Bolsa, mercados y cotizaciones

No solo es invierno para las criptomonedas: la burbuja de las zapatillas deportivas también pincha

  • El mercado secundario de exclusivas deportivas cayó con fuerza en 2022
  • Su camino ha sido similar al de otros activos hinchados en la 'fiebre covid'
Un modelo de las Travis Scott Air Jordan de Nike. Foto: Dreamstime

Tulipanes, acciones o lo que uno quiera. Han sido muchas las burbujas vividas en los precios a lo largo de la historia que han acabado como han acabado: un pinchazo mayúsculo y distintos grados de dolor. Finalizada la época de estímulos de los bancos centrales y los gobiernos durante la pandemia, causa del clima 'espumoso' vivido en muchos activos, el despertar en 2022 fue duro. No solo para los valores tecnológicos o las criptomonedas, también para aquellos que buscaban beneficio revendiendo zapatillas deportivas a las que imputar un mínimo grado de exclusividad o escasez de oferta.

Lo ocurrido con modelos de zapatillas como las Travis Scott Air Jordan de Nike o las Dunk 'panda', también de la marca norteamericana hacen dudar a los analistas de si el mercado se está hundiendo o simplemente normalizando. Algunos pares de la última colaboración de Nike con el rapero Travis Scott se venden ahora por unos 500 dólares. Probablemente habrían sido miles si se hubieran lanzado en 2020, señalan los expertos. Mirando un poco más abajo, las Dunk 'panda', conocidas así por su color blanco y negro, se encuentran ahora en el mercado secundario por 150 dólares o menos, cuando llegaron a costar más de 300 dólares en la plataforma StockX pese a que lanzamiento es regular desde hace tiempo.

Los datos de esta plataforma son reveladores. Altan Insights, un proveedor de datos e investigación, ha examinado las cifras de StockX para más de 100 lanzamientos de zapatillas populares de los últimos años y ha descubierto que la rentabilidad media de los precios en 2022 fue negativa en un 7%. En 2021, la misma muestra subió una media del 23% (excluyendo las lanzadas en 2021), informa Axios, que recoge los datos de Altan.

La reventa de zapatillas fue aclamada como una clase de activo alternativo a mediados de 2020, con un mercado al alza en eBay, así como en plataformas más nuevas como StockX o GOAT. No se trataba de simples zapatillas deportivas, sino de ediciones limitadas y colaboraciones con famosos por las que los clientes pagan un plus. La fiebre de la inversión minorista derivada de la pandemia -confinamientos en casa y cheques del gobierno estadounidense- impulsaron las acciones meme, las criptomonedas o los NFT, contagiándose a otros sectores y haciendo creer a los especuladores que el viaje solo era hacia arriba.

Los gigantes de las zapatillas deportivas como Nike han funcionado durante mucho tiempo con un modelo de escasez y bombo publicitario para avivar la demanda. Sin embargo, los problemas de la cadena de suministro derivados de la pandemia aumentaron el factor de escasez.

Por supuesto, a la burbuja contribuyó el 'boca a boca'. "La gente veía titulares sobre las enormes sumas de dinero que los revendedores de zapatillas estaban ganando en el mercado, y eso atrajo a más gente", explica a Axios Dylan Dittrich, jefe de investigación de Altan Insights. "Llegó un punto en 2020 y 2021 en el que básicamente cada zapatilla que se lanzaba en la aplicación SNKRS (de Nike) se vendía y subía más en los mercados secundarios. Apenas importaba lo que fuera".

El telón ha caído. La subida de los tipos de interés ha dado paso a un mercado en modo risk off y los molestos problemas de la cadena de suministro han remitido en gran medida. Zapatillas sin especial encanto que no deberían agotarse y alcanzar un sobreprecio del 50% ya no lo hacen. "Probablemente sea una de las cosas más sanas que ha salido de todo esto", enfatiza Dittrich.

"Durante la pandemia, las Air Jordan 1 eran un éxito de ventas garantizado. Cómpralas al por menor y, pagues lo que pagues, se venderán", afirma a Business Insider Michelangelo Falcon, propietario de Equvalence, una tienda de artículos deportivos de Encino (California). Pero ya no es así. "El otro día vi una AJ1 de punta amarilla, una zapatilla que, en tres años, valdrá 700 dólares, y está en Nike.com".

Punto de inflexión

Falcon dice que el pico de ventas fue durante mayo de 2020, cuando las tiendas en California reabrieron después de los cierres patronales. Aunque la falta de existencias supuso un reto para su tienda en aquel momento, los clientes gastaron libremente los cheques de estímulo y desempleo. Ahora, las tornas han cambiado, y los vendedores buscan deshacerse del inventario mientras los compradores se retraen. Para Falcon, el primer trimestre de 2022 fue "cuando empezó a explotar la burbuja del covid", y añade que el tráfico en su tienda ha disminuido un 20% desde entonces.

La caída ha sido más acusada en el sitio de eBay, donde Chris Burns, analista de zapatillas y fundador de Arch-USA, realizó un seguimiento de las ventas del Black Friday. Utilizando la palabra clave sneakers, Burns observó un descenso del 31,6% en todo el calzado deportivo, incluidas las Jordan, en comparación con el año anterior, con un descenso del precio medio de venta del 16,2%.

Con todo, los expertos admiten que no se puede hablar de hundimiento. Las zapatillas de moda siguen teniendo una gran demanda y los pares más codiciados siguen alcanzando fuertes primas en las plataformas secundarias. Su resumen es que el mercado se está normalizando en lugar de desplomarse. Los revendedores, sobre todo los de mayor escala, aún pueden obtener beneficios, pero es más difícil para el revendedor marginal ganar mucho, concluye Sykes.

A medida que disminuye el número de clientes dispuestos a pagar un alto precio por las zapatillas, las empresas se ven obligadas a adaptar sus modelos de negocio. StockX ha ampliado su oferta más allá de las zapatillas y la ropa para incluir artículos de colección, electrónica y cromos. A mediados de 2021, StockX empezó a anunciar productos que se vendían "por debajo del precio de venta al público" y ahora muestra de forma destacada una pestaña en la página de cada categoría con artículos que se venden a precio rebajado. GOAT compró recientemente la plataforma de reventa Grailed, reforzando así su oferta de ropa y accesorios.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud