Bolsa, mercados y cotizaciones

La enorme 'bomba de relojería' de los préstamos basura amenaza con estallar a medida que EEUU sube los tipos

  • Las subidas de la Fed han empezado a endurecer las condiciones financieras
  • Empresas cargadas de deuda se financiaron en estos años de tipos bajos
  • Los analistas apuntan a un progresivo aumento del porcentaje de impago
Imagen: Dreamstime

Empiezan a sonar frases en el mundo financiero que recuerdan a las más duras sentencias de la Gran Crisis. Tras una larga década con tipos de interés al mínimo para espolear el anodino crecimiento de unas economías con una inflación muda, todo ha cambiado de repente. Los precios se han disparado tras la interrupción total del mundo por el covid y los bancos centrales se han visto obligados a subir a la carrera el del dinero. El resultado empieza a destapar lo que había debajo de las lonas: en cuanto se han endurecido un poco las condiciones financieras, ha aparecido una gigantesca pila de peligrosos 'préstamos basura' (junk en inglés).

En Wall Street empieza a preocupar la manera en que estas subidas de tipos perjudiquen a unas empresas cargadas de deuda que se han estado financiando estos años con facilidad, especialmente con el tonelaje de estímulos arrojados a raíz de la pandemia. El paisaje de una crisis crediticia a medida que la economía se ralentiza nunca es agradable.

Los impagos de los llamados préstamos apalancados alcanzaron los 6.000 millones de dólares en agosto, el mayor total mensual desde octubre de 2020, cuando el cierre de la pandemia lastró la economía estadounidense, según datos Fitch Ratings recopilados por The Wall Street Journal. La cifra representa solo una fracción del extenso mercado de préstamos, que se duplicó en la última década hasta alcanzar unos 1,5 billones de dólares, pero ha aparecido el 'canario en la mina'. Los analistas tienen claro que se avecinan más impagos.

La dinámica es simple. Los pagos de intereses de los préstamos fluctúan al ritmo de los tipos de interés de referencia fijados por la Reserva Federal. Cuanto más suba el banco central los tipos, mayor será la presión sobre las empresas que se endeudaron cuando los tipos eran casi nulos. El mensaje del presidente de la Fed, Jerome Powell, desde Jackson Hole el pasado 26 de agosto dejaba a las claras que los tipos subirán y se mantendrán en territorio restrictivo para la economía un tiempo prolongado. Algunos funcionarios de la Fed hablan sin cortapisas de unos tipos por encima del 4%.

Las palabras de Powell dieron paso a una avalancha de informes publicados por los bancos de inversión alertando de la enorme 'bomba de relojería' que se esconde en el crédito. "Los prestatarios son particularmente vulnerables al doble golpe de la debilidad de los beneficios y el aumento de los tipos de interés", dijo Srikanth Sankaran, estratega de Morgan Stanley. La casi segura oleada de rebajas de la calificación crediticia hará que el precio medio de los préstamos a la hora de 'colocarlos' -actualmente de 95 centavos de dólar- baje a 85 centavos, un nivel solo superado durante la crisis financiera de 2008 y en lo peor de la pandemia, subraya el analista.

No pocos bancos de Wall Street se comprometieron a conceder préstamos a principios de año -a menudo respaldando adquisiciones de empresas de capital privado- y ahora necesitan vender la deuda a los inversores. La tendencia se está acelerando. En los últimos tres meses, el número de préstamos que han recibido rebajas de la calificación crediticia ha sido aproximadamente el doble que el de las subidas, el mayor número desde octubre de 2020, según un estudio de Bank of America.

'Aterrizaje forzoso'

Esta caída de las calificaciones y los precios de los préstamos dificultará a las empresas la obtención de crédito para financiar el crecimiento o el pago de sus deudas existentes. El endurecimiento de la financiación también arrastra el crecimiento, aumentando el riesgo de que la economía estadounidense caiga en el tan temido 'aterrizaje forzoso'. La concesión de nuevos préstamos ya han caído a 334.000 millones de dólares este año, frente a los 532.000 millones de dólares de los primeros ocho meses de 2021, según Leveraged Commentary & Data.

Los costes de los intereses para una empresa media con deuda consistente en préstamos apalancados han aumentado considerablemente y probablemente seguirán subiendo el próximo año, según un estudio de Barclays. El porcentaje de préstamos en mora aumentará probablemente hasta el 3,25% a mediados de 2023, desde el 1% actual, pero podría ser mucho mayor, dijo Jeff Darfus, analista de crédito del banco. Los datos de una reciente encuesta de Fed sitúa el porcentaje en un 4,5%. Aunque la cifra es claramente a la tasa de impago máxima del 7% registrada al estallar la pandemia en 2020, en aquel momento la Fed empezó a 'lanzar dinero desde el helicóptero', al contrario que ahora.

Las empresas con mayor riesgo de impago van desde el fabricante de colchones Serta Simmons Bedding hasta la empresa de software Avaya Holdings y el proveedor de equipamiento para restaurantes TriMark, según Fitch. Entre las empresas que han visto rebajada su calificación crediticia se encuentran la compañía de cuidados oculares Bausch & Lomb y el fabricante de crema de trigo B&G Food.

comentariosicon-menu3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

la politica economica la rigen las empresas quebradas
A Favor
En Contra

El mensaje es claro, la politica economica la rigen las empresas quebradas que solo subsisten de ayudas o creditos a tipos 0. Para evitar que estas empresas vayan a la quiebra mantenemos una politica economica sin sentido y a lo loco, donde el dinero no vale nada y lo importante es endeudarse

Puntuación 23
#1
fed
A Favor
En Contra

esto me suena?¿? (2008)

Puntuación 16
#2
luisa
A Favor
En Contra

El Pesimista este encuentra bombas y catástrofes por todas partes.

Puntuación 0
#3