Bolsa, mercados y cotizaciones

El criptoinvierno y sus similitudes con el Pánico de 1907: ¿Quién vendrá al rescate del sector?

  • El Tesoro, Joseph P. Morgan y otros ricos evitaron el colapso en 1907
  • El sector de las criptomonedas está solo ante el peligro
El criptoinvierno y sus similitudes con el Pánico de 1907. Foto: Dreamstime

La historia parece que se repite, aunque sea con actores diferentes. Se ha comparado el invierno que vive actualmente el mercado de las criptomonedas con la crisis de las hipotecas suprime de 2008 e incluso con el desplome de las puntocom en los 2000, pero poco se ha analizado su similitud con el pánico que conquistó el mercado financiero de EEUU a principios del siglo pasado.

Aunque menos conocida que la Gran Depresión y las mencionadas anteriormente, el Pánico de 1907 es una de las mayores crisis financieras que ha vivido ese país en los últimos siglos. En esta ocasión, el desencadenante fue la retirada masiva de dinero, lo que a su vez provocó la quiebra de los bancos llamados trust, que se dedicaban a actividades de fideicomiso. Este tipo de entidades bancarias no estaba sometido a una regulación férrea y apostaban por un endeudamiento muy alto para incrementar sus beneficios, un efecto que también podía traducirse en mayores pérdidas cuando el resultado de la inversión no era el deseado.

La crisis de principios del siglo XX se resolvió con ayuda del Tesoro de EEUU y, sobre todo, de un grupo compuesto por banqueros y super ricos. Al frente estaba Joseph Pierpont Morgan, quien tenía suficiente poder como para decidir qué empresa se salvaba y cuál no, y entre sus miembros destacaba John D. Rockefeller, el presidente y fundador de la Standard Oil. Entre todos, recaudaron millones de dólares y consiguieron evitar el colapso del sistema financiero estadounidense. Además, se acordó la creación de un organismo que dotará de regulación a dicho sistema y con capacidad para garantizar la solvencia de los bancos. Así nació la Reserva Federal de EEUU en 1913.

Mientras que en 1907, el sector que atravesó una crisis crediticia y de confianza fue el bancario, en la actualidad es el de las criptomonedas y su J.P. Morgan particular no es otro que el multimillonario Sam Bankman-Fried, fundador y CEO de FTX, la plataforma de intercambio de criptomonedas. Según publica Fortune, el criptoinversor se ha convertido en prestamista de empresas del sector y está adquiriendo activos en apuros. En menos de un mes, ha rescatado al prestamista de criptomonedas Voyager, ha adquirido la bolsa de criptomonedas Bitvo y ha firmado un préstamo de 200 millones de dólares con BlockFi. También se especuló en su momento con que podría salvar de la debacle a terra, cosa que está claro que finalmente no hizo.

En cuanto a su próximo rescate, se comenta que podría ser la mismísima plataforma de inversión y comercio de acciones RobinHood. Los rumores sobre una posible compra dispararon el precio de las acciones de la compañía, la cual se vio obligada a detenerlas al llegar al "límite de subida", un claro indicio de la confianza de los mercados en que Bankman-Fried de el paso y salve a la compañía. No obstante, FTX ha dejado claro que son solo eso, rumores.

La principal diferencia entre el Pánico de 1907 y el actual criptoinvierno es que, en esta ocasión, el sector está solo ante el peligro. Mientras que en las anteriores crisis financieras, el Gobierno de EEUU y la Fed jugaron un papel crucial en la salvación de la industria financiera, ahora se muestran indiferentes ante el futuro incierto de las empresas de criptomonedas. Por ese motivo, parece que todo queda en manos de salvadores como Sam Bankman-Fried.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud