Bolsa, mercados y cotizaciones

El número de la Fed es el siete

  • La opinión de Chris Iggo, CIO core investment en AXA IM
Powell, presidente de la Fed.

Existen siete oportunidades para que la Reserva Federal de EEUU suba los tipos de interés este año, suponiendo que las reuniones programadas sean el momento más oportuno para tomar tales decisiones. Se trata de una vía más agresiva de lo que se descuenta actualmente y significaría un ciclo de endurecimiento más rápido en relación con lo que vimos en 2015-2018. Como dijo el presidente de la Fed, Powell, esta es una economía muy diferente a la de ese período. Por ejemplo, los tipos cortos reales se volvieron positivos en 2018. Para lograr lo mismo, ¿debemos esperar que los fondos de la Fed suban por encima del 3,0% eventualmente? Eso puede ser exagerado, pero el mensaje de la Fed insinúa que hay más por venir que lo que está en el precio hoy.

Probablemente lo mejor en este momento sea tener como expectativa por defecto (no como previsión) que la Reserva Federal de EE.UU. (Fed) podría aumentar su tipo de interés clave en 25 puntos básicos en cada reunión programada este año. Las dos próximas reuniones son el 16 de marzo y el 4 de mayo, y el mercado tendrá a la vista las cifras de inflación de febrero y marzo en el momento de cada reunión. Dado que esperamos que las tasas de inflación interanual sigan siendo muy elevadas, la Fed tendría toda la justificación para aumentar los tipos. Para la siguiente reunión, el 15 de junio, sabremos cómo son las cifras de inflación de abril y mayo. Para entonces, se espera que las tasas de inflación interanual hayan empezado a bajar como consecuencia de los efectos de base y de una cierta relajación de las presiones de la oferta y de los precios de la energía. La Fed podría hacer una pausa si las cifras se mueven en la dirección correcta, o continuar con las subidas de tipos si las presiones inflacionistas siguen siendo muy evidentes. La tasa de desempleo podría acercarse a su mínimo prepandémico del 3,5% para entonces, lo que daría a la Reserva Federal razones adicionales para subir los tipos. Cuando se celebren las reuniones del FOMC de septiembre y noviembre, se sabrá cómo han respondido los mercados y la economía al aumento de los tipos de interés a corto plazo. El tipo de los fondos federales podría estar ya en el 1,25% para entonces. Pero en términos reales sería aún muy negativo, dada nuestra expectativa de que la inflación de 2023 se sitúe de media por debajo del 3%. Por lo tanto, es posible que se produzcan otras 2 ó 3 subidas de tipos de aquí a finales de año. Prepárense para lo peor porque lo que estamos hablando no es en realidad tan mala (en el contexto de donde empezamos en vísperas de la pandemia). Una subida en cada reunión significaría un 2,0% a finales de año y una perspectiva muy diferente para 2023, donde el pico del ciclo de tipos estaría muy presente.

La estrategia principal para los inversores en renta fija es tener más peso en la exposición de corta duración hasta que haya confianza en que la Fed ha terminado de subir los tipos y, para los más sofisticados, combinar eso con un sesgo de aplanamiento en una cartera de bonos de vencimiento completo. Si bien el mercado puede inclinarse por valorar un movimiento en cada reunión del FOMC, eso no significa necesariamente que tenga todas las subidas de tipos previstas. Sería muy inusual que el mercado valorara la totalidad del ciclo de endurecimiento antes de la primera subida de tipos. Existe un potencial alcista para los rendimientos.

Los inversores han perdido dinero hasta ahora en 2022 porque los bancos centrales de EEUU están haciendo lo que se supone que deben hacer, respondiendo a la inflación que está muy por encima de su objetivo. El alcance del rebasamiento de la inflación va a ser probablemente transitorio, pero el lugar de aterrizaje seguirá estando por encima del 2%. La Reserva Federal sabe que no puede cambiar la dinámica de la oferta, pero puede influir en las decisiones de crédito a través del precio de los préstamos. La clave de cuándo la Fed se detenga será la confianza que tenga en la transmisión de la política monetaria. Hasta ahora, el proceso de transmisión está funcionando: las condiciones financieras se están endureciendo a través del aumento de los costes de los préstamos, el descenso de los precios de los activos y el fortalecimiento del tipo de cambio. Una subida en cada reunión de este año será difícil, pero cuanto más se refleje la política de la Fed en las condiciones financieras, más rápido terminará el ciclo de endurecimiento.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Google+
Mauri 2432
A Favor
En Contra

Cuando eeuu recompre al menos 40 % de la masa monetaria de dólares desde hay podemos hablar de brotes verdes

Puntuación 3
#1
Intruso
A Favor
En Contra

Inflación en USA por encima del 7% y tipos entre un 1%-1,50%...un auténtico robo, una absoluta tomadura de pelo y una degración de las supuestas instituciones que trabajan para unos en detrimento de otros, los bancos centrales no son independientes, son una mafia que trabaja para mutinacionales, grandes fondos de inversión y desgobiernos, todos corruptos hasta la médula, todos ladrones facinerosos e HDLGP.

Puntuación 5
#2