Bolsa, mercados y cotizaciones

CaixaBank debe elevar el beneficio un 10% anual para sorprender al mercado con su plan estratégico

  • Presentará su plan estratégico a 2024 impulsado por el primer alza de tipos
  • El margen de intereses crecerá un 5% interanual de 2022 a 2024
  • Su dividendo rentará un 7% ya en 2023, con un 'payout' del 60%
CaixaBank. ARCHIVO

CaixaBank presentará el próximo 17 de mayo su nuevo plan estratégico de cara al próximo trienio tras la absorción de Bankia el año pasado y será también el primero de todo el sector que contemple una subida de tipos de interés creíble y duradera en el tiempo, algo que no sucede desde hace más de un década.

No es una cuestión baladí para la entidad que capitanea Gonzalo Gortázar, ya que es, a todas luces, la que cuenta con una mayor sensibilidad al incremento del precio del dinero en la zona euro, pese a que optará por la prudencia. Según la entidad, cada 100 puntos básicos de subida en el tipo depo tiene un impacto del 20%-25% en el margen de intereses a partir del segundo año. "Esta sensibilidad es atribuible a la gran cartera hipotecaria del banco, de la que un 80% está vinculada a tipo variable", según JP Morgan. La propia entidad, en la presentación de resultados de marzo, se hico eco de las previsiones para el Euríbor 12 meses, que estará en el entorno del 2% en el 2024 -y supone un hueco de unos 170 puntos respecto a lo que se preveía en enero-.

La intensidad del nuevo ciclo

La clave del nuevo guidance será, sin duda, la velocidad a la que las principales magnitudes de CaixaBank vayan a ser capaces de crecer en un entorno de tipos al alza, aunque desde el mercado recuerdan que la dirección del banco prefiere pecar de prudente, con lo que no esperan estimaciones demasiado optimistas hasta 2024. Pero ¿qué números debe presentar Caixa para no defraudar? Para empezar, una evolución creciente del margen de intereses -que venía de niveles suelo, con lo que no será difícil-. Esto supone una tasa anual cercana al 5%, que irá del 3% a cierre de 2022 hasta casi el 6% de 2024, con cerca de 6.800 millones de euros. Es todo una rampa de salida (ramp-up, en jerga financiera, hasta que cale el alza de los tipos).

Ahora bien, expertos del sector reconocen que los analistas no están metiendo en sus modelos todavía alzas de tipos. Si la sensibilidad de CaixaBank a una subida es del 20-25% a dos años, esto supone que las estimaciones podrían ser superiores a partir de 2023, cerca de unos 1.300/1.600 millones más. "La cuestión está en el ritmo del crecimiento que te planteen, su intensidad, porque es lo que va a diferenciar la respuesta del mercado", reconoce Nuria Álvarez, de Renta 4, que reconoce que, por el lado, de las comisiones "no esperan sorpresas (...) teniendo en cuenta el abultado crecimiento de 2021 (del 6,7%, en comparables) gracias a la actividad comercial". En el primer trimestre del año, ese incremento se contuvo al 2,9%.

El mercado espera para este año que las comisiones se mantengan planas -incluso con una ligera caída del 1%- y que vuelvan a crecer en 2023 hasta los 4.200 millones (un 6,4% más) y que cierren 2024 rozando los 4.300 millones. Para el cómputo de los tres ejercicios supone un aumento anualizado del 3%. En cuanto al beneficio neto, su crecimiento debería superar un 10%-11% anual. El consenso estima un resultado neto por encima de los 3.150 millones de euros siendo conservador para dentro de tres años. Y ese decalaje, una vez más, se irá viendo pasado el tiempo. Para 2022 se prevé un beneficio de 2.540 millones de euros, un 7,7% por encima de los 2.359 del ejercicio pasado, si se excluye el impacto de la fusión con Bankia.

El exceso de capital

CaixaBank cuenta con la mayor retribución al accionista de todo el sector, con un payout del 50-60% a lo que sumará la recompra de acciones prevista -por confirmar- de 1.700/1.800 millones de euros, resultado de distribuir el exceso de capital a cierre de 2021 (82 puntos básicos). "La retribución de ese exceso de capital puede ser lo más interesante", apunta Deutsche Bank, que destaca la visibilidad del negocio asegurador (VidaCaixa). "Lo más destacable es que sigue generando capital" de manera orgánica (...) y es lo que al accionista le gustaría percibir", continúa, en la misma línea, Antonio Manzano, gestor de Santalucía AM.

Aunque CaixaBank se haya autoimpuesto un mínimo de capital CET1 fully loaded del 11,5%, prefiere ajustarse al mínimo implícito que aplica el mercado (12%). Y todo lo que esté por encima es susceptible de ir a parar a manos de los accionistas, según Crédit Suisse, que contempla un exceso de "99 puntos básicos" a cierre de 2022 lo que le da rentabilidades del 9% (entre efectivo y recompra) e implica una ratio de capital del 13%, según sus cálculos. El consenso apunta a un pago de 0,18 euros con cargo a este ejercicio, que renta un 6%, y que llegará al 7% en 2023, con 21 céntimos por acción previstos. A ello habría que sumarle la recompra del 7% del capital, a precios actuales. Los analistas confían en que, en un entorno de tipos al alza, CaixaBank será capaz de seguir generando capital por encima del necesario -ese 12%- y mejorará su retribución al accionista. Con el beneficio previsto del año 2022 -2.500 millones-, ese exceso sería de unos 60 puntos básicos (unos 1.300 millones, con los APR de 2021) solo sobre el dividendo no distribuible, pero sin descontar cambios en la regulación o el pago de las emisiones de AT1.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin