad/riesgo actual ya no es tan atractiva como era hace solo unos días, cuando se podía lograr un rendimiento que doblaba el riesgo de caída. Ahora, prácticamente queda la misma distancia hasta primeros objetivos que hasta soportes, tal y como explica Joan Cabrero, asesor de Ecotrader. "La semana pasada las principales bolsas europeas marcaron nuevos máximos crecientes dentro del contraataque alcista que iniciaron desde los mínimos del 27 de octubre, donde, de forma general, se ha establecido un suelo que permite identificar esos mínimos como la línea divisoria que separa un contexto alcista de uno potencialmente bajista a corto/medio plazo". Estos niveles se sitúan en los 3.993 puntos del EuroStoxx 50 y los 8.800 puntos del Ibex 35. "Si en próximas sesiones hubiera una consolidación de parte de la subida lo vería, operativamente, como una inmejorable oportunidad para comprar bolsa con una mejor ecuación rentabilidad/riesgo", agrega.

"En el caso del EuroStoxx 50, los 3.993 puntos han sido un probable suelo de la fase correctiva que inició en el entorno de los 4.500 puntos, que sería el objetivo a valorar de cara a un posible rally de Navidad", hasta los cuales le quedaría un potencial del 6,3% frente al riesgo del 6% de caída que supondría volver a soportes. En el Ibex, los objetivos pasan por recuperar los niveles donde cotizaba antes del Covid, en los 10.100 puntos, hasta donde queda un 6,7% de posible ganancia. "Por el contrario, no debe perder el soporte de los 8.800 puntos, que ya se sitúa a un 7% de los niveles actuales", advierte Cabrero.

Esta semana, la principal referencia para los mercados, además del conflicto bélico que se viene desarrollando durante el último mes en Gaza, será el dato de inflación del mes de octubre en Estados Unidos, estimado en un 3,3% interanual (desde el 3,7% de septiembre) que servirá para calibrar si definitivamente se aleja el riesgo de que la Reserva Federal aún lleve a cabo alguna subida más del tipo de interés. En Europa, se conocerá el dato de PIB del tercer trimestre del año, también clave para cuantificar el deterioro económico que ya se viene avanzando con los datos de actividad y que podría resultar en una recesión durante los próximos meses.

La banca tira del Ibex

En la sesión de ayer tuvo un claro protagonismo el sector bancario, que copó los puestos de los valores más alcistas de la sesión. Y esto, pese a que el vicepresidente del BCE advirtió ayer, en una comparecencia en Fráncfort, que "el sector se enfrenta a mayores riesgos a la baja debido a las perspectivas de un deterioro en la calidad de los activos, menores volúmenes de préstamos y mayores costes de financiación". "Si bien los indicadores de calidad de los activos han sido sólidos durante el último año, los primeros signos de deterioro se están volviendo visibles, particularmente en las empresas más pequeñas y en algunos sectores como el inmobiliario comercial", ha apuntado. Ayer Sabadell, Bankinter y CaixaBank fueron 3 de los 4 títulos que más subieron en el índice español, seguidos de Cellnex, que presentó sus cuentas el pasado viernes.

Al otro lado del Atlántico, la semana comenzó con tono mixto, con un ojo puesto en el dato de inflación que se publica hoy y, con otro, en Washington, que se enfrenta de nuevo a la posibilidad de sufrir un shutdown, o el cierre administrativo del gobierno si no se alcanza un acuerdo presupuestario antes del viernes por la noche. Desde Moody's ya han movido ficha en este sentido y han revisado a la baja su perspectiva, de estable a negativa, sobre la deuda estadounidense, ante la posibilidad, además del propio shutdown, de mayores déficits presupuestarios en los próximos años y una mayor polarización de la escena política a falta de un año para las próximas elecciones.

El 'T-Note' borra casi la mitad de la subida desde que tocó el 5%

Durante las últimas semanas el mercado ha sido testigo de una gran correlación entre la bolsa y los bonos, especialmente desde que se empezó a especular con el final del tapering iniciado a mediados del año pasado. Una vez que el pasado 19 de octubre el bono americano a 10 años tocó el 5% de rentabilidad exigida, comenzaron las compras al calor de la perspectiva de que se había tocado techo en las subidas de tipos. El 'papel' estadounidense se fue en dos semanas hasta el 4,5%, alcanzado el miércoles de la semana pasada y, desde ahí, los inversores se han vuelto a posicionar en la renta fija pública yankee, coincidiendo con la mayor incertidumbre en torno a un posible shutdown esta semana. Así, al bono ahora se le exige un 4,68% de rentabilidad en el mercado secundario, borrando así casi la mitad de las ganancias por precio que se habían acumulado desde que tocase máximos. Ayer Morgan Stanley apuntaba a junio como la fecha más probable para ver el primer recorte de tipos por parte de la Fed.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud