Bolsa, mercados y cotizaciones

Un año de la subida de tipos de la Fed: así ha sido el 'adiós' al dinero gratis

  • El impacto en la renta fija ha sido enorme y se empiezan a ver las consecuencias
Madrid icon-related

El 16 de marzo de 2022 la Reserva Federal estadounidense (Fed) empezó oficialmente el proceso de normalización de su política monetaria, después de casi una década de estímulos y de años viviendo con los tipos de interés al 0%. Forzados por el incremento que estaba viviendo la inflación, y una vez se convencieron definitivamente de que no se trataba de un repunte transitorio, como aseguraron durante meses, ese día se produjo el primer incremento que se había visto desde 2018 en el precio del dinero.

No fue el último, ya que, después de ese primer movimiento al alza, han seguido otros ocho, en un año en el que los tipos de interés oficiales de la institución se han aumentado en 450 puntos básicos, hasta la horquilla del 4,5%-4,75% en la que se mantienen ahora, después de la última subida de tipos de la institución, el pasado mes de enero.

El Banco Central Europeo (BCE) ha seguido el mismo camino que la Fed, aunque con unos meses de retraso, y esperó hasta julio para acometer el primer incremento de tipos para tratar de contener a la inflación.

La reacción de los mercados ante el incremento de tipos ha sido fuerte, como muchos economistas advertían. La renta fija sufrió el año pasado las mayores caídas de la historia, con el índice de deuda mundial de Bloomberg perdiendo más de un 16% en el año. Para hacerse una idea de la gravedad de las pérdidas para el inversor conservador, el peor registro, al margen de 2022, fue 1999, un ejercicio en el que se perdió un 5,2%.

La peor parte se la llevó la deuda soberana, con caídas, de media, del 17,5% en el año, pero la deuda de empresas tampoco se libró de la debacle, teniendo en cuenta el 15,8% que se perdió con la deuda corporativa, según recogen los índices de la agencia.

El incremento de los tipos de interés ha sido el responsable de que se recalibre todo el universo de la renta fija, con las consecuencias que eso tiene, también, para otro tipo de activos: el mal año 2022 de las bolsas está directamente relacionado con el proceso de la Fed. Tipos más altos significan condiciones de financiación más duras para las empresas, que han disfrutado durante años de una deuda barata, algo que ya es historia.

Esto, además, se extrapola a las familias, y a sus hipotecas: en el caso de Europa, hace un año el Euribor todavía cotizaba en tasas negativas, en un -0,237%, un porcentaje que se ha disparado hasta llegar a rozar el 4% a principios del mes de marzo. Ahora se mueve en el entorno del 3,5%. Quienes contrataron hipotecas a tipo variable están sufriendo ahora las consecuencias.

El daño a la economía

Las reacciones de los mercados son una consecuencia de las malas perspectivas que han surgido para la actividad económica por la subida de tipos. Para frenar a la inflación, la Fed ha puesto en riesgo el crecimiento y asume un deterioro de la demanda que ayudará a contener la subida de precios. Y también, como se está viendo en los últimos días, está teniendo consecuencias negativas para la estabilidad del sistema financiero.

"Un año desde el comienzo de la subida de los tipos de interés, la Reserva Federal sigue apuntando que el encarecimiento de los préstamos como la responsable de ralentizar la economía estadounidense. El camino hacia el enfriamiento de la demanda iba a ser inevitablemente volátil, pero los datos de inflación, empleo y consumo no dejan de sorprender. Ahora, la Fed también está trabajando para contener el riesgo financiero, tras algunas pequeñas quiebras bancarias", explican desde Lombard Odier.

Con la llegada de esta última crisis, los mercados han frenado sus expectativas de ver más subidas de tipos en EEUU, y ya sólo esperan una de 25 puntos básicos para la reunión de mayo al mismo tiempo que esperan que el organismo se va a ver obligado a recortar los tipos de interés este mismo año. Ayer, a media sesión de bolsa americana, los inversores ya descontaban que habrá casi 100 puntos básicos de bajada en el precio del dinero en Estados Unidos de aquí a diciembre, y que los tipos acabarán el año en el 3,5%, aproximadamente, los niveles del pasado octubre.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud