Bolsa, mercados y cotizaciones

Elizabeth Holmes es condenada a 11 años por fraude por Theranos

  • "Estoy devastada por mis errores, traté de cumplir mi sueño demasiado rápido"

Elizabeth Holmes, la creadora de Theranos, ha sido condenada a más de 11 años en prisión por convertir de manera fraudulenta su startup de análisis de sangre en una empresa de 9.000 millones de dolares que colapsó tras descubrirse que su revolucionario método de análisis era realmente un engaño para pacientes e inversores.

La sentencia impuesta el viernes por el juez federal de distrito Edward Dávila en San José, California, está mucho más cerca del término de 15 años que pidieron los fiscales de lo que buscaban los abogados de Holmes: arresto domiciliario o 18 meses de prisión como máximo.

La sentencia culmina una saga de años que ha cautivado a Silicon Valley, inspirando libros, documentales de televisión, podcasts y películas sobre la desertora de la Universidad de Stanford que se convirtió en una empresaria famosa, solo para ver cómo su empresa colapsaba cuando su tecnología fue expuesta como un fracaso.

Holmes apareció en la corte con un vestido y un abrigo negros, visiblemente embarazada, y se sentó erguida en su silla junto a sus abogados, sin tocar el respaldo de su asiento. Al escuchar su castigo, se puso de pie para abrazar a sus padres, quienes estaban sentados en la primera fila de la sala detrás de ella.

Antes de la decisión de la sentencia, se dirigió a la sala del tribunal llorando, se disculpó con las víctimas y los inversores y dijo que asumía toda la responsabilidad por Theranos.

"Estoy devastada por mis fallos", dijo Holmes. "Mirando hacia atrás, hay tantas cosas que haría de manera diferente si tuviera la oportunidad. Traté de realizar mi sueño demasiado rápido".

Un jurado condenó a Holmes en enero por cuatro cargos de fraude electrónico y conspiración después de que los fiscales presentaran pruebas y testimonios de testigos de que ella sabía que los dispositivos de análisis de sangre que presentó como revolucionarios para los capitalistas de riesgo y los inversionistas adinerados en realidad no funcionaban.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud