Bolsa, mercados y cotizaciones

Dividendos con los que se recupera el 100% de lo invertido en la década

  • Solo con su reinversión, llegaría en 7 a 10 años a doblar el patrimonio
Dividendos. ARCHIVO

La última encuesta de gestores de Bank of America lanzaba un rayo de esperanza sobre un año eminentemente bajista para los mercados de renta variable. En resumidas cuentas, venía a decir que las bolsas están muy cerca de la capitulación total -en vista de caídas de doble dígito en los principales índices- y que solo queda esperar para ver un 2023 alcista. Desde elEconomista.es hemos querido realizar un ejercicio teórico para poner en valor la importancia del dividendo en la bolsa española y para ello se ha dejado de lado, incluso, la posibilidad de revalorizaciones en las principales compañías del Ibex 35. Solo se ha tomado como referencia la rentabilidad por dividendo estimada que ofrecen los valores del selectivo de cara a 2023. ¿En qué consiste? Básicamente, para realizar este cálculo se ha trasladado la rentabilidad por dividendo de las firmas del Ibex a lo largo de la próxima década tomando un precio de cotización constante, que es el actual, y empleando la teoría del interés compuesto, esto es, mediante la reinversión de los pagos. El resultado es que hasta siete compañías del índice permitirán a sus accionistas duplicar, al menos, su inversión por esta vía en los próximos diez años. Se trata de Enagás, Telefónica, Mapfre, BBVA, ACS, Endesa y Banco Santander. Otros 14 valores arrojarán revalorizaciones superiores al 50% solo mediante la reinversión del dividendo.

El caso más evidente es el de la gasista que preside Antonio Llardén. El consenso de mercado prevé una rentabilidad del 11,5% para el próximo año, la mayor de todo el Ibex y es la única que se coloca por encima de la barrera del 10%. Teniendo en cuenta este retorno, el accionista que tenga hoy títulos de Enagás, considerando un precio para la acción estable, sobre los 15 euros, habrá conseguido en un periodo de 7 años duplicar su inversión solo con la reinversión de la retribución y considerando que se mantenga en los niveles actuales.

Por el momento, el consenso de mercado prevé un dividendo que se mantendrá, según lo anunciado por la compañía, con una tendencia creciente: 1,70 euros en 2021, 1,72 en 2022, 1,74 en 2023, a pesar de un recorte de 100 millones de euros en el beneficio previsto, un 25% del total, en el cierre de 2023, frente a los 400 millones que se estiman para diciembre de este año. Enagás retrocede un bolsa un 25% en lo que va de ejercicio.

Enagás es la segunda compañía del actual Ibex que más millones en concepto de dividendos ha distribuido en los últimos diez años sobre su capitalización media. En concreto, ha repartido el equivalente al 52% de su valor medio bursátil en el acumulado desde 2012; en total, superan los 2.800 millones de euros, según datos recopilados por FactSet.

Otro histórico de la retribución al accionista como es Telefónica ocupa la segunda plaza en el ranking de entre quienes llevarán a sus accionistas a doblar su patrimonio solo reinvirtiendo un dividendo que rentará un 8,8% el próximo año, tal y como señalan las previsiones del mercado. No obstante, este cálculo contrasta con lo que ha hecho en la década pasada. Según recoge Bloomberg, Telefónica con dividendos (lo que se conoce en términos financieros como un total return) arroja pérdidas del 43% para sus accionistas, incluso habiendo optado por comprar más títulos de la teleoperadora con los pagos percibidos a lo largo de estos últimos diez años. La acción con dividendos cotiza actualmente sobre los 6,13 euros, frente a los 3,5 del título excluyendo la retribución.

En todo caso, si se realiza el mismo ejercicio (extrapolar la rentabilidad prevista para el pago de la firma que preside José Antonio Álvarez-Pallete hasta 2032) llevaría a sus accionistas a doblar su inversión en el año 8 y, si se completaran los 10 ejercicios, alcanzarían un retorno del 134% con una acción anclada en los niveles actuales. El consenso le da un potencial del 47%, hasta los 4,8 euros por título tras dejarse en lo que va de año algo más del 15%. A lo largo de la última década, la teleoperadora ha distribuido entre sus inversores el equivalente al 43% de su capitalización media de mercado en ese periodo.

El dividendo financiero

Mapfre es otro estandarte de la retribución al accionista. La aseguradora ya logró el año pasado superar el dividendo pre-Covid. A falta de confirmación oficial, el consenso prevé que el primer pago de la aseguradora sobre el año actual se produzca el 29 de noviembre, con el pago de 0,063 euros brutos. Con cargo a 2022 su retribución ascendería hasta los 0,151 euros, lo que supondría un pago un 3% superior a los 0,1463 de 2021, a pesar de que se espera un recorte en el beneficio de más de 100 millones -el equivalente a una caída del 15% con respecto al año pasado, cuando ganó 765 millones de euros-. Se prevé ahora un resultado neto de 650 millones, afectado por altas tasas de inflación, con lo que debería elevar el payout más allá del 70% con las estimaciones actuales para mantener la tendencia creciente en sus pagos.

La aseguradora que preside Antonio Huertas es la quinta firma del Ibex que más dinero en proporción sobre su capitalización ha distribuido en los últimos diez años, hasta un 45% según cálculos de FactSet, y la previsión es que mantenga esta plaza de cara a la década siguiente. Un inversor que tenga títulos de Mapfre hoy puede aspirar a doblar el dinero invertido en la compañía en un periodo de ocho años solo considerando la reinversión de dividendos. De cara a 2023, se estima que dé un retorno para sus pagos del 8,7%, la tercera más elevada del selectivo.

Pero dentro del sector financiero son, sin duda, los bancos quienes han resurgido de sus cenizas para volver a los primeros puestos. Para los dividendos de BBVA y Banco Santander el consenso de analistas estiman rentabilidades de entre el 8,4% y el 7,1% solo considerando el pago en efectivo. Cabe recordar que la entidad que preside Ana Botón ha decidido replicar la política de retribución al accionista que implementó con cargo a 2021 y no es otra que la distribuir el 40% del beneficio del grupo entre sus inversores y lo hará a partes iguales: un 20% en efectivo y otro 20% por la vía de la recompra de acciones. Por el momento, el banco ha aprobado un programa de buyback de 979 millones de euros, el equivalente al 20% del beneficio que la entidad obtuvo el primer semestre, por valor de 4.894 millones de euros. No es de extrañar que, con las previsiones sobre la mesa, la recompra supere los 1.800 millones en 2022, además de un dividendo de unos 11 céntimos brutos por acción. El primero de los pagos, de 0,0583 euros está previsto para el 2 de noviembre.

BBVA, por su parte, ya ha completado el programa comprometido por un máximo del 9,6% del capital y el mercado está a la espera de la posible aprobación de un segundo buyback.

A toro pasado, la acción de BBVA con dividendos genera rentabilidades del 25% en la década

Siguiendo con el ejercicio realizado por elEconomista.es y con una previsión de rentabilidad por dividendo del 8,4%, para la entidad que preside Carlos Torres, un accionista de la entidad hoy puede aspirar a doblar su inversión en nueve años solo mediante la reinversión de dividendos. En el caso de Santander, con un retorno previsto del 7,1% de cara a 2023, esto se produciría en el décimo año.

A toro pasado, la acción de BBVA con dividendos genera rentabilidades del 25% si la retrospectiva se realiza desde hace una década. Sin dividendos, las pérdidas ascienden hasta el 24%. Caso distinto es el de Santander. Con o sin retribución, los accionistas del banco han perdido dinero con su inversión: es del -24% reinvirtiendo los pagos y llega al 53% de pérdidas sin ellos.

Bankinter, con una retribución mucho más modesta históricamente -aunque para 2023 se espera un 5,1%-, es, sin género de dudas, el banco que ha sido capaz de generar un mayor retorno para sus accionistas. Con dividendos reinvertidos, a diez años arroja retornos del 490%. Sin ellos, sus acciones suben un 322%.

Recuperar la inversión en 9 años

ACS, con un dividendo histórico en scrip que amortiza al 100%, y Endesa permitirían a sus accionistas duplicar lo invertido para el año 2031. Para la retribución de la constructora que preside Florentino Pérez se prevé un retorno del 8,2% el próximo año, en línea con los últimos ejercicios.

En el caso de Endesa, otra histórica de la retribución al accionista, la previsión es la de pagos que darán también más del 8%. En la última década ha distribuido más de 15.500 millones de euros entre sus accionistas, el equivalente al 74% de su capitalización, y nadie en el Ibex ha logrado una gesta similar.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud