Bolsa, mercados y cotizaciones

Habrá incertidumbre sobre el euro hasta el año que viene

  • El índice Dólar subió hasta máximos de varias décadas tras el discurso de Powell en Jackson Hole
Madrid

La preocupación por la recesión mundial y la amenaza de una inflación persistente han tenido en vilo a los operadores y a los bancos centrales durante todo el verano, con continuas fluctuaciones del dólar y el euro y una difícil situación por las interrupciones de suministro en los mercados de gas natural.

La ruptura de la paridad euro-dólar se consolidó por primera vez desde 2002 hasta llegar a una situación de meseta del dólar impulsada por unos PMI flash de Europa que se mantuvieron en agosto mejor de lo esperado, especialmente si se comparan con los datos de Estados Unidos.

La sorpresas negativas en los datos del consumo personal y del PCE de Estados Unidos supusieron un nuevo obstáculo para el dólar, aunque se compensaron rápidamente con el discurso de Powell en el simposio de Jackson Hole, que subrayó que el enfoque más gradual de las subidas de tipos en el futuro sólo reflejaba la cautela y no una tendencia a la relajación. Para reforzar su mensaje antiinflacionista, dijo que los tipos de interés se mantendrían en territorio restrictivo durante más tiempo del que los mercados habían previsto, sin que se esperaran recortes en 2023. El discurso fue un éxito en este sentido, ya que los mercados pronto descontaron un tipo de interés final ligeramente más alto por parte de la Fed y también recortaron las expectativas de una política de relajación en la segunda mitad de 2023.

Cuando los mercados asiáticos se ajustaron al comentario de Powell en las primeras horas del lunes 29 de agosto, el índice DXY subió hasta alcanzar un nuevo máximo de varias décadas. Pero, como ha sucedido desde la publicación de los datos globales del PMI, el dólar desvaneció rápidamente esta subida nocturna cuando los operadores europeos entraron en la semana. De cara al futuro, la declaración de intenciones de Powell en su discurso de Jackson Hole nos ha llevado a actualizar nuestras previsiones a corto plazo para que sean más alcistas con respecto al dólar, ya que ya no esperamos que la reducción de la Fed a 50 puntos básicos en septiembre sea tan favorable para las condiciones generales de riesgo.

Debemos señalar que el principal riesgo a corto plazo para la situación macro global es la incertidumbre política. Los cambios en el mercado laboral, los hábitos de ahorro y la dinámica de la cadena de suministro tras la pandemia no se han revertido del todo, mientras que la guerra en Ucrania y las subsiguientes crisis de seguridad energética y alimentaria han provocado un estado inusual de estanflación. En consecuencia, los responsables políticos no disponen de un histórico en el que basarse para calibrar la política fiscal y monetaria.

Además del riesgo de errores políticos, el ritmo de desinflación es también muy incierto. Por un lado, una mayor persistencia de las presiones sobre los precios básicos probablemente elevaría las expectativas de tipos finales, restringiendo aún más el crecimiento y probablemente ampliando la oferta de refugio del dólar. Por otro, un descenso más rápido de la inflación general debería favorecer las condiciones de riesgo a medida que se reduzcan los precios de los tipos de interés finales.

Con respecto el euro, el equilibrio de mercado en torno al nivel de paridad es revelador y sugiere que éste seguirá siendo el nivel de equilibrio del par hasta que se aclaren las perspectivas energéticas de Europa en los meses de invierno.

En la actualidad, el gasoducto Nord Stream 1 sigue en mantenimiento y los inventarios de gas europeos se sitúan por encima del umbral mínimo del 70% exigido por la Comisión Europea. Pero estas reservas no evitarán el racionamiento de energía durante los meses de invierno en caso de que el consumo tenga que aumentar inesperadamente y los flujos de gas sigan sin funcionar.

Mantenemos así una opinión neutral sobre la moneda única durante el próximo trimestre, pero estas previsiones se mantendrán en constante revisión a medida que se vayan conociendo nuevos datos sobre las entradas y salidas de energía en Europa. Es más fácil de calibrar la trayectoria del euro de cara a 2023, ya que las condiciones de riesgo globales deberían haber mejorado bajo menores presiones inflacionistas y la economía de la zona euro debería estar en recuperación tras una recesión invernal, ayudada por la inversión en diversificación energética impulsada por los gobiernos.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments