Bolsa, mercados y cotizaciones

IAG quemará caja libre otro año más al comprar Air Europa

  • Ofrece un potencial en bolsa de casi el 20%
Madridicon-related

Han pasado ya dos semanas desde que IAG anunciase el acuerdo para comprar Air Europa por 500 millones de euros (ya tenía el 20%). Más allá de esto, esta operación llevará a la matriz de Iberia a asumir la deuda de la compañía, situada en torno a los 2.800 millones de euros. En este tiempo, en el que también presentaron sus resultados del año, los analistas han elevado ligeramente sus valoraciones, dejando el precio objetivo medio por encima de los 2,05 euros, lo que le deja un potencial al alza al título de casi el 20%.

Sin embargo, esta operación que se viene cociendo desde hace años, también acarrea una serie de riesgos para IAG por su situación actual, en la que está lidiando con un apalancamiento alto después de los ejercicios marcados por el Covid. De hecho, según las estimaciones del consenso de analistas que recoge FactSet, este año la compañía volverá a quemar caja libre ya que se espera un free cash flow negativo de 347 millones de euros después de que el año pasado consiguieran generar 851 millones.

Los expertos esperan que la deuda crezca hasta un nuevo récord por encima de los 11.300 millones de euros. Sin embargo, no evitará que el endeudamiento del grupo se reduzca gracias a la mejora del ebitda y se situará en las 2,7 veces, según estas expectativas. "Creemos que el acuerdo para adquirir Air Europa es positivo ya que mejora la posición competitiva de IAG en las rutas de Europa y Latinoamérica y abre nuevos destinos en Asia, ofrece sinergias significativas, sin cuantificar y que se conseguirían entre 2026 y 2028, y permite al hub de Madrid competir con los mayores centros de aviación de Europa", explican desde Renta 4. "No obstante, creemos que los reguladores impondrás unas restricciones al acuerdo cuyo alcance es incierto", agregan.

Desde los mínimos de septiembre, los títulos de IAG se anotan ya más de un 60%. Pese a este rebote, todavía cotiza por debajo de los 1,80 euros, a años luz de los 5 euros previos a la pandemia. Desde Barclays explican que "el tráfico está alcanzando niveles previos a la pandemia, pero lo más importante es ver cómo de rentable es el sector ahora y cuánto puede serlo". "IAG no es la única que está muy apalancada y es cierto que tiene mucho capex previsto en los próximos años, por lo que la recuperación de la generación de caja va a ser larga y lenta y, por lo tanto, no terminará de alejar la posibilidad de que tenga que hacer una ampliación de capital pese a no tener un problema de liquidez", añaden.

Recuperación del beneficio

La compañía anunció también un guidance para el ebit de entre 1.800 y 2.300 millones con una ocupación igual a la de 2019. El consenso de analistas que recoge FactSet prevé un ebit de 2.079 millones de euros y casi 2.800 el siguiente año.

En cuanto a la deuda, esperan mantenerla estable durante el año, con un capez de 4.000 millones por la renovación de la flota.

Dos peldaños por debajo de la alta calidad

Una vez que la recuperación del tráfico es un hecho y que los beneficios de la compañía vuelven a coger el color de antaño, el principal problema de IAG se encuentra en la deuda. Además de su volumen, los inversores han puesto en el foco la calidad de la misma. De hecho, desde mayo de 2020 tiene la consideración de bono basura por parte de las principales agencias de calificación. S&P la coloca en el BB, dos escalones por debajo de lograr el grado de inversión

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud