Bolsa, mercados y cotizaciones

Amundi: "Nos centramos en firmas con capacidad de repercutir costes"

  • "Creo que la probabilidad de tener una recesión técnica en un país europeo es posible"
  • "Estamos en un nuevo ciclo en el que los inversores tienen que posicionarse en valor"
  • "Hay firmas europeas a la cabeza para capitalizar las oportunidades de crecimiento"
Alex Drabowicz, director adjunto de la plataforma de renta variable de Amundi

Alex Drabowicz, director adjunto de la plataforma de inversión de renta variable de Amundi, supedita el devenir de las bolsas a la evolución de la guerra, pero se muestra positivo con la rotación del segmento del crecimiento al value y sectores favorecidos por transición energética y el ESG. Consulta más noticias sobre sostenibilidad en elEconomista Inversión sostenible y ESG.

¿Han visto los inversores el peor escenario posible en 2022?

Dependerá de la resolución del conflicto bélico, pero hay dos asuntos que nos hacen ser menos pesimistas. El primero es que se ha revisado el crecimiento a la baja y la inflación al alza, pero la realidad es que los tipos de interés reales siguen siendo extremadamente negativos, lo que suele ser muy positivo para la renta variable. El segundo es que, como consecuencia de la guerra, Europa reaccionará para compensar a los consumidores por los precios de la energía. Del fondo Covid hay unos 200.000 millones de euros que no se han gastado y la UE se ha comprometido a invertir en infraestructuras energéticas.

¿Qué exposición tienen sus productos a Rusia?

Muy poca. Gestionamos renta variable de mercados desarrollados y europeos y hemos gestionado bastante bien la crisis a la hora de trabajar la exposición a activos rusos.

Guerra, inflación, tipos... ¿Cuál es su principal preocupación ahora?

La número uno es el conflicto, que hay que resolver. También se está acelerando una mayor inflación y altos tipos de interés a largo plazo. Tenemos que aceptar que tendremos una inflación más alta durante más tiempo y que los tipos seguirán normalizándose. Como resultado, el mayor impacto se está viendo en la bolsa, con la rotación de crecimiento a valor.

¿Son los bancos centrales el problema o la solución?

Hace tres meses el temor del mercado era que la Fed estuviera perdiendo control sobre la inflación. Esto ha cambiado y ahora dan más credibilidad a la institución en cuanto a la gestión de esta inflación. Hay que admitir que ha sido bastante buena en la comunicación sin crear pánico.

¿Podemos decir lo mismo del BCE?

El BCE ha estado luchando durante 20 años por alcanzar el objetivo de inflación del 2% y lo alcanzaron. Pero, por supuesto, el acontecimiento de Ucrania está provocando un shock muy fuerte a corto plazo. Y el BCE no quiere acabar con la recuperación del crecimiento.

¿Qué previsiones tiene para Europa?

Nosotros hemos rebajado las previsiones del PIB para 2022 entre un 1% y 1,5%. Si nos fijamos en las cifras trimestrales, creo que la probabilidad de tener una recesión técnica en un país europeo es posible. Quizás no a nivel de la zona euro, porque hay disparidades en Europa como Alemania. Por supuesto, este país es el más afectado, y no es inconcebible que durante dos trimestres seguidos haya crecimiento negativo.

¿Hay un mercado que prefiera?

No invertimos desde un punto de vista geográfico, sino de estilo de inversión. Los tipos a largo plazo empujaron a los inversores a invertir en firmas de crecimiento y estaba dispuesta a pagar el crecimiento muy caro. Pero el entorno de tipos ha cambiado. Siempre decimos que esta vez es diferente, pero realmente creo que esta vez lo es. Estamos entrando en un nuevo ciclo en el que los inversores tienen que volver a posicionar sus inversiones hacia las oportunidades value.

¿En qué tipo de sectores?

Nos centramos en compañías de calidad que tengan la capacidad de absorber los costes de inflación. Básicamente, las que son capaces de repercutir el aumento de los costes para poder conservar sus márgenes. Por ejemplo, los fabricantes de automóviles. Están viviendo un momento difícil porque algunas de ellas tienen instalaciones en Ucrania o Rusia. Pero la mayoría tienen la capacidad de traspasar el aumento de los precios. También nos gusta especialmente la parte más cíclica de la industria y que también se beneficia de la transformación ESG.

¿Cómo de importante es la inversión sostenible en sus productos?

En Europa hay un montón de empresas campeonas en lo que se refiere al ESG. Son este tipo de áreas las que favorecemos.

¿Hay algún sector sobrevalorado?

No es que no nos guste, pero vemos caro consumo básico. Es un área defensiva, pero el mercado estaba pagando algunas empresas a niveles de valoración increíbles en 2021. Ha habido algunas oportunidades para nosotros para redistribuir algo de capital en áreas de IT que antes eran caras. Siguen estándolo, pero están más atractivas que antes.

¿Ha encontrado oportunidades de inversión en estos últimos meses?

Las utilities comenzaron el año extremadamente impactadas negativamente por la expectativa de tipos y porque en 2021 hubo tantas entradas en el espacio de renovables que el sector se encareció. A finales del año empezamos a tomar ganancias en la parte de no renovables, pero las utilities se han convertido en un sector para entrar en el primer trimestre. Creemos que hay algunas áreas interesantes debido a la crisis energética. Hoy en día, cuando se observa la reacción de Europa y que va a invertir una cantidad masiva de dinero para ser más independiente y alejarse de las tecnologías de emisión de carbono, tenemos una serie de empresas europeas a la cabeza de la carrera para capitalizar estas oportunidades de crecimiento.

¿Ve atractivo en bolsa española?

No en los bancos, aunque para ser justos, hay algunos atractivos. Sí en renovables, donde hay algunos líderes españoles en este segmento.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin