Bolsa, mercados y cotizaciones

Por qué los bonos soberanos más arriesgados del mundo están teniendo su mejor momento y por qué este rally corre peligro

  • Wall Street busca altos rendimientos en países que giran a la ortodoxia
  • Pero la batalla contra la inflación de los bancos centrales puede complicarlo
  • Junio brillante de bonos de países como El Salvador, Nigeria o Turquía
Imagen: Dreamstime

Los bonos soberanos más arriesgados del mundo están de dulce, ya que los inversores de Wall Street buscan altos rendimientos de los países que muestran signos tempranos de un giro hacia una ortodoxia económica amistosa para los mercados. Los bonos del Estado en dólares con calificación "basura", desde El Salvador hasta Nigeria y Turquía, están obteniendo mejores resultados este mes, a medida que los gestores de dinero asumen apuestas arriesgadas a cambio de rendimientos superiores. La cuestión ahora es si las políticas ortodoxas pueden seguir atrayendo capitales mientras los principales bancos centrales reiteran su compromiso de reducir la inflación.

Thys Louw, gestor de carteras de Ninety One UK, afirma, refiriéndose a los bonos soberanos de alto rendimiento, que "todavía hay margen para que estos activos suban". "Pero es probable que el próximo tramo del rally sea más duro, ya que sigue habiendo incertidumbre sobre cómo gestionarán los activos de riesgo el continuo endurecimiento de la liquidez mundial".

Los activos de los mercados en desarrollo han tenido dificultades para embarcarse en el tipo de rally que los analistas pronostican para 2023, a medida que la recuperación económica de China perdía fuelle y los principales responsables políticos mantenían altos los tipos de interés. Entretanto, el número de impagos de los gobiernos emergentes ha alcanzado una cifra récord, lo que ha dado lugar a frenéticos esfuerzos por acelerar el proceso de reestructuración de la deuda soberana.

Eso es lo que hace que este mes destaque el rendimiento superior entre los bonos de alto riesgo. La deuda de alto rendimiento de los mercados emergentes ha rendido casi un 3% en junio hasta la fecha, y las mayores ganancias proceden de los países con calificación CCC, muy especulativos. Los países con grado de inversión, por su parte, apenas han variado este mes.

Según Brendan McKenna, estratega de Wells Fargo, "los cambios hacia políticas más ortodoxas y favorables al mercado han impulsado el reciente rendimiento superior de los bonos soberanos" de países como Turquía o Nigeria. "Se trata de una tendencia que podría continuar en los mercados emergentes en el futuro".

Los bonos soberanos de Nigeria se han disparado a medida que el presidente Bola Tinubu se embarcaba en una serie de medidas fiscales de calado, desvinculando la moneda del país y desmantelando un costoso sistema de subsidios al combustible con décadas de antigüedad. También en Turquía se ha producido un repunte de los bonos, ya que el recién reelegido presidente Recep Tayyip Erdogan ha echado mano de dos antiguos banqueros de Wall Street para dirigir las finanzas del país, alimentando el optimismo por un enfoque más ortodoxo.

Los bonos de Kenia en dólares a 2024 subieron el viernes a 94,5 centavos de dólar después de que Bloomberg informara de que el Gobierno estaba considerando recomprar parte de la deuda en el mercado. Hace solo dos meses, los inversores temían que el país se viera obligado a reestructurar su deuda, siguiendo el ejemplo de otras naciones africanas como Ghana y Zambia.

Incluso la 'morosa' Argentina ha visto avanzar sus bonos en dólares en junio, mientras los inversores se preparan para las próximas elecciones presidenciales. El presidente Alberto Fernández ha descartado presentarse a la reelección, con una inflación superior al 100% y las arcas del Estado vacías, lo que abre la puerta a una nueva crisis.

Al mismo tiempo, el debate en Wall Street sobre cómo operar en los mercados emergentes de riesgo es cada vez más intenso, ya que los principales bancos centrales mantienen su tono halcón. Tanto la Reserva Federal como el Banco Central Europeo (BCE) han señalado la necesidad de nuevas subidas de los tipos de interés para sofocar la inflación, reavivando la preocupación por el riesgo para la economía mundial.

Para Louw, de Ninety One, los inversores en activos de alta rentabilidad de los mercados emergentes probablemente estarán atentos a las pruebas de que puede evitarse una recesión profunda y dolorosa. Sin embargo, según los economistas Robin Brooks y Jonathan Fortun, del Instituto de Finanzas Internacionales, todavía existe la posibilidad de que se produzca un aterrizaje suave en la economía estadounidense y mundial, lo que podría atraer los flujos de capital de los inversores hacia los mercados emergentes. El Salvador, por ejemplo, se benefició del cambio general en el sentimiento de riesgo externo en las últimas semanas, según Siobhan Morden, directora gerente de estrategia de renta fija latinoamericana de Santander US Capital Markets.

"Dentro una perspectiva amplia, tenemos una clara preferencia por la deuda local de los mercados emergentes. La mayoría de los bancos centrales de los mercados emergentes han suspendido el endurecimiento de su política monetaria o ya han recortado los tipos, lo que debería ser un buen augurio para un repunte continuado de los bonos locales hasta 2023", expone Javier Corominas, estratega de Oxford Economics, en una nota para clientes.

"En los mercados de crédito, preferimos la deuda de mercados emergentes en divisas fuertes al crédito de alto rendimiento estadounidense. La ralentización de EEUU probablemente traerá problemas para el segmento basura estadounidense y nuestra señal de rotación patentada, que sigue el apalancamiento relativo de ambas clases de activos, está enviando una clara señal a favor del crédito soberano de los mercados emergentes", agrega Corominas.

Por supuesto, el riesgo es inherente a estos créditos. Muchos de estos bonos siguen cotizando a niveles que los inversores consideran "en dificultades" o cercanos a ellas y, por tanto, con un mayor riesgo de impago. Los bonos en dólares de 16 mercados emergentes siguen cotizando a niveles de dificultad de al menos 10 puntos porcentuales por encima de los bonos del Tesoro de EEUU, según datos compilados a partir de un índice de Bloomberg.

Los bonos de Egipto en dólares siguen perdiendo aproximadamente un 10% este año, incluso después de una subida en junio. La economía del país ha luchado por recuperarse de la pandemia y de las consecuencias de la guerra de Rusia en Ucrania, incluso después de llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y devaluar la libra local. Pero eso no disuade a Sonal Desai, director de inversiones de Franklin Templeton Fixed Income, que citó el valor de los bonos. "Los mercados fronterizos siempre conllevan riesgos", afirma. "Pero seguimos encontrando oportunidades atractivas en parte porque algunas de las valoraciones son tan extremas".

Qué vigilar en el corto plazo

En el corto plazo, hay una serie de variables a vigilar. Los operadores escrutarán de cerca al banco central de Turquía. Bloomberg Economics espera que el tipo de interés oficial suba hasta el 15% desde el 8,5% actual en su reunión de este jueves. Un aumento de 650 puntos básicos marcaría el inicio de un giro en su política monetaria.

También se espera que los bancos comerciales de China bajen los tipos de interés para contrarrestar los débiles datos económicos de mayo. Pero los economistas afirman que se necesitan más estímulos para volver a encarrilar la recuperación. Continuando en Asia, es probable que los bancos centrales de Filipinas e Indonesia mantengan estables sus tipos de interés oficiales. Singapur y Malasia publicarán sus datos de inflación.

Viajando a Latinoamérica, en Brasil, los operadores estarán atentos a la decisión de política monetaria del banco central y los analistas prevén que los responsables políticos suavicen el tono agresivo de la declaración posterior a la reunión. Por otro lado, se espera que los banqueros centrales de México y Chile mantengan los tipos de referencia en sus reuniones de junio, ya que la inflación prolonga su tendencia a la baja.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud