Bolsa, mercados y cotizaciones

¿Venderá el BCE antes la deuda 'marrón' para bajar el balance?

  • Generali Investments cree que el BCE acabará sacando estos bonos de su balance
  • A día de hoy el BCE tiene en cuenta criterios de clima en sus reinversiones
Christine Lagarde, presidenta del BCE
Madrid icon-related

El Banco Central Europeo se ha subido al carro de la sostenibilidad, al incorporar dentro de sus objetivos los criterios climáticos, ya que considera que son una fuente con potencial para deteriorar la estabilidad financiera, y el crecimiento económico de la zona euro.

Al contrario de la Reserva Federal estadounidense, que ha rechazado de pleno tomar partido en estas cuestiones, el organismo que preside Christine Lagarde ya está teniendo en cuenta los criterios climáticos en su estrategia, reinvirtiendo los vencimientos de los bonos que tiene en balance en función del perfil de sostenibilidad relacionado con el clima que tengan los emisores. Si eres más respetuoso con el medio ambiente, tu bono se reinvertirá, frente a otras compañías que no lo sean tanto, y quedarán fuera del balance del organismo definitivamente.

En el informe de estabilidad financiera que publicó el BCE en el mes de mayo, la institución destaca cómo "el cambio climático puede tener un efecto negativo en las cuentas de los países, además del impacto que tiene en la economía real y el sistema financiero", es decir "costes macroeconómicos", a ojos del BCE, que reducirán el crecimiento del PIB y dañarán la situación fiscal de los países de la zona euro.

La posibilidad de ventas de deuda

Con este planteamiento sobre la mesa del BCE, hay expertos que esperan que el organismo dé un paso más allá en los próximos meses. Desde Generali Investments, Elisa Belgacem, estratega de crédito de la firma, destaca esta semana cómo "durante su reunión de julio, el BCE reiteró su compromiso de alinearse con el Acuerdo de París y reveló su plan de esbozar los métodos específicos para alcanzar este objetivo a finales de año", señalan. Belgacem consideran que "dado que el BCE ha dejado de comprar bonos corporativos, vender lo bonos de las compañías más rezagadas en cuanto a avances en materia climática parece ser una opción básica. Además, también podría considerarse un marco de garantías más ecológico o una TLTRO ecológica".

El cambio sería importante, ya que supondría un movimiento más agresivo por parte del BCE, que hasta ahora, se limita a no reinvertir los vencimientos de los bonos de su balance, una estrategia que tiene un impacto mucho más suave en el mercado si se compara con ventas directas de bonos. Y hasta ahora, dejar de reinvertir los vencimientos de la deuda está teniendo un impacto significativo en el balance de activos del organismo, que se ha reducido casi un 19% desde los máximos históricos que se tocaron en junio del año pasado.

La decisión del BCE de incorporar criterios climáticos a su política monetaria ha sido polémica, ya que hay quien cree que el organismo se estaría excediendo de sus competencias. Sea como sea, parece claro que la retórica de Lagarde está teniendo impacto en el mercado de bonos verdes. Así lo destacan desde Allianz SE, después de haber llevado a cabo un análisis sobre la cuestión. La mitad de la prima que se ha creado en los últimos doce meses en bonos verdes, frente a los convencionales, está directamente relacionada con el discurso sobre el clima del BCE, destaca la firma alemana.

"La comunicación sobre el clima del BCE ha tenido un efecto persistente positivo en el diferencial entre los bonos que siguen criterios ESG y el resto", destaca la aseguradora. "Esto ha creado condiciones financieras más favorables para los emisores que siguen estos criterios, en un periodo de subida de tipos de interés", destacan.

Lo que está claro es que la tendencia de apoyo al ESG no se ha diluido por completo después del Covid. Esta misma semana el gobierno alemán anunció un aumento de su fondo dedicado a la protección del clima, que superará los 200.000 millones de euros en total cuando se apruebe, según fuentes de Bloomberg. La mayor parte del dinero se dedicará a la inversión para la protección del medio ambiente, y estará supervisado por el ministro de Economía, Robert Habeck, un destacado miembro del partido de Los Verdes.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud