Bolsa, mercados y cotizaciones

Europa abre con signo mixto a la espera del BCE

  • El euro busca la paridad con el dólar antes del discurso de Lagarde
  • Los soportes de los índices europeos se la juegan este jueves
Madrid

La bolsa europea arranca el jueves con signo mixto y dudas en los primeros instantes de cotización. El Ibex 35 recorta a media mañana un 0,4% mientras que el EuroStoxx 50 apenas sube un 0,05%. De esta forma, los selectivos europeos no dan continuidad a las contundentes subidas vistas el miércoles en Wall Street ni al avance de más del 2% del principal índice japonés, el Nikkei. Y todo tiene un culpable: El Consejo de Gobierno del BCE.

La expectación del mercado es máxima a la espera de lo que vaya a anunciar la presidenta del Banco Central Europeo tras la reunión de este jueves. Después del movimiento de esta semana en la política monetaria en Canadá y en Australia, el BCE anunciará su subida de tipos de interés, para la que el mercado no descarta un aumento de 75 pontos básicos en su lucha contra la inflación.

Las últimas sesiones de cotización han puesto a prueba los soportes de los principales índices del Viejo Continente. Por un lado, la crisis energética en Europa ha condicionado el devenir de la renta variable europea hasta el punto que el EuroStoxx 50 baila sobre su referencia en los 3.450 puntos, mientras el Ibex 35 hace lo propio en su soporte sobre los 7.765 puntos. Este jueves se pondrán a prueba ambos niveles con la cita del BCE, según apunta el asesor técnico de Ecotrader, Joan Cabrero.

En caso de perderse los mínimos de la semana pasada solamente quedaría la esperanza que el EuroStoxx 50 tratara de formar un suelo en los mínimos que estableció en julio en la zona de los 3.300-3.400 puntos, algo que encajaría con una vuelta del EuroStoxx 50 en su versión Total Return a los mínimos de marzo. El Ibex, por su parte, se enfrentaría a una caída del 10% si perdiese la referencia anteriormente citada, hasta la zona de los 7.000/7.280 puntos. Por otro lado, para poder favorecer que un próximo rebote sea sostenible y podamos fiarnos del mismo lo mínimo exigible es que consiga romper la directriz bajista que aparece por los 8.250 puntos.

Los bonos del Tesoro estadounidenses recortaron su rendimiento durante la jornada del miércoles hasta volver a ofrecer un 3,23% de rentabilidad. No obstante, siguen estando cerca de máximos en un contexto en el que los inversores buscan otros activos con la caída de los futuros del petróleo de las últimas sesiones, según Bloomberg.

Y mientras, el resto del mercado de bonos refleja el mismo patrón. Las compras destacan entre la deuda a diez años de los países periféricos de la zona euro, como pueden ser Italia o España, mientras el bund alemán muestra una rentabilidad inferior al 1,6%. Por su parte, el bono español a diez años se sitúa en el 2,73% mientras el italiano tiene un rendimiento del 3,86%.

Los miedos a una recesión prevalecen en los precios del crudo, que mantienen una tendencia descendente desde mediados de junio. Esto ha llevado al barril de Texas por debajo de los 83 dólares durante la última sesión, lo que supone caer a un precio no visto desde enero de 2022, previo a la guerra de Ucrania y sus efectos en el mercado.

Misma suerte corre la referencia en Europa, que cede un 30% desde máximos de 2022, cunado superó los 125 dólares por barril, a pesar de los esfuerzos de la OPEP+ por levantar el precio del crudo. Y es que el barril de Brent también retorna a precios no vistos desde primeros de año cuando y ya cotiza por debajo de los 90 dólares.

La descontada subida del precio del dinero del BCE, tras su reunión de este jueves, ha despertado el interés de la divisa europea frente al dólar. El euro roza de nuevo la paridad con su comparable americana al cambiarse por 0,999 dólares la unidad. De hecho, al cierre de la sesión de Wall Street el euro ha llegado a recuperar la paridad.

No obstante, la realidad es que el dólar sigue sin encontrar rival en 2022 y aventaja en lo que va de año a la práctica totalidad de las monedas más fuertes del mundo, en parte como valor refugio, pero también por las subidas de tipos propuestas desde la Reserva Federal de Estados Unidos.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments