Bolsa, mercados y cotizaciones

Los dividendos que logran superar el 4% del bono español

  • Hasta 22 valores baten este nivel con sus dividendos
Foto: iStock

El bono español a 10 años ofrece su rentabilidad más alta en más de nueve años: este jueves superó el 4%, algo que no sucedía desde enero de 2014. El rendimiento del papel a una década lleva meses al alza, pero esa escalada se ha acelerado especialmente en septiembre, ante la expectativa de unos tipos de interés altos por más tiempo que desprenden las últimas lecturas del IPC.

Después de años en los que este activo arrojaba rentabilidades cero o negativas, los bonos vuelven a ser atractivos. Y ocurre algo impensable hace bien poco: que la deuda vuelve a hacer la competencia -por así decirlo- a los dividendos.

Aun así, y en un Ibex 35 que tiene la retribución bien imbuida en su ADN, un buen puñado de valores del índice de referencia de la bolsa española baten ese 4% con sus pagos previstos con cargo al ejercicio de 2023. En total, 22 valores lo consiguen.

Enagás se va, como ya es habitual, a lo más alto de la tabla, con una rentabilidad por dividendo que alcanzaría el 10,7% con sus entregas a cuenta del resultado del presente año. El transportista de gas natural tiene una clara hoja de ruta para su retribución: su plan estratégico fija el dividendo bruto anual en 1,74 euros por acción entre 2023 y 2026. Está por ver si la compañía tiene que elevar su payout (porcentaje del beneficio neto dedicado a la retribución), teniendo en cuenta que el mercado pronostica una caída de las ganancias de Enagás del 16% en 2023 (hasta 316 millones, ver gráfico) y otro descenso 24% en 2024.

La banca, con un dividendo récord

Desde que el Banco Central Europeo comenzó a subir los tipos de interés para hacer frente a la inflación, en julio del año pasado, la banca española se ha revalorizado ya un 60% gracias a que automáticamente su margen de interés se ha ido ensanchando. Los analistas han ido revisando al alza sus estimaciones de beneficios durante este periodo, en el que los propios bancos han ido elevando sus respectivos guidances al calor de unos tipos cada vez más altos y una perspectiva de que se quedarán altos por un mayor periodo de tiempo.

A su vez, los bancos han ido elevando sus dividendos (y sus recompras de acciones, como ha sido el caso esta semana de Santander o BBVA). Tanto, que pese al fuerte rebote del precio de sus acciones en los últimos meses, la rentabilidad de sus pagos ha pasado del 4,5% de media del año pasado al 7% que promedian para 2023, muy por encima del 4% anual que ofrece ahora el papel soberano español.

"Como predijimos, los fundamentales bancarios se han mantenido sólidos y se espera que así se mantengan en los próximos meses, con crecimientos en el margen neto de interés y sin un gran deterioro en la calidad de los activos. Sus ratios de capital siguen históricamente altos, muy por encima de los umbrales marcados por la regulación, por lo que todavía tendrían margen para seguir aumentando su remuneración al accionista", explican desde Vontobel. De hecho, en los últimos tests de estrés, incluso en el escenario más desfavorable los bancos mantendrían niveles de capital holgados, muy por encima de los límites marcados por la regulación para cada uno de los seis.

Aquí destaca sobre los demás CaixaBank, que, con su dividendo del 9,2%, ya se sitúa como el segundo mayor de todo el Ibex y uno de los mayores de la bolsa española. A diferencia de BBVA y Santander, Caixa acostumbra a realizar el pago de su dividendo de una sola sentada, normalmente en el mes de abril. El consenso estima que por cada acción, el banco remunerará al tenedor con 0,34 euros.

El siguiente en cuestión es Sabadell, donde el consenso estima una pago que alcanza la rentabilidad del 8%. El primer pago, previsto para diciembre, sería de 3 céntimos, que se complementarán en abril con otros 6, según los expertos. Completa el podio de la banca BBVA pese a ser la entidad bancaria más alcista del año en bolsa, con un avance de más del 30%. Esta semana anunció un incremento del 33% en su primer pago a cuenta del año, que será de 0,16 euros y que, según las estimaciones, sumará hasta 0,59 euros en abril, cuando pague el complementario y llegue así al 7,9% de rentabilidad que el mercado estima si compras ahora su acción.

El dividendo es, precisamente, el gran atractivo que vio STC (Saudi Telecom Company) en Telefónica. La firma árabe anunció el pasado 5 de septiembre la compra del 9,9% del capital de la teleco, una operación que todavía está esperando el OK del Gobierno. La operación tiene una lógica financiera que se asienta sobre una retribución que alcanza el 7,8% con los pagos a cuenta de 2023, y que subirá al 8% de aquí a dos años. La operadora prevé hacer crecer sus ganancias sin necesidad de realizar compras, y el consenso de mercado sitúa su beneficio neto cerca de los 1.760 millones de euros este año, que eleva un 14%, hasta los 2.000 millones, para 2025.

Pese al repunte que experimentó la acción justo después de anunciarse la operación de STC (de la que ya ha perdido un 5,8%), Telefónica sigue cotizando hoy a mitad de precio que hace cinco años, cuando casi rozaba los 8 euros.

La compañía, que recurrió al scrip (pago en acciones) durante la pandemia, "por razones de prudencia financiera", tal y como explicó, ya retribuye otra vez totalmente en efectivo. Entregó 0,30 euros con cargo a 2022, y a cuenta de 2023 el mercado prevé que entregue 0,31 euros por acción, según recoge Bloomberg. El primero de sus dos pagos ya está confirmado para el próximo 14 de diciembre, por 0,15 euros.

Mapfre es un clásico del dividendo español, que ha vuelto a colocarse entre las compañías líderes. La aseguradora tiene establecido en su plan estratégico un nivel de payout de, al menos, el 50%. Con las entregas que espera el consenso de mercado que recoge FactSet, la retribución de la aseguradora de 2023 ofrece un 7,7%, y en 2025 se iría hasta el 9%, siempre según las estimaciones de los analistas. Estos mismos expertos le pronostican un beneficio al alza, pero todavía no ve viable que el grupo cruce la barrera psicológica de los 1.000 millones, que se le sigue resistiendo: para 2025 le calculan 966 millones. Mapfre se anota algo más de un 6% en el parqué en lo que llevamos de año.

En el séptimo lugar, y todavía muy encima del 4% del bono español a una década, se encuentra el dividendo de Bankinter, que supera el 7,5%. En este caso el banco realiza cuatro pagos al año. El segundo de ellos, de hecho, lo ha repartido esta semana y el próximo se espera para diciembre, que será de 0,11 euros. En total, los analistas prevén que este año distribuya 0,46 euros.

Todavía dentro del top 10 del dividendo del Ibex encontramos, con un 7,2%, a Logista, una compañía que, al igual que Mapfre y que Telefónica, suele retribuir dos veces al año. Ya ha repartido su primer dividendo a cargo de 2023, por 0,49 euros brutos, y el complementario se espera ya para febrero, por 1,15 euros. En total, 1,64 euros, que el mercado espera que se eleven casi un 10%, hasta 1,80 euros, el próximo ejercicio.

El último banco que aparece en el top 10 de los dividendos más rentables del Ibex es Unicaja, con un 7,1% para este año. No obstante, habrá que esperar hasta mayo para cobrar los 7 céntimos por acción previstos para este año.

La caída que sufre Acerinox en el parqué en 2023 no hace sino incrementar el atractivo de su retribución. La compañía tocó su máximo anual a finales de febrero, y desde entonces se deja un 13,5%. Los analistas del consenso que recoge FactSet sitúan su dividendo a cuenta de 2023 en el 6,7%, un porcentaje que se mantendrá intacto los dos próximos años, según las mismas estimaciones.

Además de estas diez compañías que, según los analistas, ofrecen los 10 pagos más generosos del Ibex a precios actuales, hay otras muchas cuyos dividendos también superan la rentabilidad anual que ahora mismo podría conseguir un inversor comprando en el mercado secundario un bono español a 10 años. Aena, Santander, Naturgy, Endesa, Merlin, ACS (esta en scrip) y Redeia superan el 5% de rentabilidad mientras que Inditex, Repsol, Sacyr, Colonial e Iberdrola tienen previstos dividendos de entre el 4 y el 5% de rendimiento.

Solo en Bankinter es más rentable comprar su CoCo que su dividendo

A la hora de invertir, ya no solo es la propia deuda soberana la que hace sombra a los dividendos sino que las propias emisiones de las compañías se han vuelto un activo cada vez más atractivo, donde sí te aseguras un cupón determinado por varios años. En el caso de los bancos, su deuda de más riesgo, los CoCos, han tenido un año muy volátil tras la quiebra de Credit Suisse y, aunque en los últimos meses se han vuelto a ajustar algo sus spreads, estos bonos están ofreciendo rentabilidades cercanas al doble dígito en el mercado secundario. Pese a esto, solo hay uno, el de Bankinter, cuyo rendimiento actual supera su rentabilidad por dividendo ya que alcanza el 8,2%. Y eso que es el que tiene la yield más ajustada de todas. Al CoCo de Unicaja se le exige ahora un 10,3%, que se acerca a su rentabilidad por dividendo junto con las recompras, pero no llega. En Sabadell, su 10,1% se queda lejos todavía de remuneración total al accionista, que supera el 13%. En el resto de bancos, sus CoCos siguen por debajo del 9% de rendimiento.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud