Bolsa, mercados y cotizaciones

Salvador Martí, tras sacar a bolsa 3 cotizadas: "Tenemos un problema por el miedo a perder el control en la empresa"

Salvador Martí. Foto: Europa Press
Valenciaicon-related

Fue uno de los pioneros en el Mercado Alternativo con la tecnológica de reconocimiento facial Facephi, en la que asegura que no ha vendido ninguna acción tras salir de la gestión, e hizo historia al convertir al CF Intercity en el primer equipo de fútbol español cotizado. Salvador Martí ya tiene otra firma que cotiza en el BME Growth, las cafeterías Vanadi Coffe.

¿Cómo se consigue sacar tres empresas a bolsa y de sectores tan distintos?

Todo empezó con nuestro producto de reconocimiento facial en Facephi. Salimos a cotizar porque teníamos el software, pero se había acabado el dinero para comercializarlo. Cuando nos cuentan que existe una herramienta, el MAB de entonces, que es como una bolsa pequeña para pymes, nos chocaba que fuera posible que una empresa tan pequeña como la nuestra pudiese cotizar. Lo hicimos y fue un éxito, en el sentido de que conseguimos financiación para salir a vender el producto. También he tenido la suerte de encontrarme con tres proyectos que me han gustado y en que he encontrado muy buenos compañeros de viaje.

¿Qué fue lo más difícil en ese debut en bolsa en 2014?

La falta de experiencia del día a a día. Cuando empezamos a cotizar recuerdo que presidentes de otras cotizadas me decían: "Esto es como una gripe que todos pasamos cuando salimos a bolsa, lo que todos hacemos es mirar la cotización todo el día como si por eso fuera a subir". La bolsa es una montaña rusa no apta para cardíacos. Y se corre el riesgo de que no te centres en el negocio. Tienes que olvidar un poco la cotización diaria y saber que no siempre la acción refleja el valor de tu empresa, pero que a la larga normalmente tiende a hacerlo. Seguir la cotización te puede desorientar del negocio, que es lo importante, y eso sí que es un problema. Con la experiencia aprendes que cuando cae la acción un 30% es porque en un valor tan pequeño alguien vende 30.000 euros y te tira el precio, pero ya lo recuperará si tú te centras en lo importante.

¿Con Facephi les llegó a costar más conseguir las primeras ventas que cotizar?

Realmente cerrar las primeras ventas era muchísimo más difícil que salir a bolsa, que básicamente es cumplir un protocolo administrativo, ser transparente y enseñar tus vergüenzas y abrir los libros. En una tecnología tan malo es llegar antes como llegar tarde y creo que con Facephi nos pasó algo de eso. El problema era que vendíamos una tecnología dirigida a la seguridad de los bancos. Todo el mundo la probaba y decía que era muy buena, pero nadie nadie quería ser el primero. Al ser una pequeña empresa si algo fallaba quién se equivocaba era el que la había contratado. Hasta que hay un valiente que apuesta y vendes a un primer banco, luego un segundo y entonces los competidores se interesan.

Lo siguiente fue el CF Intercity: un equipo de fútbol de regional que es el primero en cotizar en España.

Eso sí que es una locura, porque en el fútbol ya puedes hacer las cosas muy bien o fichar a quien quieras, pero es la pelota la que manda. Si el día de la final la pelota da en el palo y entra, asciendes y es un éxito. Pero si da al palo y se queda en la línea, como nos pasó un año, es un fracaso. Hasta Segunda División todos los equipos pierden dinero, pero a partir de esa categoría es cuando empieza a ser rentable. Nos planteamos ver qué pasaba si lo que habíamos aprendido en Facephi lo hacíamos con un club de fútbol, desde cero, porque intentarlo con un equipo de 100 años y su masa social es mucho más complicado. Lo hicimos y tuvimos suerte, porque el factor suerte en el fútbol también es importante. De estar en la séptima categoría en cinco años logramos ascender cuatro veces. El año pasado las cosas no salieron y casi descendemos. Y este año volveremos a intentarlo.

¿Cómo se convence a los inversores para que aporten dinero en algo tan volátil como el fútbol que depende del balón?

Sí de algo nos hemos dado cuenta es que el mundo del fútbol contagia. En el caso del Intercity teníamos 2.500 inversores, muchos más que aficionados que iban a los partidos. Nos era mucho más fácil convencer a inversores para que entrasen en el Intercity que en Facephi, porque la gente prefiere destinar una pequeña parte de su patrimonio aunque sea de forma más temeraria a algo que le gusta. Nos hemos dado cuenta que hay mucha gente que compra el viernes y cuando ganamos vende el lunes, como si fuera una apuesta deportiva.

¿Se han interesado otros equipos de fútbol por esa experiencia?

A mí me han venido cuatro o cinco equipos, pero más que por el hecho de cotizar por el tema de como conseguimos financiación. Todavía tenemos el problema en el empresariado español de que piensa que se va a diluir la participación y va a perder el control. El tema de la pérdida de control en el mundo del fútbol hay mucha gente que lo tiene en cuenta, que quiere ser accionista mayoritario y ser presidente para tomar las decisiones.

¿El miedo a perder el control es un freno para que haya más salidas a bolsa en España?

Creo que el mercado de capitales y cotizar en bolsa es una herramienta espectacular que desgraciadamente se conoce poco o se usa poco en este país. El miedo a perder el control es un problema estructural de nuestra cabeza. Yo prefiero tener el 10% de una compañía que valga 100 que el 100% de una que valga 5. Y si tú tienes un porcentaje de una empresa y estás como presidente, si hay otra persona que lo hace mejor te interesa irte porque vas a ganar más dinero con él.

Con Vanadi ha entrado en un sector tan maduro como la hostelería y con la inflación que no da tregua.

Es cierto que el sector de las cafeterías es muy maduro en España, pero también creemos que hay mucho nicho por explotar en zonas que no son premium. Por ejemplo, Starbucks en España no está en los barrios de la periferia de las ciudades. Acabamos de nacer con 10 cafeterías en la zona de Alicante y el objetivo en dos años es llegar a 50. Esto es como lo de tener un hijo, cuando lo quieres tener lo tienes que tener porque nunca es el mejor momento para tenerlo. Desde 2014 que llevo en el mundo de los mercados financieros nunca ha habido un momento bueno. Tienes que aprender a vivir con las circunstancias del mercado.

¿Ya tiene en mente algún nuevo proyecto?

Te mentiría si te dijera que mi ilusión es terminar mi carrera en Vanadi. Creo que no soy un excelente gestor, soy un emprendedor y la virtud de un buen emprendedor es encontrar proyectos y a un buen gestor. No me cierro las puertas a que aparezca un cuarto o quinto proyecto porque es realmente lo que me gusta hacer y luego dar un paso atrás y seguir en el accionariado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud