Bolsa, mercados y cotizaciones

Rosanna Burcheri (Fidelity): "He preparado mi cartera para el peor escenario: estanflación"

  • "Si no ocurre, demos gracias a Dios, y será todavía mejor"
Rosanna Burcheri, gestora de renta variable en Fidelity
Madrid

Rosanna Burcheri gestiona la estrategia de bolsa estadounidense de Fidelity. Con 24 años de experiencia en la industria, habiendo pasado por firmas como BNP Paribas, M&G, FrontPoint y la pata de gestión de pensiones de la petrolera Shell, en septiembre de 2021 aterrizó en Fidelity, mejorando ostensiblemente los resultados de los fondos Fidelity Funds America y Fidelity American Special Situations.

Desde que llegó a la firma estadounidense ha mantenido una estrategia de protección frente a la inflación, y por el momento ha sido acertada. Ahora, explica a elEconomista cuáles son sus perspectivas para el futuro y cómo se prepara para los distintos escenarios que hay sobre la mesa, en un momento de gran incertidumbre.

¿Cuál es su proceso de inversión?

Primero intento pensar qué áreas de mercado son en las que me quiero centrar. Intento encontrar las mejores empresas que están expuestas a los vientos de cola que identifico para el largo plazo. Habitualmente compramos empresas que tienen una situación problemática, porque están reestructurándose, o tienen un equipo gestor nuevo. Es importante que estén expuestas a tendencias que les van a hacer crecer en el largo plazo, porque si no va a ser difícil que puedan conseguir un aumento del flujo de caja tras la reestructuración. Por ejemplo, el sector salud, mirando la demografía de EEUU, buscamos empresas que puedan ayudar al gobierno estadounidense a solucionar este problema, y que abaraten el coste del servicio sanitario. Y, desde luego, solo invertimos en empresas que estén lo suficientemente baratas como para darnos un margen de seguridad.

Tiene Berkshire Hathaway entre sus principales posiciones. ¿Su estrategia de inversión se parece a la de Buffett?

Sí. Creo que lo que yo hago similar a él es intentar buscar negocios de calidad. Tienen que estar expuestos a algo que les ofrezca crecimiento. Yo no busco un 20% de crecimiento potencial; para mí, si algo está expuesto a una tendencia que crece al 3% o 4%, si tiene algo de poder de fijación de precios, ya tengo ese crecimiento del flujo de caja. Pero tiene que ser un negocio de calidad, y para mí eso es un negocio que tiene grandes barreras de entrada, que tenga poder de fijación de precios, que, por cierto, ahora es especialmente importante, ya que es una protección contra la inflación. Y, para ser justos, Buffett tiene un portfolio fantástico. Cuando compras Berkshire estás comprando la industria estadounidense.

¿Siempre busca empresas con poder de fijación de precios, o lo hace ahora por el repunte de inflación?

Siempre he invertido así. Para mí, es uno de los principios que determinan qué es un negocio de calidad. Si el negocio no tiene poder de fijación de precios, entonces puede tener problemas. Ahora es más difícil encontrarlas, pero en el mercado estadounidense, si lo piensas, el índice estadounidense está muy enfocado al mercado estadounidense, y esta es una economía bastante aislada. Son autosuficientes en petróleo y gas, casi lo son en materiales agrícolas... Y mi estrategia está todavía más enfocada al mercado estadounidense de lo que está el índice.

¿La guerra en Ucrania es ahora más importante para el mercado que el cambio de política de los bancos centrales?

No hay un factor que sea más importante que el otro en este momento. Sobre la Fed, en septiembre yo asumí que se estaba formando un proceso de inflación. Siempre echo la vista atrás a mis estudios de economía, y cuando empiezas a ver empresas que tienen que enfrentarse a presiones salariales, sabes que la inflación se ha atrincherado. Una vez lo salarios empiezan a repuntar, es muy complicado que bajen. Una de las cosas de las que me quise asegurar entonces era que el portfolio estaba bien estructurado para enfrentarse a una inflación estructural. Y me preguntaba por qué la Fed no había empezado ya a subir los tipos de interés. Como inversora, pensaba que probablemente sabrían más de lo que yo sé, pero ahora creo que han llegado un poco tarde. Estoy preocupada por los tipos de interés, pero es cierto que las empresas que tenemos en portfolio pueden lidiar con una subida de tipos.

"Si echas la vista atrás en la historia, ahora tenemos un mercado diferente al de los 70 o 40. Los inversores son diferentes, los consumidores también..."

¿Cree que Powell va a ser capaz de meter en vereda la inflación sin generar una recesión?

Bueno, es algo difícil de saber, pero como inversora lo que he hecho es un plan para el peor escenario posible: he asumido que va a haber estanflación. Y estoy tranquila con el portfolio que tengo si se da esta situación. Si no ocurre, demos gracias a Dios, y será todavía mejor, pero me he preparado para lo peor. Lo cierto es que la inflación es un cálculo matemático, interanual y en la segunda mitad de este año el ritmo de crecimiento va a frenarse un poco, a menos que el precio del petróleo se dispare.

¿Y cómo va a afectar la guerra en Ucrania?

La situación en Ucrania es igualmente importante, porque está acelerando muchas de las temáticas que yo estaba jugando en el fondo. Yo había invertido bastante en infraestructuras de gas natural en EEUU, que ha construido una gran infraestructura de gas. Y ahora Biden va a firmar un acuerdo con Europa para asegurarles que van a proveer de gas al Continente. El problema es que todo esto está poniendo nerviosos a los mercados: hay una guerra, alta inflación... Si echas la vista atrás en la historia, ahora tenemos un mercado diferente al de los 70 o 40. Los inversores son diferentes, los consumidores también... piensa en los millennials; todavía no han vivido una crisis, porque en 2008 estaban en el colegio, y todavía no han vivido un periodo de inflación. No sabemos exactamente cómo va a reaccionar el consumidor.

"Yo soy de la opinión de que, cuando se produce una gran corrección, los mercados tiran el bebé al río"

¿Cree que podríamos ver un techo en el crecimiento de los beneficios de las empresas estadounidenses próximamente?

Es interesante, porque las expectativas han caído para este año, pero han empezado a repuntar para el que viene. Siempre es un juego de relaciones. El consumidor estadounidense ha entrado en este modo de crisis, tras la salida de la pandemia, con muchos ahorros. El Gobierno ha sido generoso, y han ahorrado. Va a ser interesante su reacción. En EEUU, el consumo es el 70% del PIB. Cuando el consumo estornuda, la economía estadounidense puede tener un problema. Yo espero cierto frenazo, pero estamos en un punto de partida muy sólido. Como decía, el consumidor tiene muchos ahorros. Y las empresas estadounidenses han sido muy cuidadosas con su estructura financiera. Han financiado internamente sus inversiones.

¿Qué opina del sector tecnológico en este momento?

Yo soy de la opinión de que, cuando se produce una gran corrección, los mercados tiran el bebé al río. Es una venta indiscriminada, y hay empresas muy buenas con valoraciones atractivas. Yo creo que las divergencias en valoración son ahora extremas. En noviembre, Goldman Sachs tenía una tabla de valoraciones extraordinaria. En el sector tecnológico se estaban pagando los mismos múltiplos por Google que por una empresa que estaba quemando cash a la velocidad de la luz. No era racional.

¿Y sobre los bancos?

Yo estoy en una encrucijada con los bancos. En septiembre, cuando empecé a ver que los tipos de interés tenían que ir al alza, pensé, bueno, me quedo con los bancos. Pero ahora no creo que sea un buen momento para invertir en bancos. Los bancos son PIB y testosterona, por lo que todo depende de lo que esperes para el PIB. El crecimiento de los préstamos baila al son del PIB.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin